CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

OPINIÓN Internet

La World Wide Web cumple 30 años y vuelve a sentirse como en sus inicios

[Opinión] Unas pocas palabras de advertencia de alguien que lo ha visto todo antes.

Web founder Tim Berners-Lee

Tim Berners-Lee, el fundador de la WWW, durante el evento LeWeb en 2014.

Stephen Shankland/CNET

El Internet tiene muchos cumpleaños.

Fue en 1969 cuando las computadoras remotas se comunicaron directamente entre sí por primera vez. Luego llegó 1983, cuando se adoptó el estándar TCP/IP. Hoy celebramos 1989, el año en que Tim Berners-Lee sentó las bases de la World Wide Web en una propuesta personal que incluía conceptos como HTML, URL y HTTP

Marzo es el aniversario No. 30 de ese último hito, que es quizás el más importante, ya que la Web es principalmente lo que hoy conocemos como "Internet".

cern

Y 30 años después, tenemos Seamless. 

Tim Berners-Lee/CERN

Unos días antes de ese aniversario, Berners-Lee dio una plática en Washington DC en el Washington Post Live Center sobre la fundación de la Web y las décadas que siguieron.

Es un tema que resuena mucho conmigo (y probablemente con muchas personas de mi grupo de edad) porque estuve allí desde casi el principio.

En el medio de una industria obsesionada con la juventud, no me gusta admitirlo, pero mi primera dirección de correo electrónico llegó en forma de una cuenta VAX (extensión de dirección virtual). Recuerdo que la dirección de correo electrónico se componía, al menos en parte, de mi número de seguridad social, lo que te da una idea del estado de la seguridad en línea en ese momento.

Versión 1.0

Desde principios hasta mediados de los años 90, todos estábamos en la oscuridad. Descubrimos cosas como Mosaic, el primer navegador Web que la mayoría de nosotros usábamos. Registré mi primer nombre de dominio (que aún poseo) en enero de 1998, aproximadamente ocho meses antes de la incorporación de Google.

Al igual que muchos chicos de los 90 que comenzaron su carrera después de la universidad y la escuela de posgrado, terminé siendo parte del boom de Dotcom 1.0. A mediados de 1998, di el salto de las revistas impresas y me convertí en el empleado número 20 en una propiedad Web de videojuegos y cultura popular llamada UGO.com, y luego una escisión de una empresa de comercio electrónico temprana llamada Interworld. Éramos jóvenes y orgullosos de nuestras stock options, opciones de compra de acciones en papel, calculando todo el tiempo cuánto dinero recaudaríamos en una oferta inicial de acciones (IPO) que siempre parecía justo en el horizonte.

gary

Quisimos salvar a Gary Coleman, pero no lo logramos.

Captura de pantalla por Dan Ackerman/CNET

Esa IPO nunca ocurrió, pero tuve la suerte de ser parte de uno de los primeros eventos virales de la época. Mis colegas y yo creamos el Gary Coleman Webathon, que fue uno de los primeros eventos de recaudación de fondos online. Gary ya no está entre nosotros y UGO también cerró sus puertas.

(Nota de afirmación de humanidad: el equipo editorial original de UGO aún se reúne aproximadamente una vez al año, a pesar de que la mayoría de nosotros trabajamos juntos hace casi 20 años).

Pero incluso como veterano de Internet, tengo la suerte de haber evitado la mayoría de los desastres más grandes de la era Dotcom 1.0. Dejé las compañías antes de su implosión y finalmente aterricé aquí. Mi esposa no tuvo tanta suerte, pues cayó víctima de algunos fracasos más infames de la era de la burbuja de Internet, incluyendo Kozmo.com y TheGlobe.com

Todo mundo en ese entonces era adicto a revisar una y otra vez el que pudo haber sido el TechCrunch de la época, un compendio diario de despidos y cierres de operaciones con un nombre que no mencionaré aquí.

Lo mejor de la Web está por venir

Lo que me sorprende, ahora que la World Wide Web entra en su tercera década, es que todavía tengo la misma sensación de asombro ante las posibilidades que tenemos por delante. Desde las experiencias de realidad aumentada en línea hasta las computadoras portátiles increíblemente delgadas a la inteligencia artificial en cualquier cosa, me da mucha emoción ver qué es lo que sigue.

Pero también hay cosas que se sienten familiares, y no siempre de una buena manera. Considera esta advertencia como si viniera de un viejo sabio agitando un palo, pero el ciclo interminable de exageraciones sobre todo, desde la criptomoneda hasta Blockchain y la realidad virtual y aumentada hasta nuevas formas de compartir experiencias en las redes sociales, a menudo me recuerda al estupor de la época previa al estallido de la burbuja de Internet, conocida en inglés como Dotcom Bust.

Hoy en día esos son Theranos, Google Plus y Juicero. En aquel entonces eran Pets.com, Pseudo y Flooz.

Pero la versión Dotcom 1.0 de mí mismo también habría encontrado muchas de las experiencias en línea de hoy en día. Desde la democratización de la transmisión de videos en vivo a décadas de películas y música a la carta y el mantener –gracias a las redes sociales– lazos débiles con amigos de la infancia y colegas de la industria.

A pesar de ese lado oscuro de la tecnología que ha provocado problemas importantes como el uso indebido de datos y la crisis de hostigamiento y bullying en los medios sociales, sigo creyendo que los mejores días de la Web están todavía por venir.