Uber es acusada de robar la tecnología detrás de su app

Una demanda en contra de la compañía de choferes a pedido alega que la tecnología original para su app fue robada de otra 'startup'.

chris-dolan.jpg
Christopher Dolan es el abogado que representa al empresario Kevin Halpern en su demanda contra Uber por supuestamente robar secretos comerciales. Dara Kerr/CNET

Uber, que se enfrenta a demandas de conductores, pasajeros y reguladores sobre su servicio de choferes a pedido, ahora está siendo acusada de robar secretos comerciales de un hombre que dice que él inventó la tecnología detrás de su aplicación.

El empresario Kevin Halpern dice que fundó una empresa llamada Celluride Wireless en 2002 que utiliza tecnología móvil para hacer coincidir conductores con pasajeros. Halpern, que tiene su sede en California, afirma que compartió los secretos comerciales de Celluride con el presidente ejecutivo y cofundador de Uber, Travis Kalanick, durante un período de tiempo a partir de 2006 y que supuestamente Kalanick robó tecnología de Halpern y lo cortó para lanzar Uber.

Halpern "pasó siete años en el desarrollo de tecnología que, según él es la base de la aplicación de Uber", dijo el abogado de Halpern, Christopher Dolan, durante una conferencia de prensa en su oficina de abogados en San Francisco el jueves. "Él se ha quedado fuera de la empresa."

Una portavoz de Uber dijo: "Estas afirmaciones son totalmente infundadas. Nos defenderemos vigorosamente contra ellos."

Uber, fundada en 2009, ofrece una aplicación móvil que permite a los pasajeros pedir un conductor privado desde su smartphone. La compañía inició sus operaciones en San Francisco y ahora es el servicio de choferes a pedido más grande del mundo, operando en más de 250 ciudades en 57 países.

Es también la segunda empresa financiada por capital de riesgo más valiosa del mundo, con una valoración de US$41,200 millones. La No. 1 es la fabricante de teléfonos inteligentes de China Xiaomi, con una valoración estimada en US$46,000 millones, según The Wall Street Journal. La semana pasada, hubo rumores de que Uber le ganaría a Xiaomi con nuevos fondos procedentes que podrían valorarla en US$50,000 millones.

Además de demandar a Uber, Halpern también presentó demandas contra Kalanick; el cofundador de Uber, Garrett Camp; los inversores de capital de riesgo -- Benchmark Capital, Founder Collective y First Round Capital. La demanda fue presentada el jueves en una Corte Superior de San Francisco.

Las tres empresas de capital d riesgo no respondieron a nuestras solicitudes para hacer comentarios.

Travis Kalanick, cofundador y presidente ejecutivo de Uber, está siendo acusado de robar secretos comerciales para lanzar Uber. Boston Globe vía Getty Images

Las demandas contra empresas de tecnología valoradas en mucho dinero no son poco comunes en Silicon Valley, con personas que dicen que su tecnología se copió, fue víctima de apropiación indebida, o incluso que las patentes fueron violadas. Le ha sucedido a Facebook, a Apple con el iPhone, y a Google para muchos de sus productos.

Halpern afirma que trabajó en el plan de arquitectura y de negocios para Celluride Wireless de 2002 a 2008. Él dice que construyó una prueba beta y modelo para el servicio de choferes, pero que él no presentó las patentes o derechos de autor. Su abogado dijo que Halpern tiene una cápsula del tiempo que contiene sus planes originales y que está encerrada en una caja fuerte.

Halpern dice que confió a Kalanick con la tecnología y que sólo tenían un acuerdo de confidencialidad verbal. Los dos se habrían reunido varias veces para hablar de la tecnología de Celluride, el financiamiento y una potencial relación comercial, de acuerdo con documentos judiciales presentados por Dolan. Antes de presentar la demanda contra Uber, Halpern dice que trató de negociar con la empresa para resolver el asunto de forma privada el pasado otoño.


"Esta es una acción importante por el señor Halpern", dijo Dolan. "No es algo que él tomó a la ligera."

Halpern presentó una demanda similar contra el emprendedor en serie Anu Shukla en 2009. En esa demanda, Halpern alegó ser co-fundador de una empresa que fundó Shukla. Ese caso fue desestimado en 2014 y Dolan afirma que el asunto se resolvió entre las dos partes.

Decenas de demandas han sido presentadas en contra de Uber en los últimos años. Los conductores han presentado quejas alegando que el servicio los clasifica de manera ilegal como contratistas en lugar de empleados, lo que significa que Uber no tiene que pagarles compensaciones, beneficios o seguro de salud. Los pasajeros, por su parte, han demandado por supuestas agresiones realizadas por los conductores Uber que supuestamente no tenían controles de antecedentes adecuados.

Y reguladores del gobierno en EE.UU., Alemania, España, Francia y otros países han demandado Uber por reclamos que incluyen supuestos engaños a los pasajeros, competencia desleal con los taxis y por operar ilegalmente.

La queja de Halpern contra Uber dice que sufrió daños por una cantidad indeterminada que sería mayor a los US$1,000 millones. "Él quiere demostrar que los jóvenes empresarios pueden hacer frente a las mayores corporaciones cuando sienten que han sido perjudicados", dijo Dolan.

Close
Drag