guía de compras navideñas

Un 'robo-periodista' dio la exclusiva del temblor en California

La primera nota que se subió el lunes a 'Los Angeles Times' sobre un temblor de 4.7 grados fue 'escrita' por un robot.

earthquake-47-quake.jpg
La nota escrita por Quakebot contenía toda la información relevante sobre el temblor: hora, magnitud y epicentro.Foto de Crédito: Los Angeles Times
 

En estos tiempos en los que los robots limpian nuestras casas, los drones dan cuenta de una jornada electoral y nuestros refrigeradores se preparan para conectarse a nuestros smartphones, no debería sorprendernos algo que está ocurriendo en el campo de las noticias.

Señoras y señores, con ustedes... los robo-periodistas. Y no, no nos referimos a los periodistas que se "roban" información de otras fuentes, sino a los robots que han sido programados para ... escribir noticias.

El caso más reciente ocurrió este lunes, cuando la primer noticia que se colgó en la página web de Los Angeles Times sobre un temblor que azotó el Sur de California fue "escrita" por un "robo-periodista".  La nota de varios párrafos tardó apenas unos tres minutos en subirse a Los Angeles Times, convirtiéndolo en el primer medio en reportar sobre el terremoto.


 

Según un reporte de Slate magazine, la "robo-nota" se hizo posible gracias a Quakebot, un algoritmo desarrollado por el periodista y programador Ken Schwencke, de Los Angeles Times. Dicho algoritmo, explicó Schwencke, funciona con información de la Encuesta Geológica de EE.UU. y está programado para extraer los datos más relevantes e introducirlos en un documento ya pre-programado que luego debe ser revisado y editado por un editor de carne y hueso. (¡Uf, menos mal!)

El reporte del temblor fue publicado apenas tres minutos después de ocurrido. Si bien no fue precisamente un reportaje digno de un premio Pulitzer, sí contenía toda la información pertinente, incluyendo la hora en que ocurrió (6:25 am hora del Pacífico de EE.UU.), su magnitud (4.7 grados en la escala de Richter) y en dónde tuvo su epicentro (a seis millas de Beverly Hills y siete millas de Universal City).

Nada mal para un robot que, además, parece escribir sin faltas de ortografía.