CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Industria de la tecnología

Inversionistas de Uber exigen cambios en la cultura de la empresa

Los primeros partidarios que apoyaron a la compañía dicen estar "decepcionados" por una cultura plagada de falta de respeto, falta de diversidad y tolerancia por el acoso.

thenewuberapp01c.jpg

Los inversionistas de Uber, Mitch y Freada Kapor, dicen que la compañía necesita hacer más para combatir la discriminación en el lugar de trabajo.

Uber

En la moda típica de Silicon Valley, los inversionistas de capital de riesgo se han mantenido relativamente tranquilos sobre el último escándalo de Uber. Pero eso parece estar cambiando.

Dos inversionistas que apoyaron a Uber en sus inicios criticaron a la compañía esta semana, diciendo que necesita arreglar su cultura empresarial y hacer más para combatir el acoso sexual y la discriminación de género.

"El éxito excesivo de Uber en términos de crecimiento de cuota de mercado, ingresos y valoración es impresionante, pero eso nunca puede excusar una cultura plagada de falta de respeto, cliques de exclusión, falta de diversidad y tolerancia por el acoso y el hostigamiento en distintas formas", dijeron los inversionistas Mitch y Freada Kapor en una carta abierta al directorio de Uber y a los inversionistas.

La crítica llega hacia el final de una semana larga para Uber. El domingo, la ex ingeniera Susan Fowler escribió una entrada en el blog alegando que ella y otras mujeres empleadas de la compañía fueron acosadas sexualmente. También detalló una cultura caótica en toda la compañía donde abunda el sexismo y prácticas de negocios poco profesional.

El presidente ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, se disculpó y prometió llevar a cabo una investigación interna sobre el asunto, supervisada por la consejera Arianna Huffington y por el ex fiscal general Eric Holder. La compañía también se comprometió a publicar sus estadísticas de diversidad por primera vez.

Uber es la empresa respaldada con capital de riesgo de mayor valor en el mundo. Los analistas dicen que podría valer hasta US$68,000 millones. Su premisa es simple: como un servicio de paseos compartidos que empareja a conductores con pasajeros a través de una aplicación móvil. Desde su fundación en 2009, Uber ha crecido hasta convertirse en uno de los mayores servicios de choferes a pedido del planeta, con más de 40 millones de pasajeros activos mensuales y operaciones en más de 450 ciudades en más de 70 países.

La compañía es conocida por sus tácticas competitivas y por su lucha diaria contra reguladores y rivales. En su mayor parte, Uber ha superado controversias pasadas relativamente indemnes, pero este último escándalo podría ser diferente.

El acoso sexual y la falta de diversidad de género en Silicon Valley se han convertido en preocupaciones clave para muchas empresas de tecnología. Las mujeres representan alrededor del 30 por ciento de la fuerza de trabajo en las principales empresas de tecnología, pero ocupan sólo el 15 por ciento de los papeles técnicos.

En una encuesta realizada en 2016 entre 200 mujeres que habían trabajado en Silicon Valley durante más de 10 años, el 60 por ciento de las encuestadas dijeron haber recibido avances sexuales no deseados; el 65 por ciento dijo que esos avances provenían de un superior y una de tres dijeron estar temerosas por su seguridad personal.

En su carta abierta al directorio de Uber, los Kapor (que son cónyuges e inversionistas de Kapor Capital) dijeron haber visto dos patrones en Uber. En uno, la compañía va "pidiendo disculpas y prometiendo cambiar, sólo para volver rápidamente a su estatus como de costumbre", y una segunda, en la que los inversores "rara vez, si alguna vez, llaman la atención sobre un comportamiento indesculpable de los fundadores".

"Ambos patrones necesitan cambiar", escribieron los Kapor.

Los Kapor dicen que invirtieron en Uber en 2010 y trabajaron durante años tras bambalinas para tratar de influir en la cultura de la empresa y aumentar la diversidad de los empleados, pero sin éxito.

"Estamos hablando ahora porque estamos decepcionados y frustrados", escribieron. "Sentimos que hemos llegado a un callejón sin salida al intentar influir en la empresa, en silencio, desde el interior".

Los Kapor dijeron que no es demasiado tarde para Uber si la compañía hace más para ser abierta y transparente. En lugar de contratar a insiders, como Huffington y Holder, para llevar a cabo la investigación de las acusaciones de Fowler, los Kapor dijeron que Uber debería contratar investigadores independientes.

"Como inversionistas, ciertamente queremos que Uber tenga éxito, pero el éxito debe ser medido en algo más que sólo ganancias monetarias", escribieron los Kapor.

Pero Uber parece que se quedará con Huffington y Holder, al menos por ahora. La empresa respondió a la solicitud de comentarios con la siguiente declaración de Holder y su socia en la firma de abogados, Tammy Albarran.

"No dejaremos ninguna piedra sin mover en nuestro trabajo y todas las voces serán escuchadas", dijeron Holder y Albarran. "Seremos minuciosos, imparciales y objetivos, y estamos llevando a cabo este análisis con el más alto grado de integridad y profesionalidad."