CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Waymo pide a Uber una disculpa pública... y US$1,000 millones: reporte

La filial de Alphabet dice que solo así detendrá las demandas en contra de Uber por supuestamente haber robado los secretos de sus autos autónomos.

Fireflies, el curioso automóvil autónomo que Waymo ha usado en Estados Unidos para probar su tecnología 

Waymo

Waymo, la filial de Alphabet encargada de investigación sobre autos autónomos, quiere la paz con Uber pero no sin antes recibir una disculpa pública –y un montón de dinero.

Un reporte de Reuters citando fuentes cercanas a las conversaciones, dice que Waymo habría solicitado US$1,000 millones – y la disculpa – como parte de un posible acuerdo con Uber y abandonar las demandas en su contra, acusándola de haber robado documentación secreta sobre su tecnología para autos autónomos.

La agencia de noticias dice que Uber no aceptaría estos términos, pero que los requisitos demuestran que Waymo se siente con bases sólidas en el caso. Waymo también habría solicitado la instalación de un monitor para comprobar que Uber no use tecnología propiedad de la empresa pariente de Google.

Reuters dice que los gastos de Waymo para mantener el caso ascienden a US$1,900 millones, pero defender su propiedad intelectual es la prioridad en las demandas. Asimismo, dice que el caso serviría como una especie de distracción para Uber, otra de las prioridades para Waymo.

Uber y Waymo no dieron comentarios a Reuters, aunque un representante legal de la firma de Alphabet dijo que las razones para demandar a Uber son "bastante claras".

Las batallas legales entre ambas entidades automotrices comenzaron a principios de 2017. Waymo acusa a Uber de haber obtenido información de su propiedad con la compra de Otto, una empresa fundada por el ex empleado de Google Anthony Levandowski que supuestamente habría robado 10GB de información de Google. 

En abril, ya con la demanda en curso, Levandowski, quien encabezaba en Uber la división Lidar (encargada de los radares especiales que utilizan los carros autónomos para analizar sus alrededores y evitar colisiones) dijo a sus subordinados que abandonaría el proyecto para concentrarse en otras áreas de Uber y así evitar mayores problemas.