Volkswagen nombra nuevo líder y se prepara para una ola de demandas

Tras el escándalo por la manipulación de las emisiones de diésel, la automotriz alemana designó al presidente de Porsche, Matthias Müller como el presidente ejecutivo que tendrá que enfrentar la crisis actual.

Antuan Goodwin/CNET

A unos días de la renuncia del presidente ejecutivo de Volkswagen, Martin Winterkorn, la automotriz alemana tiene un nuevo líder al timón, quien estará encargado de navegar las complicadas olas desatadas por una de las peores crisis en la historia de la empresa.

La junta directiva de Volkwagen nombró el viernes a Matthias Müller, el presidente de su subsidiaria Porsche, como el nuevo presidente ejecutivo de la atribulada automotriz.

Volkswagen está bajo la lupa de los gobiernos de Estado Unidos y Alemania, y de los conductores de sus autos, tras la divulgación de información de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) que indica que la automotriz manipuló el software de modelos Volkswagen y Audi para que pareciera que sus emisiones de diésel eran menores a la realidad.

En EE.UU., los carros nuevos deben cumplir con estrictos estándares de emisión de diésel. La EPA descubrió que las emisiones de los vehículos de Volkswagen eran 40 veces más altas de los permitido en el país. Según la EPA, Volkswagen pudo eludir las leyes del país porque el software que mide las emisiones daba una medición equivocada -- intencionalmente -- durante las pruebas a las que los autos deben ser sometidos.

En total, la EPA estima que hay unos 482,000 vehículos afectados en EE.UU. y unos 11 millones a nivel mundial, según Volkswagen. Estos incluyen los modelos Volkswagen Jetta, Beetle y Golf de 2009 a 2015; el modelo Passat de 2014 y 2015; y modelos Audi de 2009 a 2015.

Müller tiene el enorme reto de volverse a ganar la confianza del público consumidor y de los gobiernos donde vende sus vehículos.

"Bajo mi liderazgo, Volkswagen hará todo lo posible para desarrollar e implementar las más estrictas normas y estándares en nuestra industria", dijo. "Si logramos alcanzar eso... podremos surgir más fuertes de esta crisis".

Pero más allá de convencer al público y los gobiernos, Volkswagen tendrá que convencer a los tribunales. En California, los conductores de estos modelos Volkswagen presentaron una demanda colectiva ante la corte. Los demandantes acusan a Volkswagen de manipular intencionalmente el software para evadir las leyes que regulan las emisiones de diésel y para engañar a los consumidores sobre el desempeño de estos autos.

La demanda también nombra como acusado a un laboratorio de investigación que Volkswagen tiene en la ciudad de Belmont, California. Se anticipa que hayan más demandas contra la automotriz en Estados Unidos y otros países. Estas demandas y esta crisis podrían costarle a Volkswagen decenas de millones de dólares, sino es que miles de millones.

Close
Drag