CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Seguridad

WikiLeaks compartirá datos del 'hackeo' a la CIA con Apple, Google y otros

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, quiere que los pesos pesados de la tecnología como Apple y Samsung dejen sin efecto las herramientas cibernéticas de la agencia de inteligencia.

julianassangegettyimages-508572332.jpg

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012.

Carl Court, Getty Images

WikiLeaks quiere unir fuerzas con los gigantes tecnológicos para enfrentar a la CIA.

El portal dedicado a filtrar información confidencial dio a conocer miles de documentos de la agencia de inteligencia de Estados Unidos, acusándola de tener todo un arsenal de herramientas para ganar acceso a iPhones, dispositivos Android, televisores inteligentes y automóviles. La publicación "Vault 7" de WikiLeaks también indicó que la CIA detectó vulnerabilidades en iOS y Android y las mantuvo en secreto para poder seguir explotándolas y tener acceso a los dispositivos. CNET no puede verificar si los documentos son auténticos o han sido alterados.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, dijo el jueves que su organización trabajará con gigantes tecnológicos como Apple, Google y Samsung para solucionar los vacíos de seguridad antes de publicar más detalles sobre el programa de hackeo de la CIA.

"Tenemos un montón de vulnerabilidades ... que queremos desmantelar antes de pensar en publicarlas", dijo Assange en una conferencia de prensa transmitida por Periscope. "Vamos a trabajar con algunos de estos fabricantes para tratar de obtener los antídotos".

La conferencia de prensa es el último episodio en un drama que ha abierto potencialmente la forma en que la CIA usa los propios dispositivos de los ciudadanos estadounidenses para espiarlos. Los documentos muestran cómo la agencia ha sido supuestamente capaz de tener acceso a dispositivos cifrados, como teléfonos y computadoras, tomando el control de sus sistemas operativos.

Assange afirmó que ha mantenido en secreto los hallazgos de WikiLeaks sobre métodos de la CIA que todavía pueden usarse porque no quiere que caigan en manos equivocadas. El hacker dijo que la agencia ya "perdió el control de todo su arsenal de armas cibernéticas", el cual criticó por inseguro.

Assange agregó que WikiLeaks tiene mucha más información sobre el programa de armas cibernéticas de la CIA y que está esperando para hacerla pública.

"Este es un acto histórico de incompetencia devastadora", dijo Assange. "Haber creado tal arsenal y almacenarlo en un lugar no seguro".

La CIA no ha confirmado o negado la autenticidad de los documentos filtrados por WikiLeaks, pero dijo que es su trabajo "ser innovador" y "vanguardista" con su tecnología. La agencia de inteligencia dijo que seguirá espiando a países extranjeros para "proteger a Estados Unidos de terroristas, estados naciones hostiles y otros adversarios".

La agencia también intentó crear un velo de sospecha sobre el mensajero. "Como hemos dicho anteriormente, Julian Assange no es exactamente un bastión de verdad e integridad", dijo el portavoz de la CIA, Jonathan Liu, en un comunicado.

Desafíos para Android y otros

Las empresas de tecnología tardarán dos o tres días en arreglar las vulnerabilidades más pequeñas, aseguró Assange. Pero para las que se encuentran en el llamado Internet de las cosas como monitores de bebé o refrigeradores inteligentes, podría tardar mucho más tiempo.

Samsung dijo que está "buscando urgentemente" las presuntas vulnerabilidades explotadas por la CIA después de que WikiLeaks mencionara un programa que podría convertir sus televisores inteligentes en micrófonos secretos. Apple afirmó que ya había solucionado la mayoría de las debilidades de su sistema con la actualización más reciente de iOS. Microsoft, por su parte, comentó que está al tanto de las supuestas herramientas de la CIA y que está "estudiando" el tema.

Google declaró que ya había llenado la mayoría de los vacíos de seguridad. Sin embargo, los diferentes fabricantes de dispositivos Android añaden su propio software personalizado, lo que puede seguir dejando al sistema vulnerable.

Los usuarios de Android también tendrán mayor dificultad para obtener correcciones que le cierren el paso a las herramientas de la CIA, ya que el sistema operativo es utilizado por varios fabricantes con diferentes cronogramas de lanzamiento para las actualizaciones.

"Para algunos sistemas, como Android, con muchos fabricantes, no hay una actualización automática del sistema, lo que significa que sólo las personas que están al tanto lo pueden arreglar", dijo Assange. "Android es mucho más inseguro que iOS, pero ambos tienen problemas significativos".

WikiLeaks todavía está clasificando miles de documentos para futuras publicaciones. La organización ocultó más de 78,000 direcciones IP, de las cuales más de la cuarta parte provino de Estados Unidos. La CIA dijo que no espía a los ciudadanos estadounidenses, pero WikiLeaks sigue investigando cuántas de las 22,000 direcciones IP en EE.UU. provienen de la unidad de hackeo de la CIA y cuántas son víctimas de malware.

Assange aseguró que los programas de piratería de la CIA no pueden ser regulados adecuadamente por su diseño. "La tecnología está diseñada para eludir el control, está diseñada para no ser rastreable", dijo.