CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Mis 15 minutos de fama en Twitter

[Opinión] ¿Qué se siente ser tuitstar? Un video de dos jóvenes cantantes me enseñó un par de cosas sobre la viralidad de las redes sociales.

Siempre me han dado envidia (de la buena) esos tuiteros estrella que cuelgan algo a su cuenta de Twitter y, en cuestión de segundos, reciben miles de likes, comentarios y retuits. Nunca me había pasado... hasta hace unos días, cuando pude experimentar –al menos durante un breve tiempo– lo que se siente ser un tuitstar.

El 21 de enero, buscando en la Web un enlace con los acordes para guitarra de "Creep", una canción de Radiohead que me gusta mucho, me topé con un video de las audiciones para The Voice Kids Alemania en el que unas hermanas muy jóvenes hacen una interpretación bastante inusual de esa canción. El video, que luego encontré en esta cuenta de Twitter, me llamó mucho la atención, sobre todo porque después de escucharlo una y otra vez, no estaba convencida de si me gustaba realmente –o no. Sin embargo, no podía dejar de verlo. Era una de esas cosas que no puedes dejar de hacer. Le piqué play una y otra vez y, al final, decidí que era digno de ser compartido en mi propia cuenta.

Tuiteé el video con el siguiente mensaje (en inglés): "Una vez dije que nadie (que no sea Radiohead) tiene permitido cantar 'Creep'. Retiro lo dicho". Eran pasadas las 10 de la noche de un jueves cualquiera, así que lo tuiteé, seguí mi búsqueda de acordes de guitarra y prácticamente me olvidé del tema... hasta que las notificaciones empezaron a plagar mi teléfono.

Este fue el tuit original.

En cuestión de minutos, empecé a ver, en tiempo real, cómo el tuit generaba reacciones, comentarios retuits y likes, viendo con sorpresa que muchos tuiteros famosos, incluyendo actores, personajes de la radio y la TV e incluso muchos periodistas estrella a quienes sigo (pero no me siguen) lo citaban o simplemente retuiteaban, generando así una reacción en cadena. Más allá de los números (al cierre de edición, el tuit tenía casi 87,000 retuits y más de 340,000 likes), lo más interesante fue ser testigo –también en tiempo real– de acaloradas discusiones entre los que amaban y los que odiaban la interpretación de la chicas, que luego descubrí se llaman Mimi y Josefin.

A lo largo de varios días, fui observando cómo el mismo tuit ganaba impulso por regiones y luego por países, empezando por Brasil y luego Corea del Sur desde donde llegaban una multitud de comentarios, RT y likes, muchos de los cuales apenas podía entender. Otra consecuencia de esta "viralidad" fue que gané muchos seguidores: unos 3,000 en apenas seis días, según mis cálculos.

Similar a lo que experimentó mi colega Gabriel Sama cuando uno de sus posts en Instagram se hizo viral, me di cuenta de algo que ocurre cuando estás en modo "viral": se vuelve muy difícil interactuar con otras personas, responderles o siquiera darles like a sus comentarios u opiniones. De hecho, las reacciones se salieron tanto de control, que de plano decidí silenciar la conversación no sin antes "conocer" algunas personas muy chévere con las que ahora nos seguimos mutuamente.

Ocho días después de esta "aventura", sigo pensando que "Creep" es una canción no apta para que la cante todo mundo, pero también descubrí –gracias a uno de los más de 3,000 comentarios al dichoso tuit–– que hay algunas versiones maravillosas de la canción, incluyendo esta de Haley Reinhart o esta otra de Prince en Coachella que por alguna razón había echado al olvido.

Mi estatus de tuistar pasó a mejor vida y al final desistí del proyecto de sacar "Creep" en la guitarra. Pero para los interesados, aquí les dejo el video original de Mimi y Josefin que –por razones que ahora entiendo mejor– ya tiene más de 13 millones de reproducciones en la página de YouTube de The Voice Kids –y sigue sumando.