El Galaxy Note 8 sorprendería y decepcionaría, pero Android 8.0 ya tiene destino

Transcripción