CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Un grupo de científicos está desarrollando gravedad artificial que no te haga vomitar

Dame las vueltas que quieras.

herdmachine

El investigador Torin Clark de la Universidad de Colorado Boulder.

Captura de pantalla por Amanda Kooser/CNET

Star Trek la tiene. Star Wars la tiene. Battlestar Galactica la tiene. En la mayoría de universos de ciencia ficción todo el mundo camina en gravedad artificial pero, a pesar de la náusea que pueda causar este tipo de magia tecnológica, nadie vomita. Un grupo de investigadores de la Universidad de Colorado Boulder quiere convertir este sueño de ciencia ficción en realidad.

La pérdida de hueso y músculo son solo dos de los problemas asociados con el paso de períodos largos de tiempo en un ambiente sin gravedad. El problema se vuelve más importante cuando estamos considerando enviar astronautas de nuevo a la Luna y después a Marte. 

Un voluntario sentándose en un simulador de gravedad artificial.

CU Boulder/Torin Clark

Una de las formas más fáciles de crear gravedad artificial es darle vueltas a la gente en un centrifugador. La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) han estado probando este concepto con voluntarios en la Tierra. Y sí, los mareos son un problema serio.

El equipo de Colorado ve a los futuros astronautas yendo a una habitación con gravedad artificial en la que pasar tiempo para contrarrestar los efectos negativos de vivir en un entorno sin peso. Pero no quieren que los viajeros espaciales se mareen.

Los científicos están desarrollando una manera de lidiar con los síntomas. Esta forma se da cuando le das vueltas a una persona y esa persona gira la cabeza. El oído básicamente se altera un poco, causando una sensación de caída y mareo.

El equipo da vueltas a un grupo de voluntarios sentados en un centrifugador, pero empieza a hacerlo de forma increíblemente lenta, a un ritmo de una rotación por minuto. Una vez que la persona se ha acostumbrado, los investigadores pueden incrementar el ritmo de las rotaciones paulatinamente y los voluntarios pueden llegar hasta 17 vueltas por minuto.

Reproduciendo: Mira esto: Apollo 11: Así reaccionó el mundo a la llegada de la...
4:33

"El objetivo de nuestro trabajo es tratar de que más gente piense que tal vez la inteligencia artificial no es algo tan loco", dijo la estudiante de doctorado Kathrine Bretl en un comunicado de prensa de la universidad. "Tal vez tenga un lugar fuera de la ciencia ficción".

La universidad publicó un video que muestra el centrifugador en acción. Se llama Human Eccentric Rotator Device (HERD) o Dispositivo Rotador Excéntrico de Humanos. El dispositivo es lo suficientemente compacto como para caber en una habitación pequeña.

"Según lo que sabemos, básicamente cualquiera puede adaptarse a estos estímulos", dijo el ingeniero aeroespacial Torin Clark de la Universidad de Colorado Boulder, coautor de un estudio sobre el método para girar publicado en el Journal of Vestibular Research en junio. 

La habilidad de los voluntarios de aclimatarse al centrifugador es prometedora y nos lleva a algunas preguntas adicionales, incluyendo cuánta gravedad artificial sería necesaria para contrarrestar los impactos negativos de vivir en el espacio.

El estudio apunta a un posible futuro en el que los astronautas hagan pausas para girar. No es como Star Trek, pero podría funcionar.