Zuckerberg: Facebook sólo compra compañías ‘excepcionales’

La red social ha hecho dos adquisiciones multimillonarias en dos meses. Pero su presidente ejecutivo asegura que son excepciones y no la norma.

Zuckerberg_MWC14_4.jpg
Mark Zuckerberg dice que las compras de Facebook son "excepcionales". Crédito: Stephen Shankland/CNET
  

Es cierto que Marissa Mayer y Yahoo reciben toda la atención de la prensa por irse de compras y adquirir casi 40 compañías en el poco tiempo que lleva ella como presidente ejecutiva.

Pero cuando tiene que ver con el poder adquisitivo y las compras grandes, nadie le gana a Mark Zuckerberg y Facebook.

La red social anunció el martes su más reciente compra: la compañía con las gafas de realidad virtual Oculus por US$2,000 millones.

Facebook comenzó la guerra por las startups con valor de por lo menos US$1,000 millones cuando compró Instagram en 2012 antes de su oferta pública inicial. Ése fue un precio que nos sorprendió, pero ahora parece una miseria comparado con los nuevos estándares de Facebook. Otro ejemplo fue el anuncio de febrero cuando dijo que compraría el servicio de mensajería WhatsApp por US$19,000 millones.

Pero Facebook no quiere que te confundas: la compañía asegura que no está quemando dinero por quemarlo.

“Yo, definitivamente, pienso que no deberían esperar vernos hacer adquisiciones multimillonarias cada pocos meses con mucha frecuencia”, le dijo el presidente ejecutivo de Facebook Mark Zuckerberg a sus accionistas. Añadió que estas compañías son excepcionales.


Close
Drag


Pero ¿qué hace que una compañía sea excepcional?

“La teoría para WhatsApp... es que no hay muchos servicios en el mundo que pueden llegar a mil millones de personas”, dijo Zuckerberg. La compañía ya estaba casi a la mitad – 450 millones de usuarios activos, sobre todo fuera de EE.UU. – de esa cifra cuando Facebook la compró.

Instagram era más joven y más a la onda que Facebook y, además, estaba creciendo.

“Un día pensamos que alcanzaríamos 100 millones de personas”, dijo Zuckerberg. Este miércoles, de hecho, Instagram anunció haber rebasado los 200 millones de usuarios.

Zuckerberg ve a Oculus como una compañía en la periferia, a la vanguardia, con mucho talento.

“No hay muchas cosas que podrían ser la próxima plataforma de computación” dijo Zuckerberg, y añadió que ve un futuro más allá de los videojuegos: el estar virtualmente en un partido de baloncesto, por gira en un museo o en una consulta con un médico.

Pero hay quienes tienen sus dudas. Michael Pachter, un analista con Wedbush, citó la dificultad de desarrollar un ecosistema de soporte.

“Vas a necesitar muchas aplicaciones”, dijo. Lo mismo que puede decirse de el ecosistema que ha creado Apple para sus dispositivos móviles. Pero un teléfono es algo que la gente entiende y las gafas de realidad virtual, no.

Mientras que Zuckerberg busca quitar la idea que Facebook gasta sin ton ni son, la verdad es que tiene la oportunidad de experimentar. Sus acciones están sobre los US$60 y, en este último trimestre, la compañía tuvo ingresos de US$2,590 millones.

Pachter concede que es una jugada de largo plazo.

“Claramente, Facebook ve algo que nosotros los pobres mortales no vemos”, dijo.