CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

​Uber obligada a poner fin a su sueño autónomo en San Francisco

La compañía, que se había negado a sacar los vehículos de las calles de su ciudad natal, se enfrentó al departamento de transporte de California, y perdió.

Bye, bye autos autónomos. California no les permitirá conducir en sus carreteras.

James Martin/CNET

Uber perdió esta vez.

La compañía de autos a pedido tuvo que poner fin a su experimento de autos autónomos en San Francisco iniciado la semana pasada, después de que las discusiones con las autoridades del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés) de California desembocaran en una jugada maestra del organismo que revocó las matrículas de los 16 vehículos que formaban parte del programa.

Según reportó The New York Times, Uber dijo en un comunicado que se había visto obligada a finalizar el programa de vehículos autónomos en San Francisco por el que había estado luchando. Y es que desde su lanzamiento, la compañía dejó claro su interés en no dar su brazo a torcer ante la DMV, que le dejó claro que no tenía los permisos necesarios para que sus autos circularan sin conductor por las calles de la ciudad.

En una batalla sin cuartel, Uber dijo que no necesitaba los permisos, porque las leyes hacían referencia a la necesidad de los mismos únicamente cuando los vehículos eran totalmente autónomos, y en su caso tenían un conductor de seguridad que podía hacerse cargo del mismo si fuera necesario.

Finalmente la DMV decidió hacerle "jaque" a Uber. Al no acatar las órdenes del departamento y esperar por sus permisos, el organismo decidió dejar sin efecto las matrículas de los autos autónomos, lo que les impide circular por todo el estado de California.

"Ahora estamos viendo en dónde podemos reasignar estos automóviles, pero seguimos comprometidos al 100 por ciento con California y redoblaremos nuestros esfuerzos para desarrollar reglas viables a nivel estatal", dijo la compañía, según publicó el Times.

Aunque los autos de Uber ya no podrán hacer sus pruebas en California, la compañía todavía mantiene un proyecto piloto en Pennsylvania y otro en Pittsburgh. Este no es el primer revés de la empresa este año, sobre todo si tenemos en consideración que tuvo que abandonar su apuesta por China y aliarse con la competencia y porque ha estado retirando parte de su flota en algunos países de Europa, según precisa el Times.

Además de este proyecto de autos autónomos, Uber también ha decidido innovar en Europa. Específicamente ha lanzado en Madrid un nuevo servicio llamado UberONE, con el que dará servicio con autos Tesla Model S de forma ecológica.