CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Seguridad

VPNs: Encontramos sus limitaciones en estas tres situaciones

Tu VPN es una herramienta de gran utilidad, pero hay cosas que no puede hacer. Ni modo.

vpn-300x250usjc

Una VPN es una maravilla, pero hay cosas que no puede hacer.

Getty Images

Las redes privadas virtuales —conocidas como VPN, por sus siglas en inglés— son una buena opción para muchas cosas: proteger tus contraseñas cuando pasas a un Wi-Fi público, poder ver tus programas favoritos de Netflix cuando viajas al extranjero, además de ayudándote e incitarte a cometer un acto criminal como leer Wikipedia en países donde ha sido prohibido. Pero en medio del creciente auge de las VPN y en un mercado boyante, es importante comprender cómo funcionan las VPN y examinar a los proveedores con cierto escepticismo, teniendo en cuenta algunas cosas que este tipo de redes no pueden hacer.

Dejarte jugar en el trabajo sin que se entere tu jefe

Desafortunadamente, una VPN no te protegerá de la visión de tu jefe cuando estás viendo una serie en el trabajo si tu empresa es grande y tiene un ejército de gente trabajando en el departamento de tecnología, por varias razones. Primero, la mayoría de computadoras y teléfonos corporativos cuentan con paquetería de software específica para hacer administración remota. Usualmente, se usan cuando hablas al departamento de tecnología y ellos se conectan de manera remota para tomar control de tu pantalla.  Quedas al descubierto.

Segundo, muchos de los departamentos de tecnología de las compañías han configurado las computadoras para evitar que los empleados instalen ciertos plug-ins del navegador y otro tipo de software a menos que alguien autorizado apruebe la fuente. Por supuesto, esos sitios en los que pierdes el tiempo suelen no estar autorizados. 

Finalmente, incluso si lo logras hacer que una VPN funcione mediante el acceso a internet de la empresa, los técnicos de la empresa pueden ver que estás conectado a una dirección IP específica —lo que te delata si estás usando una VPN. Así que, lo más probable es que debas esperar a llegar a casa para mejorar tus tiempos de Robot Unicorn Attack

Protegerte de virus y rastreo

Piensa en las VPN como si fueran coches. Manejar por Internet con la mejor VPN podría ser como ir en carretera en un sedán de 10 años, sin pretensiones, con ventanas oscuras a prueba de balas, placas que coinciden automáticamente con el lugar por el que conduces, todo, mientras que en secreto llevas un V-8 supercargado de 6.2 litros.

No levantarás sospechas, irás camuflado, anónimo y tan rápido que las arrugas de tu rostro desaparecerán. Pero sigue siendo solo un auto —no evitará que atravieses lugares peligrosos. Una VPN te protege cuando pasas de un sitio a otro, pero cuando llegas a tu destino, al sitio Web al que vas, es tu responsabilidad mantenerte protegido. 

¿Abrir un correo electrónico de phishing? ¿Descargar un archivo adjunto con malware? Una VPN no puede salvarte de eso.

Conectarte si se cae la conexión a Internet

Si te encuentras en medio de un levantamiento en contra de un régimen represor que ha acabado cortando cables y servidores por todo el país o si has llegado a una oligarquía hipercapitalista donde solo hay proveedores de Internet privados con poderes sobre el acceso, una VPN no te va a servir de nada.  

Mientras que una VPN puede darte acceso a ciertos sitios bloqueados y sortear el tráfico a través de fronteras hasta llegar a territorio amigable con lo que evites la censura de un régimen autoritario, sigue siendo necesaria una conexión a Internet para poder funcionar. En caso de que haya una caída en la conexión a Internet, no hay nada que hacer.

Si seguimos con nuestra analogía entre una VPN y un carro, piensa que eso sería como intentar manejar un auto sin ruedas en un camino que no existe en un sitio donde todo es oscuridad.