CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Waymo, pariente de Google, acusa a Uber de robo de información

El supuesto robo sucedió cuando Uber compró Otto, una compañía fundada por un ex empleado de Waymo y que habría descargado, sin permiso, 10GB de información.

Waymo

A Uber le llueve sobre mojado.

Esta semana, la compañía especializada en autos autónomos Waymo y filial de Alphabet, anunció una demanda en contra de Uber, en la que acusa a la compañía de choferes a pedido de haber robado información secreta para impulsar su propio servicio de autos.

La filial de Alphabet y hermana de Google acusa a Uber de este robo a través de Otto, una empresa comprada por Uber en 2016. Según la demanda, Anthony Levandowski, fundador de Otto y ex empleado de Google, descargó cerca de 10GB de información durante su época en Google y los usó para su compañía.

Tras la adquisición, Uber habría usado la información robada al comprar a Otto, se dice en la demanda. Alphabet dice que el robo de información está relacionada a LiDAR (Light Detection and Ranging), el dispositivo que emite millones de rayos láser por segundo y que mide la distancia entre el auto autónomo y los objetos alrededor de él.

Cuando Uber compró Otto, se rumoró que la adquisición había sido impulsada por la tecnología de Otto en su propio LiDAR, dice Alphabet. Sin embargo, hace seis meses, la matriz de Google y Waymo recibió un correo en el que se incluía información del LiDAR de Uber con un parecido increíble al propio; entonces, se tomó la decisión de demandar.

"Nuestra compañía matriz Alphabet ha trabajado con Uber en varias áreas y no tomamos esta decisión a la ligera", dice Waymo. "Sin embargo, debido a los indudables hechos de que nuestra tecnología fue robada, hemos decidido defender nuestra inversión y desarrollo de esta tecnología única". Alphabet es inversionista en Uber.

Waymo dice que otros ex empleados de Google también robaron información confidencial y están trabajando en Uber y en Otto. Los documentos robados abarcan temas de información de proveedores, detalles de manufactura y datos técnicos del LiDAR.

Ante las acusaciones, Uber --por ahora-- mantiene una actitud pasiva. "Tomamos los alegatos en contra de empleados de Otto y Uber seriamente", dijo una portavoz de Uber a CNET. "Vamos a revisar este tema cuidadosamente".

La demanda en contra de Uber llega en un momento crítico para la compañía. Tras sufrir de un boicot en redes sociales de abandonar Uber por la relación entre Travis Kalanick, presidente ejecutivo de Uber, y el presidente Donald Trump, la ex empleada de la plataforma de choferes a pedido Susan Fowler publicó acusaciones de acoso sexual durante su año en la compañía y que ésta no habría atendido.