¡Vamos a Marte! El futuro de los viajes espaciales

SpaceX, Virgin Galactic y otras iniciativas privadas están allanando el camino para un futuro en Marte.

mars23aug2003hubble.jpg

Marte visto desde el telescopio Hubble.

NASA

Este año, los científicos hicieron uno de los descubrimientos espaciales más importantes desde hace tiempo, uno que hace más factible una misión humana a otro planeta. Los científicos hallaron evidencia firme de agua líquida sobre la superficie de Marte, lo cual habla del potencial de vida en el Planeta Rojo.

Además del renovado interés de la comunidad científica en la exploración marciana, ahora también tenemos el impulso emprendedor para colocar gente en la superficie oxidada del planeta.

Emprendedores y promotores

Elon Musk, quien está detrás de SpaceX, la primera empresa privada en llevar carga a la Estación Espacial Internacionla (EEI), también sueña con llegar a Marte. Musk cree que los humanos podrán llegar a ese planeta en los próximos 10 años.

También el multimillonario Richard Branson, con su empresa de turismo espacial Virgin Galactic, está trabajando actualmente para lanzar a ciudadanos (no solamente astronautas) a vuelos suborbitales con sus naves privadas. Virgin Galactic no tiene aún sus ojos puestos en Marte, pero el trabajo que realiza la empresa podría ayudar a llegar al Planeta Rojo.

Y la organización holandesa sin ánimo de lucro Mars One está planeando y recaudando fondos para enviar una misión sin retorno para que algunos valientes establezcan una base permanente en el planeta, aunque jamás volverían a la Tierra. Sin embargo, el grupo ha sido criticado por no tener un plan realista para llegar a Marte.

La NASA, por su parte, está confiada en enviar a un humano a la órbita de Marte para mediados de 2030, como lo estableció el presidente Barack Obama, y ya tiene planes para lograrlo.

La tecnología para lograrlo

Ahora mismo, el mayor reto para llegar a Marte es financiar el viaje (el plan más barato es de la agencia espacial de India por US$74 millones, pero suena poco viable). Marte está en promedio a 140 millones de millas de la Tierra (dependiendo de su posición) y le tomaría a los astronautas unos 200 días llegar ahí, por lo menos. Para cubrir esa distancia se necesita suficiente combustible, y actualmente NASA está investigando cuál es el mejor tipo de nave para hacer ese viaje.

La cápsula Dragon de SpaceX.

SpaceX

SpaceX piensa que la mejor nave es su cápsula Dragon, una nave controlada manualmente que algún día podría llevar a los astronautas a viajes interplanetarios. Asimismo, la empresa tejana de cohetes Ad Astra Rocket está trabajando en su motor eléctrico Vasmir que posiblemente podría impulsar naves hacia Marte.

Mientras tanto, la firma de ingeniería aeroespacial SpaceWorks de Atlanta propuso poner a los astronautas en un tipo de hibernación para no gastar tantos alimentos y reducir los riesgos a la salud asociados con los viajes en gravedad cero, como la pérdida de densidad ósea.

El factor humano

El viaje de más de seis meses a Marte no será fácil para los astronautas, ya que tendrán que soportar largos periodos de aislamiento en espacios muy reducidos y condiciones climáticas extremas sobre la superficie del Planeta Rojo.

La NASA tiene un proyecto para estudiar la vida de seis astronautas viviendo juntos en espacios muy reducidos, parecido a lo que tendrán que soportar en la superficie de Marte durante una misión. Además, los astronautas de la Agencia Espacial Europea practican en Antártica en unas instalaciones que emulan lo que se siente en los viajes espaciales largos.

Próxima parada, Marte

Los científicos, agencias espaciales y empresas privadas apenas están en las primeras etapas de una misión a Marte, pero sus avances son espectaculares. Hace 50 años estábamos tratando de enviar a tres personas por una semana a la Luna. Ahora, hemos enviado a astronautas a orbitar la Tierra por hasta un año, enviado naves sin tripulación a Marte y estudiado la capacidad del planeta de sostener la vida, además de mantener un grupo de astronautas continuamente en la EEI.

Todavía hay muchos retos desconocidos en el horizonte antes de poder colocar humanos sobre la superficie del Planeta Rojo, y habrá más aún después de que el primer cohete privado despegue hacia Marte con civiles en su interior.

Pero en no más de 50 años apuesto que tendremos una nave partiendo de la Tierra directo hacia Marte.

Con la colaboración de Gabriel Sama.

Close
Drag