CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Industria de la tecnología

Las visas H-1B no roban trabajos: informe

Según un análisis de la National Foundation for American Policy, las peticiones de visas H1B adjudicadas a multinacionales indias se han reducido en un 37 por ciento, y Trump no es el responsable.

tech-stands-up-palo-alto-8521.jpg

Una protesta pro-inmigrante en Silicon Valley en marzo de 2017.

James Martin/CNET

Durante los últimos años, el programa de visas H-1B, por el que empresas en Estados Unidos pueden contratar a trabajadores extranjeros altamente cualificados para trabajar en el país, ha estado bajo la lupa.

Empresas como Toys 'R' Us y Disney han sido acusadas de despedir a trabajadores para sustituirlos por otros contratados a través de multinacionales indias que utilizan al programa, como HCL o Tata Consultancy Services (TCS). Por su parte, estas compañías han sido criticadas por acaparar las visas aprovechando un vacío legal que les permite enviar grandes números de solicitudes para estos permisos, que están limitados a 85,000 al año.

Un informe de la National Foundation for American Policy muestra un descenso en estas solicitudes y defiende la expansión del programa frente a los que apuestan por limitarlo o introducir nuevas restricciones. La National Foundation for American Policy trabaja en temas relacionados con mercados e inmigración y se describe como independiente políticamente.

Según datos gubernamentales recogidos por esta organización, el número de visas recibidas por las siete mayores firmas indias para 2016 se redujo en un 37 por ciento respecto al año anterior; la fundación espera que esta tendencia se mantenga. Estos números hacen referencia únicamente a nuevos trabajadores con H-1B, no a los que ha extendido la duración de su visa o a los que han solicitado uno nuevo al cambiar de trabajo.

Este informe atribuye la decisión de estas empresas de reducir el número de solicitudes a desarrollos tecnológicos como la inteligencia artificial, que necesitan de menos trabajadores, y a la decisión de estas empresas de aumentar el número de trabajadores en el país y reducir la dependencia de visas.

A pesar de que el presidente de EE.UU. Donald Trump se ha mostrado muy crítico con el programa de estas visas, la organización insiste en que esta reducción no es debida a su elección, ya que estas solicitudes fueron presentadas en abril de 2016, meses antes de las elecciones.   

Otro de los puntos que destaca el documento es que las 9,356 peticiones aprobadas para estas siete compañías -- TCS, Wipro, Infosys, Tech Mahindra, HCL America, Larsen & Toubro y Mindtree -- suponen un 0.006 por ciento de la población activa estadounidense, y que la tasa de desempleo en el país para ocupaciones de ciencias matemáticas y computacionales es de solo el 2.5 por ciento.

Además, cita un análisis de Glassdoor según el cual 9 de las 10 carreras mejor pagadas a los cinco años de terminar la universidad son en áreas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) y otro de la organización Code.org que alerta sobre la escasez de profesionales para cubrir la demanda en la industria de la tecnología. La fundación desmiente así la creencia de que los trabajadores con visas H-1B dejan sin trabajos a los estadounidenses y asegura que las afirmaciones que defienden que estos trabajadores extranjeros cobran menos son "cuestionables".

El programa ha sido cuestionado desde posiciones tanto demócratas como republicanas, y representantes de ambos partidos han introducido proyectos de ley destinados a cambiar la manera en la que estas visas se adjudican. Por su parte, las compañías de Silicon Valley han reclamado cambios en el programa, que actualmente obliga a las empresas a presentar sus solicitudes en abril para trabajadores que en muchas ocasiones no obtendrán estos visados.

Este año, Donald Trump firmó una orden ejecutiva para modificar el programa, y declaró que el sistema actual "totalmente al azar" está "equivocado". Dijo también que estas visas se deberían dar a "los más cualificados y mejor pagados". Esta organización cuestiona esta medida en su informe y alerta de que su implementación dificultaría, por ejemplo, la retención de talento entre los extranjeros que estudian en EE.UU., que en algunas áreas técnicas supone una mayoría.