La Hendo 2.0 nos acerca (un poquito más) al sueño de tener una patineta voladora

Transcripción