guía de compras navideñas

Uber, bajo escrutinio, controla los daños pero ¿es suficiente?

Tras ser calificada como una firma 'arrogante' que no respeta la privacidad, el servicio de chofer y taxis bajo pedido quiere ser un miembro 'positivo' de su comunidad.

uber choferes problemas
Luego de enfrentarse al escrutinio público, Uber quiere que la gente vuelva a tener confianza en el servivio.Foto de Pablo Blazquez Dominguez/Getty Image

Esta no podía ser una peor semana para Uber, el servicio de chofer bajo pedido.

El servicio ha estado en el ojo del huracán desde el lunes cuando se dio a conocer la noticia de que uno de sus ejecutivos, Emil Michael, dijo que pagaría US$1 millón para investigar periodistas. ¿El objetivo? Para "hallar tierra en los medios de comunicación que la critican", según reportó BuzzFeed.

Desde entonces, casi todos los medio de comunicación importantes en EE.UU. han escrito artículos, blogs y comentarios explorando la cultura corporativa de Uber, sus prácticas comerciales y puntos de vista sobre la privacidad.

Esos titulares son la peor pesadilla de cualquier ejecutivo de relaciones públicas. "Uber ya no puede ver la diferencia entre ser innovador y ser un cretino", sugirió el Washington Post. "La arrogancia en los altos mandos de Uber está dañando a la compañía", escribió Los Angeles Times. Y "Uber, una empresa naciente está creciendo tan rápido que podría perderse", escribió The New York Times.

Por si todo esto fuera poco, el senador demócrata Al Franken envió una carta al presidente ejecutivo de Uber, Travis Kalanick luego de que se diera a conocer que un ejecutivo de la compañía en Nueva York monitorizó el trayecto de una reportera de BuzzFeed sin su consentimiento.

Uber necesita hacer algún control de daños serio. Pero no esperes un mea culpa de la compañía, que es famosa por ser súper agresiva. En cambio, Uber tiene el objetivo de mostrar que es un "miembro positivo de la comunidad", incluyendo el "fortalecimiento" de sus prácticas de privacidad, ofreciendo ofertas para la época de fiestas y más incentivos a los conductores.

Uber anunció el jueves que está trabajando con el conocido experto en privacidad de datos, Harriet Pearson, y su bufete de abogados Hogan Lovells.

"La historia de viaje de nuestros pasajeros es una información importante y entendemos que debemos tratarla con cuidado y con respeto, protegiéndola de accesos no autorizados", escribió la portavoz de Uber, Natalia Montalvo en un blog anunciando la noticia.

Uber ha encargado a Pearson la revisión de su programa de privacidad de datos para que sugiera cambios. Uber también envió correos electrónicos promocionales a los pasajeros. Un correo electrónico le pide a los pasajeros una donación de US$10 para ayudar a alimentar a los necesitados durante el Día de Acción de Gracias y, a cambio, Uber dará a los usuarios un bono de US$10 para una comida de su socio, Munchery.

Uber también se acercó a los conductores. Su nuevo programa Momentum, lanzado esta semana, ofrece recompensas "exclusivas" a los conductores, tales como descuentos de mantenimiento de automóviles y recomendaciones de seguro de salud. No está claro si promociones para pasajeros y conductores se lanzaron antes -- o después -- de la controversia.

La compañía no respondió a reiteradas solicitudes de CNET para hacer comentarios.

La pregunta ahora es: ¿son estas iniciativas suficientes para salvar la reputación de Uber? Uber no es la única compañía que ha tenido que lidiar con una tormenta de fuego creada por las acciones de sus propios ejecutivos. En junio, la minorista American Apparel despidió a su fundador, presidente y director ejecutivo Dov Charney después de investigar una serie de acusaciones de mala conducta personal, incluyendo la reserva de vuelos de líneas aéreas para sus padres utilizando dinero de la compañía y permitiendo la liberación de fotos íntimas de una ex empleada que lo estaba demandando por acoso sexual. Charney llamó a esas acusaciones "sin fundamento". Más tarde fue contratado nuevamente como "consultor estratégico" para la empresa.

No está claro si American Apparel ha resistido los peores aspectos de la conducta de "chico malo" de su presidente ejecutivo.

Jason Hanold, socio gerente de la firma de búsqueda de ejecutivos Hanold Associates, dijo que las personas tienden a apoyar a las empresas que les hacen la vida más fácil, a pesar de sus ejecutivos -- pero sólo hasta cierto punto.

"Todo lo que hacen [los ejecutivos] envía un mensaje acerca de su propia cultura corporativa y su propia tolerancia al comportamiento", dijo Hanold. "¿Existe el verdadero aprendizaje? ¿Hay una verdadera humildad que llega con eso?" Algunos críticos cuestionaron por qué Michael no fue despedido por sus comentarios - preguntándose si el sentimiento de ese ejecutivo de Uber refleja la cultura corporativa de la empresa.

Kalanick publicó una serie de tuits a principios de esta semana pidiendo disculpas por los comentarios y diciendo: "Yo creo que las personas que cometen errores pueden aprender de ellos", y dijo, esencialmente, que Michael permanecerá en la compañía.

Para que Uber logre limpiar su nombre tendrá que demostrar que ha aprendido de sus errores y que los está corrigiendo, dijo Hanold.