Xiaomi viene con todo en 2015

[Comentario] Con US$1,000 millones de inversión frescos en el bolsillo y ambiciones de alcance global, la gigante de tecnología china se prepara para competir de frente con titanes como Apple y Samsung.

Stephen Shankland/CNET
Hugo Barra, el vicepresidente de internacional de Xiaomi. Stephen Shankland/CNET

La última vez que escribí de Xiaomi, en julio, la empresa china se aprestaba a conquistar el mundo de los dispositivos móviles.

Desde entonces, ha anunciado iniciativas de contenido por Internet, una base para monitorizar el ritmo cardíaco, un acuerdo para llevar videojuegos a China, un purificador de aire, una posible cámara tipo GoPro, e inversiones en empresas de tecnología de vestir y el hogar inteligente.

Entre los acuerdos está una inversión de US$200 millones en la fabricante de electrodomésticos Midea Group y una inversión de US$40 millones en la empresa de dispositivos de vestir Misfit Wearables, que fabrica la pulsera Shine y el monitor de actividad Flash.

De hecho, Xiaomi ya había lanzado una pulsera de actividad física de US$13 a mediados de año. Los analistas y observadores de la industria de tecnología esperan que los sectores del hogar inteligente y la tecnología de vestir den un impulso a la industria en general y a las grandes fabricantes -- como Samsung y Apple -- en particular. Xiaomi, fundada en 2010, se está posicionando para competir de frente en estas noveles categorías.

"Van a seguir moviéndose en nuevas áreas de producto más allá de los teléfonos, tabletas y televisores. Xiaomi hace la mayor parte de su dinero en servicios ... se ven a sí mismos más como una empresa de servicios que una empresa de hardware", escribe por correo electrónico Ryan Reith, experto en la industria móvil de la firma de investigación de mercado IDC. "Se han enfocado en dispositivos de bajos márgenes que claramente son atractivos para el consumidor por su bajo precio, y este es el vehículo que les ayuda a mover más servicios Xiaomi".

Mientras tanto, Xiaomi ya se convirtió en la tercera mayor empresa en cuanto a envíos de teléfonos a nivel mundial, y la número uno en China. Según la firma de investigación IDC, durante el tercer trimestre de 2014, Xiaomi desplazó a LG y a Lenovo colocando 17.3 millones de celulares en su mercado local, China, y otros países asiáticos en donde tiene presencia oficial. La empresa espera vender un total de 60 millones de dispositivos en 2014.

Según reportes basados en documentos de la empresa, Xiaomi tuvo ganancias de apenas US$56 millones en 2013, lo cual representa un margen del 1.8 por ciento, que es ínfimo comparado al de las gigantes con las que quiere pelear en el mercado global.

Sin embargo, la fabricante china recientemente recibió una inversión de unos US$1,000 millones, lo cual ha colocado su valor de mercado en unos US$45,000 millones, más que el de otras competidoras chinas como Lenovo, y que la sitúa como una de las startups más valiosas del mundo. Ese dinero, sin duda, le permitirá seguir expandiéndose tanto en territorio como en categorías de producto.

La MiBand de Xiaomi cuesta unos US$13. CNET

Desde mi último análisis de la empresa, ésta se ha enfocado en mercados específicos como India e Indonesia, postergando los planes para atender otros mercados emergentes como Brasil, México y Turquía. Lo que no ha cambiado es la impresión de los analistas de que Xiaomi difícilmente llegará a Estados Unidos, porque su estrategia de mercado de ventas directas en línea no cuadra con el dominio de las proveedoras de telefonía celular en el mercado de teléfonos, cuya mayoría se venden con subsidio.

Tras la contratación de Hugo Barra, brasileño que viene de Google y es el vicepresidente de internacional de Xiaomi, se ha esperado la incursión de Xiaomi en Latinoamérica. Aunque pocos dudan que vaya a suceder, la nueva estrategia llama a un enfoque más específico. Su llegada a India, por ejemplo, tuvo sus contratiempos cuando una corte le exigió que suspendiera sus ventas en el país tras una acusación de la sueca Ericsson de que Xiaomi infringe algunas de sus patentes.

Barra rechazó la oportunidad de hablar conmigo para este artículo por cuestiones de tiempo, pero prometió sentarse a conversar sobre su estrategia internacional durante el Mobile World Congress 2015 en Barcelona en marzo.

Estos obstáculos internacionales seguramente serán lecciones que Xiaomi puede implementar para conquistar un mercado complejo como Brasil o México, sobre todo lo relacionado al tema de las patentes en la industria. Las disputas por patentes han desatado luchas titánicas entre empresas como Apple y Samsung. Desde hace tiempo, Apple ha acusado públicamente a Xiaomi de copiar el diseño de sus dispositivos, aunque no ha tomado medidas legales. El parecido de los dispositivos de la fabricante china con los de la gigante de Cupertino es evidente.

"Actualmente, Xiaomi está enfocada principalmente en el mercado de India y está tomando las medidas necesarias para asegurarse que puede competir en ese mercado", escribe Reith, el experto de IDC. Reith menciona que el gobierno de India estaba preocupado de que la empresa tuviera sus servidores en China, por lo cual está construyendo centros de datos locales. Como parte de esos preparativos para esa expansión internacional, Barra reveló que transferirán sus servidores e información fuera de China para ofrecer un mejor servicio a usuarios fuera del país.

Lo que está clarísimo es que esta empresa, fundada en 2010, no muestra señales de cansancio, por lo que debemos esperar que siga expandiendo su territorio y categorías de producto en 2015.

Close
Drag