guía de compras navideñas

Twitter: 23 millones de cuentas activas son 'bots'

En un nuevo documento, Twitter dijo que 'hasta un 8.5 por ciento' de las cuentas activas en la red social son actualizadas automáticamente.

twitteripo1610x436.jpg
Foto de CNET

En un documento presentado ante las autoridades bursátiles de Estados Unidos, Twitter reconoció que aproximadamente un 8.5 por ciento de todas las cuentas activas en la red social son actualizadas automáticamente, es decir, sin ninguna intervención de un ser humano. Esto representa aproximadamente 23 millones de cuentas que son bots (o robots), como se conocen estas actualizaciones automáticas en la jerga de las redes sociales. El total de usuarios activos de Twitter se estima en 271 millones.

La admisión de Twitter es un intento por clarificar una afirmación reciente en donde la red social decía que un 14 por ciento de los usuarios activos mensuales (MAU por sus siglas en inglés) acceden a la red social fuera del sitio web o la aplicación oficial móvil de Twitter. Esto incluye herramientas que usan el API de Twitter como TweetDeck y Twitter for Mac, que son utilizadas ampliamente por personas que tuitean mucho todo el tiempo, pero que Twitter no considera parte de sus estadísticas.

El reporte de Twitter es también parte de los esfuerzos de la red social por convencer a los inversionistas de que el número de usuarios activos va en aumento; algo que resulta clave en su esfuerzo por atraer más anunciantes y hacer del servicio uno que sea rentable y -por supuesto- que cumpla las expectativas de sus inversionistas ahora que es una compañía pública.

En cuanto al tema de los bots, éste no es para nada nuevo. Es más, su presencia en el Internet ha ido en aumento. Un estudio de 2013 de la firma Incapsula encontró que ya más del 61 por ciento de todo el tráfico web en el Internet está siendo generado por bots, un incremento del 21 por ciento frente a 2012. Gran parte de este incremento se debe a los 'bots buenos', es decir a esos agentes certificados o motores de búsqueda que nos ayudan a encontrar cosas y que han visto su presencia -y utilidad- crecer a pasos agigantados.

Pero están también los bots malos, esos que envían malware, correo spam o que posan como alguien más en busca de robar nuestra información. Según el mismo reporte de Incapsula, el tráfico de bots malignos no ha crecido tanto como el de los "buenos", es más, notó que en 2013 la actividad cayó de 2 por ciento a 0.5 por ciento frente a 2012.