Para Yahoo, el 2016 fue un año que mejor valdría olvidar

Este año que termina fue un cúmulo de dolores de cabeza para la otrora pionera del Internet.

Scott Carson/ZUMA Press/Corbis
gettyimages-495516742.jpg

La presidente ejecutiva de Yahoo Marissa Mayer participa en el foro global de Fortune en San Francisco en el 2015.

Foto de Justin Sullivan/Getty Images

Yahoo ya pide esquina.

Este año que termina la compañía hizo todo lo posible para mantenerse a salvo, pero con el pasar de las semanas, su junta directiva y su propia presidenta ejecutiva, Marissa Mayer, se vieron forzados a tomar decisiones de vida o muerte.

Y el pronóstico no se ve muy bueno.

En los últimos años, Yahoo no se enfocó lo suficiente para lanzar productos móviles lo suficientemente innovador para competir con Facebook, Google, y Microsoft entre otras rivales. La empresa continuó malgastando dinero en adquisiciones fracasadas y no ha vendió la cantidad de publicidad para aumentar sus ingresos.

En febrero de 2016, Mayer dio a conocer su primer plan para intentar rescatar a la empresa. Como parte de un plan de reestructuración, Mayer anunció el despido del 15 por ciento de su cuerpo laboral; dijo que vendería inmuebles, patentes y cerraría portales para enfocarse en los productos rentables, incluyendo Yahoo Correo, Búsquedas, Tumblr, Noticias, Deportes, Finanzas y Estilo.

Como resultado, Yahoo eliminó unos 1,700 puestos de trabajo, se deshizo de apps como LiveText y de sus portales de Comida, Viajes, Salud, Paternidad, Inmobiliaria y Autos. Además, cerró sus oficinas en la ciudades de México y Buenos Aires, Dubai, Madrid y Milán.

Durante esos momentos, en febrero y marzo, la directiva de la empresa fundada en 1996 puso en marcha su estrategia de salida: la adquisición y fusión con otra compañía. Si Yahoo hubiese adivinado el futuro, hubiera aceptado las ofertas de sus pretendientes anteriores que incluían un grupo diverso que quiso comprarla en 2011 por US US$25,000 millones y luego, en 2008, Microsoft quien entonces ofreció US$45,000 millones.

Con el paso del tiempo, los problemas y la mala gestión de Yahoo golpearon el propio valor de la compañía; tanto, que en julio Verizon ofreció pagar apenas US$4,800 millones por ésta. A favor de Yahoo estaba su cartera de patentes que podría tener un valor de US$1,000 millones, aunque algunos analistas ahora piensan que están sobre valorados.

Pero todo se derrumbó.

Yahoo reveló el 14 de diciembre que en 2013 sufrió un hackeo que afectó a unas 1,000 millones de cuentas. Esa revelación se hizo tres meses después que Yahoo divulgará otro hackeo masivo que tomó lugar en el 2014 y afectó a unas 500 millones de cuentas.

No obstante, Verizon está reconsiderando su oferta por Yahoo y al cierre de esta edición no había decidido si revocaría -- o no -- su oferta por Yahoo. Verizon piensa que los hackeos tuvieron un efecto material sobre la empresa que anularía un futuro acuerdo.

En septiembre de 2016, The New York Times reportó que Mayer pudo haber prevenido estos ataques si hubiese invertido más dinero más rápidamente para fortalecer la seguridad de las cuentas de los usuarios de Yahoo. Entre las revelaciones problemáticas es que Yahoo sabía desde 2014 que había sufrido un ataque a la red de la compañía.

Este es el segundo año consecutivo que el mundo vela la inminente muerte de Yahoo, y ahora su futuro es cada vez más sombrío.

Close
Drag