Xiaomi quiere redefinir el significado de lo 'Hecho en China'

Al supervisar el control de calidad de sus electrónicos y los de otros fabricantes, la compañía, que está creciendo agresivamente, quiere cambiar tu percepción de los productos manufacturados en su país.

Sarah Tew/CNET

BEIJING, China -- Si la etiqueta "Hecho en China" te hace pensar en hoverboards prendiéndose fuego más que en la idea de un producto bien manufacturado, no estás solo.

La reputación que tiene China por sus bajos precios más que la calidad de su manufactura golpea a marcas que quieren competir en el sector de la gama alta a escala global, dijo el vicepresidente principal para móviles de Xiaomi, Xiang Wang, cuando nos reunimos en la sede de la compañía en esta ciudad.

"En EE.UU., puedes encontrar un montón de productos hechos en China", dijo Wang. "Tu primera impresión es el precio -- es una ganga -- pero no el desempeño o la calidad".

Como ejecutivo de Xiaomi, Wang tiene algo en juego. Durante sus apenas seis años de existencia, las ventas de los teléfonos de Xiaomi han crecido a la velocidad de la luz hasta convertir a la empresa, al menos desde una perspectiva, en el principal vendedor en China, el país más poblado del planeta. Simplemente eso hace de Xiaomi algo muy importante.

Pero el fabricante de electrónicos también ha creado fama de crear teléfonos que son baratos pero buenos, como el Mi 5, que tiene calidad de teléfono insignia, que a nivel local compite contra Apple, Samsung y la también compañía local Huawei.

Al tiempo que Xiaomi se expande más allá de las fronteras chinas --primero en India y Brasil, y pronto en EE.UU. y Europa, su reputación lo será todo. Será la razón por la cual los grandes compradores considerarán un teléfono Xiaomi frente a un iPhone de Apple o un Samsung Galaxy, en lugar de ver a Xiaomi como una baratija.

La clave del éxito

¿Cómo entonces combates esa percepción negativa? De acuerdo con Wang, manteniendo los precios bajos y la calidad alta, y ayudando a otros a hacer lo mismo. Para echar en marcha el plan, Xiaomi ha invertido en 55 compañías que trabajan con Xiaomi en control de calidad, y venden sus propios electrónicos desde el sitio de Xiaomi Mi.com, o en las varias tiendas físicas de Xiaomi, ya sea con su propia marca o, lo que es más común, bajo la marca Xiaomi.

Es una receta sencilla: Xiaomi supervisa estos diseños de terceros, pone a prueba su calidad, y los ayuda con la distribución.

Sin ganancias en cuanto a hardware

Claramente, sus bajísimos precios aún son un punto clave en la ecuación. Wang dice que los bajos costos de mano de obra aunados a las "eficiencias" en la manufactura y distribución hacen posible que Xiaomi tenga esos precios. En algunos productos, la compañía incluso logre abaratar costos al usar partes de la temporada pasada que aún estén en buen estado.

Pero Xiaomi también ahorra dinero con su modelo de ventas sin anuncios y primero en internet, lo que ayuda a mantener sus gastos generales bastante bajos.

mi-band-taxi-driver.jpg

Mi taxista en Singapur dijo sobre su pulsera Mi: "¿Qué esperarías de esto? Cuesta SG$19 (unos US$14). Funciona."

Jessica Dolcourt/CNET

"Nuestra filosofía es que no intentamos ganar dinero del hardware", dijo Wang, enfatizando que el ecosistema y la plataforma de software "Mi" de Xiaomi es lo que mantiene un ingreso constante de efectivo. Más bien, Xiaomi quiere concentrarse en atraer a nuevos clientes con productos cuyo desempeño sea el prometido.

Xiaomi ha comenzado ya con el pie derecho. "La compañía ha tenido éxito en China estableciendo sus productos como de buena calidad con precios competitivos", dijo el analista de Gartner, Jon Erensen, "especialmente cuando los comparas con sus competidores internacionales de gama alta".

Por su parte, Wang dice que espera que otras marcas chinas sigan el ejemplo de Xiaomi. "Nuestro eslogan [traducido del chino mandarín] significa 'el nuevo hecho en China'", dijo. "Sin un buen producto no puedes hacer que la emoción vaya de boca en boca."

Close
Drag