CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Secuestros y robos: así afecta la crisis venezolana a los periodistas

El periodista venezolano Luis Carlos Díaz fue secuestrado y luego fue puesto a las órdenes de un tribunal que le dictó libertad condicional y orden de presentación. Esta es una práctica muy común del régimen que lidera Nicolás Maduro.

"¿Dónde está Luis Carlos?" Esa fue la pregunta que se posicionó en las redes sociales de Venezuela el 11 de marzo en la tarde y que tuvo respuesta al día siguiente en la mañana.

La interrogante, que rápidamente se convirtió en tendencia mundial en Twitter, hacía referencia al periodista y defensor de los derechos humanos Luis Carlos Díaz, que fue detenido por un organismo militar venezolano según activistas de Provea, una organización de defensa de los derechos humanos.

El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) fue quien, actuando como un grupo comando, detuvo a Díaz. Este organismo ha sido reportado como uno de los órganos con más denuncias de "torturas" y detenciones arbitrarias según una investigación de la ONG una Ventana a la Libertad (UVAL). 

El paradero de Díaz solo se conoció después de horas de protestas en las redes sociales, donde se pedía al estado venezolano que informara sobre la salud y el paradero del comunicador con la etiqueta #DóndeEstáLuisCarlos. Luego de conocerse su paradero, este 12 de marzo se activó otra etiqueta: #LiberenALuisCarlos, que rápidamente se posicionó en las redes sociales.

La primera persona en denunciar la arbitraria desaparición de Díaz fue su esposa, Naky Soto, quien también es una activista en Venezuela. "Estimados: perdí contacto con @LuisCarlos a las 5:30 de la tarde, cuando me dijo que venía a casa a descansar porque esta noche haría una jornada especial en @Unionradionet desde las 10:00 pm hasta las 5:00 am", escribió la autora del blog zaperoqueando.blogspot.com, donde analiza la actualidad venezolana.

Luego, Soto escribió varios tuits con la etiqueta #DondeEstáLuisCarlos, que terminarían por llamar la atención de la comunidad internacional.

"Se activa monitoreo internacional sobre situación irregular con Luis Carlos Díaz, periodistas de Venezuela, con una destacada labor por los Derechos Humanos", escribió Amnistía Internacional en su cuenta de Twitter.

Posteriormente, según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Soto denunció que en la madrugada del martes, su residencia fue allanada. Según su relato, se llevaron computadoras, pen drives, celulares y dinero, entre otros objetos. "A Diaz le permitieron estar en el allanamiento esposado. Relató en esos minutos que fue golpeado en su detención", explicó el SNTP:

Finalmente, cerca de las 10 p.m. (hora local), se supo que el periodista fue imputado por "instigación a delinquir" y le fue dictada libertad condicional, con régimen de presentación cada ocho días. Según tuiteó el periodista Víctor Amaya, Luis Carlos "no podrá hablar del caso ni participar en manifestaciones y tiene prohibición de salida del país. Podrá seguir usando las redes sociales".

Cerca de las 11 p.m., Provea constató la liberación del comunicador social y lo registró en el siguiente video:

En un principio, a Díaz se le había acusado, de formar parte de un grupo opositor que generó la crisis energética que vive Venezuela. En la cuenta del programa de Diosdado Cabello, segundo al mando del chavismo, el 8 de marzo se usó un clip informativo, manipulado, para acusar al periodista de complot:

Sin embargo, en el video que está disponible en YouTube, se puede observar que Díaz y Soto, en el programa que hacen juntos, responden a preguntas de los usuarios. Incluso hablan de sus series de televisión favoritas:

Una práctica común

image-18

Jorge Ramos, periodista de Univisión, estuvo detenido junto a su equipo por unas horas en plena entrevista con Nicolás Maduro. 

Cortesía David Maris/Univisión Noticias

En apenas dos días (26 y 27 de febrero), dos periodistas de cadenas internacionales vivieron lo que decenas de comunicadores sociales venezolanos enfrentan a diario: atropellos y violencia.

Daniel Garrido, de Telemundo, y Jorge Ramos, de Univisión, fueron testigos del modus operandi del régimen que dirige Nicolás Maduro en el país sudamericano.

"El corresponsal de Noticias Telemundo en Venezuela, Daniel Garrido, fue secuestrado hoy a las 6 a.m. ET de Caracas en las inmediaciones del Hotel Cayena en La Castellana. Daniel estaba cubriendo la reciente detención y deportación del país del equipo de Noticias Univisión, cuando un grupo de individuos armados y sin identificar lo forzó a subirse a un vehículo y le cubrió la cabeza con una capucha. Tras interrogarlo por seis horas y quitarle sus equipos de trabajo, los secuestradores lo liberaron sin explicación alguna y sin devolverle sus equipos", afirma un comunicado de Telemundo enviado a CNET en Español.

El periodista Jorge Ramos vivió el lunes la misma situación en plena entrevista con Maduro en el Palacio de Miraflores. Según el comunicador de Univisión, la grabación se detuvo cuando le mostró unas imágenes de unas personas comiendo directamente del camión de una basura. El video lo podemos ver a continuación:

"Jorge y miembros de nuestro equipo de noticias fueron detenidos contra su voluntad durante casi tres horas en el palacio presidencial de Venezuela. Fueron detenidos después de que a Maduro no le gustaran las preguntas que Jorge estaba haciendo durante una entrevista. Ahora han sido liberados, pero su equipo y material de entrevista han sido confiscados. Fueron expulsados de Venezuela esta mañana. Guardaron el equipo de Univision y material de entrevista. Ha sido un claro ataque contra la libertad de prensa", informó Univisión en un correo electrónico a CNET en Español.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) acompañó al equipo de Univisión cuando fue deportado:

Este martes en la tarde, el propio Ramos tuiteó por primera vez desde su cuenta, afirmando que había llegado bien a Miami, Estados Unidos, tras ser escoltado por las autoridades venezolanas:

En el caso de Garrido, Telemundo informó que pudo conocer sobre su liberación a través de un correo electrónico: "A la 1:20 p.m. ET la redacción de Noticias Telemundo en Miami recibió un correo electrónico en el que Daniel confirmó su liberación. Tras contactar con él, hemos constatado que se encuentra libre y en buen estado de salud".

La cadena de noticias aprovechó para repudiar el hecho: "Noticias Telemundo repudia este tipo de acoso que atenta contra la libertad de expresión y los derechos humanos. De igual manera, le exige al gobierno venezolano garantizar nuestro derecho a informar, así como la integridad física de los periodistas operando en Venezuela, tal como lo establecen los convenios internacionales y las leyes del país".

Igualmente, el Gobierno de México expresó su preocupación y protestó al Gobierno de Venezuela por lo ocurrido al periodista mexicano Jorge Ramos y su equipo.

"El Gobierno de México ha presentado su protesta y preocupación al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela por lo ocurrido. Asimismo, se ha solicitado se restituyan equipo y materiales a Jorge Ramos y a sus colaboradores. Nuestro país hace un llamado al respeto de la libertad de expresión y refrenda su obligación en defensa de la seguridad de los ciudadanos mexicanos en el exterior", dice un comunicado publicado este martes.

Según el SNTP en Venezuela, son "al menos 30 las detenciones de periodistas y trabajadores de los medios registrados en los dos primeros dos meses de 2019".

El SNTP lleva na exhaustiva cuenta de los atropellos que suceden en territorio venezolano y que muestra una práctica sistemática contra los trabajadores de la prensa: amedrentamiento y robo de sus equipos. Estos son algunos ejemplos en apenas una semana:

  • El 24 de febrero, el periodista argentino Marcos Salgado, corresponsal en Venezuela de @Ruptly de Alemania, apareció después de ocho horas incomunicado. Le habrían robado la cámara.
  • El 23 de febrero, efectivos de la Guardia Nacional robaron al equipo de @Telemundo que se encontraba a en Ureña, Táchira. Les quitaron los implementos de seguridad (chalecos y máscaras) y los teléfonos celulares.
  • El 23 de febrero, Alonso Centeno, camarógrafo de TVVenezuela y de @vivoplaynet, fue apuntado por colectivos armados durante enfrentamientos en San Antonio del Táchira. En el mismo hecho fue robado el equipo del canal venezolano, Venevisión.
  • El 23 de febrero, efectivos de la Guardia Nacional en Ureña robaron a Cleybor Saint John, videógrafo de la agencia @AP_Noticias. En la agresión le quitaron la máscara antigás.
  • El 23 de febrero, la periodista sueca Annika H. Rothstein de @truthandfiction fue detenida por grupos paramilitares en la cercanías de la frontera con Colombia. Le robaron sus equipos, la golpearon y la amenazaron de muerte. Después de dos horas la dejaron en libertad.
  • El 23 de febrero, colectivos armados en San Antonio del Táchira atacaron y robaron al equipo de prensa de Venevisión. La periodista Mariné Glod y su camarógrafo Orlando Uribe fueron robados y les quitaron una cámara.
  • El 23 de febrero, el periodista Manuel Cardozo, de la emisora @ECOSDELTORBES y de la Mega 102.1, fue secuestrado y luego liberado. Le borraron el material grabado y le dañaron el chip del teléfono. Fue amenazado por la Guardia Nacional.
  • El 23 de febrero, el canal de noticias @VPITV denunció que durante asalto a parlamentarios, también fue robado el reportero Gregory Jaimes y su camarógrafo David Guacarán. Les quitaron sus equipos para transmisiones en vivo.
  • El 20 de febrero, La periodista de @EVTVMiami y @CaracolTV, Fabiola_Nino, fue detenida por la Guardia Nacional en San Antonio del Táchira. Le quitaron su teléfono celular y le borraron todo el material que habría grabado hasta ese momento antes de liberarla.

En los dos últimos meses el interés periodístico por Venezuela se ha incrementado debido a la crisis que enfrenta el país por la ausencia de medicinas y comida, además del reclamo de la oposición, que lidera Juan Guaidó, para la realización de nuevas elecciones y el acceso a una ayuda humanitaria internacional.