Un año después, Tizen pone la mira en los relojes inteligentes y autos

Ha pasado un año desde que Samsung mostró Tizen por primera vez en un teléfono. CNET investiga dónde está ahora este sistema operativo 'open source' y hacia dónde se dirige.

tizen-samsung-year-on-mwc-22_610x458.jpg
Crédito: Andrew Hoyle/CNET
Samsung se lució en el Mobile World Congress del año pasado con el debut de su primer dispositivo de referencia que no funciona con Android, sino con Tizen, un sistema operativo open source creado por Samsung e Intel, entre otros. Así las cosas, ¿qué ha cambiado este año?

Los cambios han sido importantes, no sólo en el look y el diseño del software, sino en su aplicación. Mientras el año pasado los titulares eran que Samsung usaba Tizen en sus teléfonos, el sistema operativo se ha convertido desde entonces en el preferido de numerosos dispositivos conectados y tecnología de vestir.

Esta semana, Samsung reveló su nueva línea de smartwatches, como el Gea2 y el Gear 2 Neo, que dejaron atrás el software Android de la primera generación Gear y ahora funcionan con Tizen.

El software también está presente en la cámara NX300 de Samsung e Intel lo usa en su próxima generación de servicios de entretenimiento en automóviles que se implementará en los vehículos Land Rover y otros fabricantes que todavía no han sido anunciados. Samsung también anunció que su primer teléfono con Tizen llegará al mercado más adelante este año, aunque no ha ofrecido más detalles.

Pero eso no es todo. Tizen probablemente también tendrá presencia en la tecnología de conexión del hogar, desde refrigeradores hasta termostatos. Su instalación en tal gama de productos pudiera considerarse un gran reto, pero Tizen confía en ser la opción adecuada para muchas compañías.

tizen-samsung-year-on-mwc-28_610x407.jpg
Intel trabaja con Tizen para llevar el software a sistemas de entretenimiento de vehículos. Crédito: Andrew Hoyle/CNET
El principal beneficio de Tizen en estos dispositivo - me contó  la empresa - es la naturaleza open source del software. La Fundación Tizen no tiene un control estricto sobre el software, lo que significa que cualquier fabricante puede adaptar el sistema operativo a sus necesidades, sea para un teléfono, un carro o un horno de microondas. También es muy flexible, lo que permite una amplia gama de cambios en el diseño de la interfaz. De hecho, la versión de demostración de Samsung comparte varias características estéticas con la interfaz TouchWiz que se usa en la línea Galaxy. El enfoque abierto de Tizen también significa que los fabricantes no están obligados a incluir ciertas aplicaciones o servicios.

El nivel de personalización le ha llamado la atención a varias compañías. Desde noviembre del año pasado, Tizen ha adquirido 51 aliados, entre ellos nombres importantes como eBay, ZTE, Sprint, Namco y Sharp, que trabajan en incorporar Tizen a sus productos y en desarrollar aplicaciones para la plataforma.

Después decidieron echarle un vistazo con más detalle al software en un teléfono parecido al Galaxy de Samsung. Al igual que Android, la interfaz se basa en varias pantallas, con iconos de aplicaciones y live widgets, llamados dynamic boxes, colocadas en la parte inferior. Estas cajas te permiten sacar más información sin necesidad de cargar una aplicación.

tizen-samsung-year-on-mwc-9_610x458.jpg
Tizen en un teléfono de Samsung. Crédito: Andrew Hoyle/CNET
El software tiene un look funcional y Samsung ha agregado algunos detalles, como la capacidad de acceder a la aplicación de la cámara en una ventana que flota sobre la interfaz, parecido al Pop Up Play en el Galaxy S4. Samsung no ha confirmado oficialmente cuando incluirá Tizen en sus teléfonos y se ha limitado a decir que será en algún momento de este mismo año. Aunque Tizen quizás no es muy conocido entre el público, tener al mayor nombre del sector detrás debe significarle un impulso considerable.

Pero hasta el próximo año no sabremos si el apoyo de Samsung e Intel le permitirá a Tizen competir en serio con Android.

Close
Drag