Este es Vivo, el quinto fabricante de teléfonos más grande del mundo

El fabricante de teléfonos inteligentes con sede en Dongguan, China, se ha convertido en el quinto más grande a nivel mundial, subiendo en la lista gracias a su crecimiento internacional y un cambiante mercado de teléfonos en China.

Van Boom, Daniel

Si eres del tipo de persona que pone atención a los dispositivos que aparecen en las películas, tal vez habrás notado que los teléfonos y tabletas que aparecen en la cinta de Marvel Captain America: Civil War pertenecen todos a una marca llamada Vivo.

Vivo no es ninguna marca ficticia creada por los guionistas de Marvel. Es en realidad una ingeniosa estrategia de product placement hecha por un fabricante chino de teléfonos que ha estado en el mercado desde 2009. De hecho, acaba de derrocar a su paisana Xiaomi como la quinta vendedora de teléfonos más grande del mundo, de acuerdo con el más reciente reporte de IDC Research.

Si bien sigue siendo relativamente desconocida fuera de China, Vivo se ha convertido en uno de los pilares del panorama telefónico en China desde que abrió sus puertas hace siete años. Mientras Xiaomi y Huawei se han hecho un nombre ofreciendo en el inicio dispositivos de bajo presupuesto y gama media, Vivo siempre se ha enfocado en el mercado de gama alta.

La tecnología incorporada en los teléfonos de Vivo es, además, algo serio. El Xplay 5 Elite, uno de los teléfonos inteligentes más recientes de la compañía (desafortunadamente sólo disponible en China), es un monstruo de pantalla curva que alberga 6GB de RAM, una pantalla QHD de 5.4 pulgadas y resolución de 2,560x1,440 pixeles, y el mismo procesador Snapdragon 820 que utiliza el Samsung Galaxy S7.

El primer teléfono insignia de la compañía, el X1 de 2012, fue el primer intento de Vivo por alejar a usuarios de los iPhone de Apple y los Galaxy de Samsung. Con un precio elevado de US$400 cuando Xiaomi y Huawei atacaban al mercado de dispositivos inferiores a US$300 market, el X1 era el teléfono más delgado del mundo en el momento en que salió al mercado, con un grosor de únicamente 6.65 mm (0.25 pulgadas) thick; era más delgado incluso que el iPhone 6S.

Pero a pesar de las cosas buenas que hizo Vivo al fabricar estos dispositivos, cometió el error de enfocarse exclusivamente en el saturado mercado premium chino, sin mirar a otros segmentos de precio y otros países. También se apegó tercamente a las ventas más tradicionales en tiendas físicas, perdiendo mucho del incipiente boom del comercio electrónico.

Como resultado, fue superado por Xiaomi y Huawei, quienes ofrecieron una gama más amplia de dispositivos. Xiaomi fue particularmente exitosa vendiendo sus teléfonos Mi en línea, utilizando las ventas exprés con muy buenos resultados.

Llegamos al 2016, y la obscura fabricante de teléfonos china se ha convertido ahora en una de las más grandes del mundo.

Sarah Tew/CNET

"Vivo recientemente ha comenzado a expandirse más agresivamente fuera de China", dice el analista de IDC Kiranjeet Kaur, quien agrega que muchas marcas chinas están haciendo lo mismo debido a la ralentización del mercado chino de teléfonos.

La compañía se está enfocando principalmente en India, el mercado mundial de más rápido crecimiento, en donde es el patrocinador principal del popular torneo de cricket Indian Premier League. Además, aprendiendo de errores pasados, Vivo ahora ofrece productos tan baratos como el Y21 de US$120.

Pero Vivo no se ha dado por vencido en China, o con sus teléfonos premium. Tiene suerte, por tanto, de que la riqueza de la clase media china está creciendo. En 2013, el precio promedio de venta de un teléfono era US$207, pero para 2015 ese número ha crecido a US$257, de acuerdo con IDC.

Si bien Samsung y Apple son constantes en pelearse los primeros dos puestos, marcas chinas como Huawei, Xiaomi, Lenovo y Oppo han ocupado con frecuencia el resto de las primeras 10 posiciones. Vivo ahora ha reclamado su lugar como una de las marcas principales, y una de las que podrías ver mucho más en el futuro.

Close
Drag