guía de compras navideñas

Seguro de dispositivos y garantía extra: ¿vale la pena comprarlos?

Esta es una de las preguntas que surgen cuando sopesas la compra de un dispositivo electrónicos. Aquí vemos qué son los seguros y garantías extendidas y analizamos si vale la pena comprarlos para teléfonos celulares, tabletas, televisores, sistemas de sonido y computadoras.

dispositivos electronicos garantias extendidas
Foto de CNET

Muchos ahorramos meses y hasta años para comprarnos los dispositivos electrónicos que más nos gustan o que consideramos mejores. Entre más costoso es el producto, más nos preocupa la garantía y muchas veces nos preguntamos si la garantía extendida realmente vale la pena.

Con mayor frecuencia cada tienda ofrece su propia garantía extendida, lo que hace de la situación aún más confusa. No obstante, todas las tiendas comparten un concepto general que explicamos a continuación.

¿Qué es una garantía extendida o seguro?

Estas garantías son pólizas que puedes comprar para evitar pagar por reparaciones o sustitución del producto comprado en caso de que le suceda algo. De cierta manera, es similar a cuando compras un seguro para un auto o seguro médico.

Por ejemplo, si compras un teléfono o una tableta, el fabricante generalmente ofrece un año de garantía, pero las tiendas venden tiempo extra de garantía después de que finalice la del fabricante. Te puede ofrecer un segundo año de garantía o más y entre más tiempo quieres obtener de garantía extra mayor será el costo.

Asimismo, cada extensión de garantía tiene sus propias limitaciones y pueden variar según los productos que estés comprando.

En general, el costo de estas garantías extra o seguros se encuentran entre el 10 por ciento y el 25 por ciento del valor total del producto.

Teléfonos celulares

En EE.UU., estamos acostumbrados a comprar teléfonos celulares entre US$0 y US$200 con un contrato en la mayoría de los casos. Pero, si se te daña el teléfono después del primer año o lo rompes poco tiempo después de haberlo comprado y no tienes garantía extra, tendrás que pagar el precio completo del teléfono si quieres obtener otro que funcione. Esto significa que no te costarán solo otros US$200, sino que tendrías que pagar US$600 o más.

Muchos preferimos ahorrar lo del seguro adicional, ya que en muchas ocasiones ni lo usamos. Sin embargo, puede ser una buena opción para algunos.

Lo primero que tienes que hacer es averiguar cuánto te cuesta el seguro o garantía extra, qué cubren y si tienen alguna clase de deducible.

Si estás acostumbrado a asegurar o comprar las garantías extendidas de los productos y no tienes problema en pagar más, probablemente estarás más tranquilo comprando ese seguro o garantía adicional. Pero, en general, creo que la mejor manera es analizar tu comportamiento pasado y entender qué tanto cuidado tienes con tus teléfonos. ¿Has roto más de un teléfono? ¿Se te ha caído más de una vez en el inodoro? ¿Pierdes con frecuencia tu teléfono? Si la respuesta es sí, probablemente será mejor que tengas un seguro.

Por otra parte, si no has perdido teléfonos, no se te han roto o no se te han dañado, quizá no valga la pena pagar de más.

Es importante tener en cuenta que la fabricante incluye un año de garantía con la compra de un dispositivo y generalmente los problemas de fabricación aparecen durante ese primer año. Así que en parte estás cubierto. Inclusive, empresas como HTC ofrecen reparación gratis de pantallas rotas de algunos de sus teléfonos si sucede algo dentro de los primeros seis meses de tu compra.

Ten en cuenta que no todas las garantías o seguros cubren robo, accidentes o todo lo que le suceda al dispositivo. Si compras un teléfono usado, es posible que valga un poco más la pena la garantía, pero personalmente no creo que lo compraría a menos que el riesgo de que se dañe sea un poco más elevado. Además, ten en cuenta que muchas veces los fabricantes ofrecen garantías de fábrica (gratis) para dispositivos usados si los compras directamente del fabricante o en una tienda reconocida.

Tabletas

Las tabletas funcionan de manera similar a los teléfonos celulares, pero es menos portátil y pasa la mayoría del tiempo en la sala de tu casa. Sí es así, es probable que la tableta esté menos expuesta a daños ya que la usamos sentados, no la cargamos en nuestros bolsillos, no la sacamos de nuestro bolsillo cada 5 minutos para mirar nuestras notificaciones y es probable que la llevemos menos al baño.

Nuevamente, analiza tu historial de tabletas y hasta ten en cuenta tus diferentes dispositivos móviles para saber qué tanto riesgo podría tener en distintas situaciones. Si compras una tableta usada, es posible que valga más la pena pensar en la garantía adicional, pero personalmente no creo que lo compraría a menos que el riesgo de que se dañe sea un poco más elevado. Además, ten en cuenta que muchas veces los fabricantes ofrecen garantías de fábrica (gratis) para dispositivos usados si los compras directamente del fabricante o en una tienda reconocida.

Televisores

La garantía de fábrica de televisores no son las mejores. Muchas sólo ofrecen un año de garantía en partes y tres años de mano de obra (algunas ofrecen también un año de mano de obra). Generalmente lo más costoso es la mano de obra.

La percepción es que los televisores son frágiles y se pueden dañar rápido. Cómo no pensarlo si cada vez son más delgados. Sí, puedes romperlo fácilmente si lo dejas caer y lo golpeas con un martillo, pero la realidad es que con el uso normal, estos televisores son muy duraderos.

Según un reporte de Consumer Reports de este año, sólo el 7 por ciento de TV LCD son reparados y ha disminuido 8 por ciento desde 2010. Igualmente, ten en cuenta que los televisores casi siempre están en una sola posición por largos periodos de tiempo.

Similar a otros productos, los principales problemas aparecen cuando lo comienzas a usar. Mientras que en dispositivos móviles se estima un año, en TV se estima que en los primeros 30 días aparecerían los principales problemas.

Después de 5 o 10 años, puede cambiar esto, pero ten en cuenta que los precios de los televisores han bajado muchísimo. Por ejemplo, hoy en día puedes comprar un TV Samsung de 39 pulgadas por menos de US$400.

En conclusión, no vale la pena comprar seguros o garantías extra cuando compras un TV, a menos que compres un TV usado y no cuente con garantía de fábrica extra por comprarlo directamente con el fabricante o con una tienda reconocida que ofrezca also similar. Si no cuenta con ninguna clase de garantía, recomiendo que averigues bien el costo para entender mejor si vale o no la pena.

Sistemas de sonido y entretenimiento en casa

Una categoría similar a los televisores. Los colocamos en la sala de nuestra casa y permanecen allí por largos periodos de tiempo. La mayoría de sistemas de sonido también presentan sus principales problemas en el comienzo del uso, así que estarían dentro del periodo de garantía del fabricante.

En general, no creo que valga la pena comprar garantía o seguro adicional, a menos que compres uno usado. En ese caso, es mejor que averigües el costo total del seguro y qué cubre y analices si en realidad vale la pena.

Computadoras

En general, la garantía adicional de una computadora no vale la pena. Un estudio de Consumer Reports indicó que sólo el 8 por ciento de las personas que compraron la garantía extendida la usaron y 25 por ciento de esos que usaron su garantía extendida necesitaron algo adicional a lo que cubría la garantía.

Si compras una computadora usada y no tiene ninguna clase de garantía, ten en cuenta el precio que estás pagando por ella y el costo que tendría la garantía adicional. En muchas ocasiones, tampoco valdría la pena.