CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Un equipo de científicos en Suecia cultiva rosas 'cyborg'

Científicos de un laboratorio de electrónicos orgánicos han creado plantas de rosas vivientes que contienen circuitos electrónicos en sus venas.

Ciencia

Cuando piensas en cyborgs, las plantas no son lo primero que se te viene a la mente. Pero es momento de que cambies esa noción.

Un equipo de investigadores del Laboratorio de Electrónicos Orgánicos de la Universidad Linköping en Suecia ha logrado cultivar rosas con circuitos electrónicos incorporados en sus sistemas vasculares. Los resultados del estudio se publicaron en la revista Science Advances.

El equipo, encabezado por el profesor Magnus Berggren, ve varias posibilidades en este proyecto, que incluyen la monitorización y regulación del crecimiento de la planta, y el potencial de utilizar la fotosíntesis como una manera de generar electricidad.

El proyecto no ha llegado a esta fase aún, pero el equipo ha sido capaz de cambiar el tono de color de las hojas de una rosa al administrar una corriente eléctrica al sistema. Este hallazgo es el resultado de dos años de investigación y desarrollo y abre nuevas avenidas para estudiar los procesos internos de una planta.

Científicos suecos están cultivando rosas con circuitos electrónicos en sus sistemas vasculares.

Universidad Linköping

"Anteriormente, no contábamos con buenas herramientas para medir la concentración de varias moléculas en las plantas vivientes", dijo Ove Nilsson, coautor del artículo y profesor de biología de la reproducción en las plantas de la Universidad Umeå. "Ahora podemos influenciar la concentración de varias sustancias en una planta que regula el crecimiento y el desarrollo. Veo grandes posibilidades de aprender más".

Esta ilustración demuestra el sistema vascular de la rosa.

Universidad Linköping

Los investigadores están utilizando la propia arquitectura y biología de la planta. Pero llegar a ese punto no fue fácil. La idea se centró en introducir polímeros conductivos en el sistema de la planta. Estos se disolvieron en agua, y se cortaron los tallos de las rosas para luego ponerlos en agua y observer si el polímero iba a ser seleccionado por el xilema de la planta, que es el canal en el tallo de una planta que se encarga de transportar agua a las hojas.

El equipo probó más de una docena de polímeros que no funcionaron, ya que envenenaban a la planta, estancaban el xilema o hacían ambas cosas.

Los científicos lograron el éxito con un polímero llamado PEDOT-S:H. Cuando los tallos cortados de las rosas se colocaban en una solución de PEDOT-S:H, estos absorbían con facilidad el material. Las plantas vivientes también lo absorbieron, aunque de una manera más lente, a través de su sistema de raíces. El polímero creó una fina película dentro del xilema, formando eventualmente un cable sólido de unos 10 centímetros de longitud, el cual el equipo utilizó para crear un transistor básico. El xilema también continuó absorbiendo agua y otros nutrientes de manera normal.

El equipo también envió una variante de PEDOT junto con una nanocelulosa dentro de las hojas de la rosa. La celulosa forma una pequeña estructura en 3D similar a una esponja dentro de las hojas, y los bolsillos en la esponja se llenan de polímeros. Esto crea células electroquímicas, alimentadas por electrolitos que se encuentran en el líquido de las hojas. Cuando se le administra una corriente eléctrica, esto cambia un poco el tono de las hojas.

"Ahora podemos realmente hablar de plantas poderosas. Podemos colocar sensores en las plantas y utilizar la energía que se forma en la clorofila, producir antenas ecológicas o producir nuevos materiales. Todo ocurre de manera natural, y utilizamos el propio y único sistema de las plantas", dijo Berggren.

"Por lo que sabemos, no se han publicado resultados de investigaciones sobre electrónicos producidos en plantas", dijo. "Nadie ha hecho esto".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO