CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Uber alquiló autos inseguros a conductores: reporte

La empresa compró vehículos Honda Vezel retirados del mercado a sabiendas de que podían recalentarse e incendiarse y los ofreció a sus choferes en Singapur.

Uber puso en peligro a conductores y pasajeros al comprar y alquilarles vehículos que habían sido sacados de circulación por desperfectos.

Justin Sullivan/Getty Images

Las aguas parecían haberse calmado en Uber, pero las alarmas han saltado de nuevo. La empresa de choferes a pedido ha vuelto a la primera plana, aunque en esta oportunidad no por los casos de machismo, sino porque habría comprado vehículos inseguros para sus conductores.

Koh Seng Tian, un chofer de Uber en Singapur experimentó en carne propia las malas decisiones de la sede local de Uber. En enero, después de dejar a un pasajero, su auto comenzó a oler a humo, y repentinamente las llamas saltaron a través del tablero, derritiendo el interior y haciendo un agujero del tamaño de una pelota de fútbol en el parabrisas, según explicó The Wall Street Journal.

El vehículo del conductor era un Honda Vezel, que según el reporte Uber Singapur sabía había sido retirado del mercado en abril del año pasado, debido a problemas que suscitaban recalentamiento e incluso incendios espontáneos.

Uber Singapur compró hasta 1,000 de estos autos y los alquiló a los choferes locales sin hacer cambios o reparaciones para evitar el desperfecto, según los correos electrónicos a los que tuvo acceso la fuente.

La sede principal de Uber en San Francisco desconocía supuestamente el desperfecto de los autos e inició tres días después de la explosión del vehículo un plan de respuesta, que incluía sacar de circulación los defectuosos y dejar en carretera los que podían esperar las piezas de repuesto.

La compra y alquiler de autos por parte de Uber es algo poco común en la empresa, que creó una unidad aparte en 2015 en Singapur, uno de sus primeros mercados en Asia, llamada Lion City Rentals,, y a través de la cual los conductores podían pagar US$50 al día por el vehículo. 

Este es solo otro episodio en el turbulento año de Uber, que inició con enfrentamientos en las pruebas de sus autos autónomos en San Francisco, en donde les requirieron un permiso, y que continúo con la carta de una ex trabajadora que dio a conocer la cultura machista de la empresa.

Travis Kalanick, fundador de Uber, tuvo que abandonar su puesto de presidente ejecutivo en la empresa por consejo de buró de la compañía. Haciéndose a un lado, intenta limpiar parte de sus errores personales, entre los que puede contarse su paso como asesor del presidente Donald Trump, consejo que abandonó después de que la compañía sufriera un boicot desde Nueva York en medio de protestas en contra de la administración de la Casa Blanca.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO