CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

​El Apple Watch cumple un año. ¿Vale la pena comprar uno?

[Opinión] El Apple Watch me resulta útil la mayor parte del tiempo, aunque a veces quisiera arrancarlo con todo y mano. ¿Comprarlo o no? He ahí el dilema.

apple watch reloj inteligente colección

El Apple Watch con su correa de piel que envejece como el vino, sigue siendo la opción número 1 de entre todos mis relojes

Oscar Gutiérrez/CNET

El Apple Watch llegó a las tiendas de unos cuantos países el 24 de abril de 2015. Sin premura, decidí esperar hasta agosto para comprar el mío, a pesar de que el reloj ya llevaba por lo menos un par de meses en México y cada vez era más común verlo en las muñecas de mis paisanos.

A diferencia de cada ciclo anual del iPhone, con el Apple Watch preferí primero leer las críticas de usuarios regulares, de medios y de periodistas de prestigio antes que comprarme uno. También esperé a ver cómo maduraba la disponibilidad de apps para el reloj inteligente.

Al final, compré el modelo Apple Watch Sport de 42mm junto con una correa de piel tipo valenciana. En meses siguientes compré dos correas deportivas -- una azul y otra negra -- para las escasas sesiones de ejercicio que he hecho desde entonces.

A lo largo de estos meses, no siempre traigo el reloj conmigo, pero no es porque no lo quiera. Cuando me quito el reloj es porque me toca probar un teléfono Android, que -- como sabemos -- no es compatible con el Apple Watch. En otras ocasiones, me lo quito cuando voy a algún evento que amerita un reloj más formal -- a pesar de que el reloj de Apple es bastante bonito y con correas en piel o tipo milanesa le ayuda a pasar desapercibido como un reloj más, e incluso resaltar.

Reproduciendo: Mira esto: Un día con el Apple Watch: sobre la marcha
2:07

Pero mientras lo uso, ya sea un viernes por la noche, en un evento, reunión familiar o en cualquier otra situación (como cuando me topé con el comediante mexicano Yordi Rosado en un evento privado), es imposible evitar la típica pregunta: ¿Vale la pena comprar un Apple Watch?

La respuesta no es sencilla.

Cuando el reloj salió al mercado a un precio de US$349 por el modelo base, mi respuesta, casi siempre, era un no rotundo. Decía "no" porque el precio era demasiado alto para sólo usar el reloj como una segunda pantalla en la que la mayor parte del tiempo verías notificaciones o textos. Pero las cosas han cambiado desde entonces, y el reloj ha ido madurando.

Mi experiencia con el reloj

El Apple Watch es ahora más útil gracias a que tiene más aplicaciones, tanto nativas como de terceros. Apple comenzó con 3,000 apps para el reloj, y desde entonces no han dado una nueva cifra del número de apps disponibles.

Pero gracias a que Wallet, el app para almacenar boletos, tarjetas de crédito y de membresías, es compatible con el app de Starbucks, puedo pagar mi café y bagel de la mañana sin sacar el teléfono o cartera, o también puedo registrarme para algún vuelo con el mismo app. También puedo adelantar la música almacenada en el iPhone. O puedo usar el reloj como obturador de la cámara del iPhone.

Hoy, gracias a apps en el reloj como ESPN, puedo ver el marcador del Barcelona en Liga española mientras camino en una plaza comercial; pedir un Uber en el reloj sin que los taxistas se den cuenta de que estoy pidiendo un auto (dada la situación color hormiga entre choferes y taxistas en México).

Por si esto fuera poco, puedo también usar mi Apple Watch para ver mis envíos en curso con el app Deliveries, o cuántos días llevo sin beber alcohol y fumar con el app Day Counter, o incluso descubrir nueva música con Shazam. Todo esto, sin tener que mirar e incluso sin sacar del bolsillo el teléfono.

Reproduciendo: Mira esto: Un día con el Apple Watch: de compras
2:09

El verdadero talento del Apple Watch es mostrar actividades cortas que necesitan de uno o dos toques en pantalla. Si la tarea a hacer se puede hacer rápidamente y no quieres sacar el iPhone del bolsillo o maletín, el Apple Watch te puede sacar de apuros.

Y luego, están las notificaciones. En mi opinión, el Apple Watch, junto con watchOS, es el reloj que mejor maneja las notificaciones. No se duplican en la pantalla del reloj y del iPhone; sabe cuándo estoy usando el teléfono y cuando únicamente uso el reloj. El sensor incluido es también muy preciso, pues detecta cuando levanto la mano para ver la hora, así sea un levantamiento de apenas 10 centímetros.

Además de las notificaciones y de poder hacer cosas sin voltear a ver el reloj, es un gran aliado en el tema de ejercicio y actividad física. Gracias al Apple Watch, sé que por lo menos debo levantarme de la silla un minuto cada hora, o que ya pasa de medio día y no he cumplido mi estimado diario de 600 calorías a quemar y que definitivamente debo levantarme.

El Apple Watch se ha convertido en una especie de mamá (quien me decía a los 10 años que ya apagara el Nintendo 64 porque llevaba ya tres horas seguidas jugando), y me avisa que me aleje un rato de la computadora.

Reproduciendo: Mira esto: Un día con el Apple Watch: haciendo ejercicio
2:12

No todo es perfecto

Pero, pese a todas las bondades anteriores, el Apple Watch sigue teniendo problemas a un año de vida. Los más importantes en mi opinión, son su dependencia al iPhone y el tiempo de carga de aplicaciones.

Por ejemplo, el reloj debe estar enlazado al iPhone para consultar a Siri, dar un comando por voz, contestar una llamada y para ir a correr y medir distancia por medio del GPS.

De igual forma, abrir el app de Uber en el reloj toma alrededor de 20 ó 30 segundos, mientras que abrir Twitter toma unos 10 o 15 segundos -- y es cansado sostener el brazo levantado ese tiempo si se considera que haces este paso para varias aplicaciones.

Reproduciendo: Mira esto: Un día con el Apple Watch: por la noche
2:16

¿Y entonces?

En su primer aniversario, el Apple Watch ofrece más ventajas que desventajas. Pero, ¿es momento de comprar un Apple Watch? Yo opino que sí. Principalmente porque el ecosistema de aplicaciones seguirá madurando y éstas seguirán agregando funciones. Pero, lo más importante es que ha bajado de precio, de US$349 a US$299.

Es cierto que lo más probable es que Apple anuncie una nueva generación del reloj en pocos meses, pero según los últimos rumores, no tendrá una mejor pantalla, ni una mayor duración de batería (aspecto que para mí no ha sido problema a pesar de tener que cargarlo todas las noches), y tampoco se esperan muchos cambios drásticos en su diseño.

Si no necesitas tener lo más reciente de Apple cuando el Apple Watch 2 (o Apple Watch S, como sea que se termine llamando) se lance al mercado, entonces es una buena opción comprarlo ahora. Su precio más asequible y las pocas diferencias que tendría con la segunda generación lo hacen bastante atractivo.

Reproduciendo: Mira esto: Apple suelta una pista del Apple Watch y el iPhone 8...
3:01

Toma en cuenta las actividades que yo hago con el reloj y analiza si tú lo necesitas para algo similar (o más), o si sólo utilizarás el reloj para las notificaciones. Porque de ser así, gastar US$299 por tener una forma más elegante de ver tus notificaciones, no lo amerita.

Expertos en tecnología (como mis colegas de CNET) sugieren esperar un poco más por el nuevo Apple Watch, o definitivamente no comprar un reloj inteligente. Pero si de entrada estás pensando en comprar el reloj de Apple, es porque lo vas a utilizar, sabes qué hace -- y que no --, lo puedes solventar y crees que el reloj te será útil. Y como digo arriba, si no te preocupa el próximo reloj, el actual te será suficiente.

Apple promociona al Apple Watch como su producto más personal, y yo creo que la decisión de comprarlo también lo es. Debes pensar si el reloj te ayudará a llevar una vida más sana con las motivaciones y alertas que tiene en ese rubro, y si te hará más fácil la vida.

Al final de cuentas, facilitarnos la vida es la misión de la tecnología, ¿o no?