El viento solar 'sopló' la atmósfera de Marte: NASA

Nuevos hallazgos de la agencia espacial demuestran que las violentas tormentas solares desprendieron al Planeta Rojo de su atmósfera en un proceso que aún ocurre hoy.

Entre los soplos y jadeos del Sol, los vientos solares lanzan la atmósfera marciana hacia el espacio. Este fue uno de los hallazgos clave que se anunciaron el jueves durante una conferencia de prensa de la NASA.

La sonda de la misión MAVEN (siglas en inglés para denotar la atmósfera marciana y su volátil evolución) ha estado orbitando el Planeta Rojo durante más de un año para estudiar su atmósfera y determinar cuánto se ha perdido a través del tiempo, transformando al planeta que una vez fue húmedo y cálido, similar a la Tierra, en un cuerpo frío y seco que se erige como escenario de muchas historias de la ciencia ficción.

El determinar qué le pasó a la atmósfera marciana es muy importante porque le ayuda a los científicos a entender por qué ciertos planetas pueden o no sustentar la vida.

marssolarstormionlossprint.jpg

Un escenario concebido por un artista del viento solar desprendiendo la atmósfera de Marte.

NASA GSFC

El responsable de la pérdida de la atmósfera marciana es el viento solar, compuesto de un flujo de protones y electrones propulsados desde la atmósfera de nuestra estrella madre a una velocidad de 1 millón de millas por hora. El viento solar también lleva consigo un campo magnético que puede generar un campo eléctrico en su paso por Marte. Este campo eléctrico es capaz de acelerar iones de gas cargados eléctricamente en la atmósfera alta del planeta, lo que los impulsa hacia el espacio.

La sonda MAVEN tiene ocho sensores que recolectan datos de la atmósfera alta de Marte y su interacción con el Sol y el viento solar. De acuerdo a las medidas tomadas por MAVEN, el viento solar desprende la atmósfera de Marte a una velocidad de 100 gramos por segundo.

"Es como robar un par de monedas a la caja registradora todos los días -- a lo largo del tiempo, la pérdida se hace sentir", dijo Bruce Jakosky, el investigador principal de MAVEN en la Universidad de Colorado en Boulder. "Vemos que la erosión atmosférica aumenta de manera significativa durante las tormentas solares, por lo que creemos que la tasa de pérdida era mucho más alta miles de millones de años atrás cuando el Sol era más joven y activo".

Jakosky añadió que la geología de Marte parece mostrar que el agua abundaba en el planeta hace hace unos 3,700 millones de años, lo que lleva a los expertos a pensar que las tormentas solares más activas desprendieron a Marte de su atmósfera en un período entre 3,700 millones años y 4,200 millones de años atrás.

Pero Jarosky afirma que los terrícolas no tenemos que preocuparnos de que la Tierra corra con la misma suerte simplemente porque el Sol es menos activo y menos propenso a producir grandes tormentas solares en la actualidad. Otra razón para no preocuparnos es el campo magnético de la Tierra que nos protege del zarpazo de los vientos solares. Marte no cuenta con este campo magnético para proteger su atmósfera alta de los efectos del viento solar.

"Entender lo que le pasó a la atmósfera marciana nutrirá nuestro conocimiento de la dinámica y la evolución de cualquier atmósfera planetaria", dijo en un comunicado John Grunsfeld, de la NASA. "Saber qué es lo que provoca los cambios en el ambiente de una planeta, que una vez pudo sustentar microbios en su superficie para convertirse en un territorio árido, es algo muy importante, y es una pregunta clave que orienta el viaje de la NASA a Marte".