Windows 10 en acción: cómo se compara en desempeño con Windows 8

Tomamos algunas de nuestras PCs favoritas con Windows 8 y las actualizamos a Windows 10 para poner a prueba su desempeño.

Sarah Tew/CNET

Windows 10 representa un cambio importante en la forma en que las PCs lucen y funcionan. La mayoría de las primeras críticas e impresiones del nuevo sistema operativo de Microsoft han sido positivas, haciendo hincapié en el escritorio integrado y el menú de Inicio, el nuevo navegador Edge y la asistente digital Cortana.

Pero, históricamente sabemos que la actualización de una PC a un nuevo sistema operativo suele causar problemas de rendimiento y compatibilidad, a juzgar por la difícil transición entre las versiones anteriores de Windows, como XP a Vista o Windows 7 a Windows 8.

Esta vez, Microsoft está tratando de hacer lo más fácil posible la transición de Windows 8 (o Windows 7) a Windows 10. La actualización es gratuita para casi todos los propietarios de computadoras; a juzgar por las versiones de vista previa y versión final que hemos probado, el proceso de actualización es fácil y no destruye los datos o aplicaciones existentes; y todas las portátiles, computadoras de escritorio e híbridas en donde hemos probado Windows 10 parecen funcionar tan bien como lo hacían antes.

Más allá de la instalación en sí de Windows 10 y las nuevas interfaces y llamativas funciones, ¿cómo afecta el rendimiento del sistema el nuevo sistema operativo? El equipo de los laboratorios de CNET tomó media docena de computadoras con Windows 8, cubriendo una amplia gama de precios, componentes y estilos, y las actualizó a la versión más reciente de Windows 10, build 10240, que es el mismo código que le llegará a consumidores para descargar el sistema operativo a partir del 29 de julio.

Screenshot by Lance Whitney/CNET

Luego pusimos en marcha algunas de nuestras pruebas de referencia en estos sistemas, comparando las puntuaciones con la forma exacta en la que el mismo hardware se comportó mientras ejecutaba Windows 8. La prueba Multimedia Multitasking (multitarea multimedia) utilizada aquí codifica un video durante la reproducción de otros archivos HD y 4K en el fondo, mientras la prueba de imágenes de Photoshop cambia de tamaño, aplica filtros y guarda una colección de imágenes de alta resolución de los archivos RAW.

El conjunto de sistemas que probamos incluye computadoras portátiles de gama alta e híbridos con chips Intel de generación actual Core i5 y CPUs Core i7, incluyendo una tableta Surface Pro 3 de Microsoft, así como sistemas menos costosos con procesadores Intel Atom y Celeron, como la HP Stream portátil de 11 pulgadas y US$200.

A través de cada uno de ellos, la diferencia en el rendimiento entre los sistemas operativos de Windows 8 y Windows 10 fue mínima, lo que debería calmar los temores de aquellas personas preocupadas por la actualización por razones de productividad. En la mayoría de las pruebas frente a frente, los resultados de Windows 8 en las pruebas originales fueron más rápidos por unos segundos, pero no lo suficiente como para que tú te des cuenta en el uso diario. En la mayoría de los casos, la diferencia era lo suficientemente pequeña como para ser estadísticamente insignificante.

Vale la pena señalar que Microsoft no ha prometido una mejora en el rendimiento cuando te actualices a Windows 10, por lo que estos resultados no son inesperados. Pero si te preocupaba la posible disminución del rendimiento debido al nuevo sistema operativo, parece que no tienes de qué preocuparte, sobre todo porque los requisitos del sistema para Windows 10 son esencialmente los mismos que para Windows 8.

Al probar con la portátil para juegos Lenovo Y70 con la prueba BioShock: Infinite (con configuración alta y resolución de 1,920x1,080) obtuvimos 58.6 fotogramas por segundo bajo Windows 10, lo cual es comparable a lo que otros sistemas con la misma GPU Nvidia GeForce 860M han dado en Windows 8. Eso es especialmente tranquilizador, ya que algunos builds anteriores de Windows 10 se encontraron con grandes problemas al intentar ejecutar juegos con tarjetas gráficas de mediano poder.

Sarah Tew/CNET

El resultado es que los propietarios de computadoras que se actualicen a Windows 10 desde Windows 8 (y, presumiblemente, desde Windows 7) deben esperar obtener el mismo nivel de rendimiento actual de sus máquinas, y también deben esperar hacer la transición sin problemas, sin perder el acceso a sus datos, archivos, aplicaciones.

En ciclos anteriores del sistema operativo Windows, esto no siempre fue así, y nuestra recomendación en el pasado ha sido que debías esperar hasta comprar una computadora nueva para obtener la versión más reciente de Windows. Para Windows 10, al menos con base en nuestras pruebas hasta la fecha, ya no es necesaria esta advertencia.

Prueba de multitarea multimedia 3.0

Lenovo Y70 (Touch)
261
249
Toshiba Satellite E45t
620
696
Acer Revo RL85
708
726
Microsoft Surface Pro 3
911
929
Microsoft Surface 3
1218
1220
HP Stream 11
3736
3742

Leyenda:

Prueba de multitarea multimedia 3.0 (Windows 8.1)
Prueba de multitarea multimedia 3.0 (Windows 10 ver. 10240)

Nota:

Las barras más cortas representan un mejor desempeño (en segundos)

Prueba de procesamiento de imágenes con Adobe Photoshop CS5

Lenovo Y70 (Touch)
201
204
Microsoft Surface Pro 3
236
238
Acer Revo RL85
255
258
Toshiba Satellite E45t
274
258
Microsoft Surface 3
617
619
HP Stream 11
690
692

Leyenda:

Prueba de procesamiento de imágenes con Adobe Photoshop CS5 (Windows 8.1)
Prueba de procesamiento de imágenes con Adobe Photoshop CS5 (Windows 10 ver. 10240)

Nota:

Las barras más cortas indican mejor desempeño (en segundos)

Configuración de los sistemas

Acer Revo RL85 Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 2.2GHz Intel Core i5-5200U; 8GB DDR3 SDRAM 1,600MHz; 3839MB (compartido) Intel HD Graphics 5500; 1TB 5,400rpm SSHD
Lenovo Y70 (Touch) Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 2.5GHz Intel Core i7-4710HQ; 16GB DDR3 SDRAM 1,600MHz; 4096MB Nvidia GeForce GTX 860M; 1TB SSHD
Microsoft Surface 3 Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 1.6GHz Intel Atom Z8700; 4GB DDR3 SDRAM 1,600MHz; 32MB (dedicado) Intel HD Graphics; 128GB SSD
Microsoft Surface Pro 3 Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 1.9GHZ Intel Core i5-4300U; 8GB DDR3 SDRAM 1,600MHz; 1792MB (compartido) Intel HD 4400 Graphics; 256GB SSD
Toshiba Satellite E45t Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 1.6Ghz Intel Core i5-4200U; 6GB DDR3 SDRAM 1,600MHz; 128MB (dedicado) Intel HD Graphics 4400; 750GB 5,400 HDD
HP Stream 11 Microsoft Windows 8.1, Windows 10 ver. 10240 (64 bits); 2.16GHz Intel Celeron N2840; 2GB DDR3 SDRAM 1,333MHz; 64MB (dedicado) Intel HD Graphics; 32GB SSD
Close
Drag