¿Traerá Xiaomi un teléfono a EE.UU. en 2017? Tenemos la respuesta

A pesar de que la compañía dejó ver el lanzamiento de un teléfono casi sin bisel, era una muestra más de un objeto que no tendrás pronto en tus manos, al menos en la tierra del tío Sam.

Sarah Tew/CNET

CES 2017 fue probablemente la única vez que los estadounidenses verán los teléfonos de cerámica blanca Mi Mix.

Sarah Tew/CNET

Ese teléfono blanco brillante con un bisel fino y una tecnología única en su pantalla es ese tipo de cosa que deseas poner en tu bolsillo y probar de inmediato.

Pero a pesar de que Xiaomi anunció esta versión del teléfono Mi Mix en CES 2017, la feria de tecnología de Las Vegas, es solo un ejemplo de un prometedor producto de Xiaomi que no serás capaz de tener en tus manos durante un tiempo.

"Todavía no tenemos planes suficientemente concretos de los cuales nos sintamos cómodos para compartir todavía", dijo Hugo Barra, vicepresidente global de Xiaomi, a CNET cuando se le preguntó cuándo traería un teléfono a EE.UU., disipando así las sugerencias anteriores que apuntaban a que la empresa traería un teléfono a finales de 2017.

"Eventualmente lograremos el camino hasta aquí", dijo Barra.

Xiaomi es uno de los muchos fabricantes chinos que están compitiendo en la selva de los dispositivos móviles; sin embargo, mientras que Huawei, ZTE o OnePlus ya han hecho su camino hasta EE.UU., Xiaomi todavía no compite directamente con sus teléfonos desbloqueados, aunque de hacerlo, también tendría que verse en un lugar en donde el iPhone de Apple y los Galaxy de Samsung dominan el terreno.

También hay ciertas preguntas sobre el retraso de Xiaomi en China y su capacidad para fabricar suficientes unidades de sus teléfonos tradicionalmente buenos pero baratos para los compradores de EE.UU. Desde luego, los nuevos fabricantes tienen mucho trabajo por delante, porque tienen que confirmar que sus dispositivos funcionen con las redes inalámbricas y que cumplan con las regulaciones, y al mismo tiempo, hacer tratos con los titulares de patentes de tecnología, algo que puede llevar mucho tiempo y dinero.

"No queremos esforzarnos en lanzar una marca en EE.UU. simplemente para decir que estamos en EE.UU.", dijo Barra.

Esto es algo que deja tranquilos a los rivales, aunque también es un consejo sano para una compañía en pleno ascenso en China, y que se extienda a la India, Brasil y Rusia.

Y es que un error o un problema con las relaciones públicas pondría a prueba las posibilidades de convertirse en el éxito de OnePlus, cuyo 3T ha sido el teléfono favorito de CNET, y desde luego es algo que Xiaomi no quiere vivir, en especial porque los estadounidenses cada vez son más abiertos a comprar teléfonos asequibles a menor precio.

"Hay una gran audiencia de entusiastas de la tecnología aquí", dijo Barra, quien se desempeñó como vicepresidente de Android de Google antes de mudarse a Pekín con Xiaomi. "Las marcas en los EE.UU. se convierten en marcas globales".

Si Xiaomi tiene la intención de tomárselo con calma, ese tiempo podría estar a años de distancia.

Close
Drag