CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Un bug en Twitter compartió los datos de ubicación de los usuarios de iOS

Si tienes más de una cuenta en Twitter para iOS, podría haber estado proveyendo tus datos de ubicación a la red social.

twitter-logo-app-phone-2

Twitter dice que un bug recogió datos de ubicación en dispositivos iOS.

Angela Lang/CNET

Un bug de privacidad de Twitter ha estado recolectando datos de ubicación en dispositivos iOS incluso cuando la función de rastreo de ubicación no estuviese activada, dijo la red social el lunes 13 de mayo. Twitter estaba también compartiendo esos datos de ubicación con una empresa socia de anuncios, según aseguró Twitter en un comunicado. 

El bug te afectó si has tenido más de una cuenta de Twitter abierta en el app iOS y tenía activa la función de ubicación exacta. Si la tenías activa en una cuenta en el app, el bug también activaba la función en todas las cuentas abiertas en el dispositivo, dijo Twitter. 

"Hemos solucionado el problema y estamos trabajando duro para asegurarnos de que no suceda de nuevo", dijo Twitter en el comunicado. "También nos hemos comunicado con las personas cuyas cuentas fueron afectadas para hacerles saber que el fallo ha sido arreglado".

Twitter no ha respondido a una solicitud de comentario sobre cuánto tiempo existió el fallo, y sobre cuántas personas fueron afectadas por el bug.

Esos datos fueron enviados a anunciantes para un proceso llamado "real-time bidding" o "subasta en tiempo real", en el que los anunciantes pagan por el espacio basado en la ubicación de las personas. Twitter informó que era su intención quitar los datos de ubicación de lo que le enviaba a sus socios anunciantes, pero no lo hicieron. 

Como una medida de seguridad añadida, Twitter ocultó los datos para que no fuesen "más precisos que un código postal o una ciudad", lo que significa que los datos de ubicación no se presentan como una dirección o movimientos de ubicación del usuario. Twitter dice que el bug no afectó a los handles de Twitter ni a las identificaciones únicas. 

La red social dijo que sus socios tuvieron esos datos por un corto período de tiempo, y los datos se borraron. Twitter no dijo cuál fue la longitud precisa de ese período. 

Como lo señala el sitio hermano de CNET, ZDNet, este es el cuarto bug que Twitter ha revelado en el pasado año. En enero, Twitter anunció que un fallo expuso los tuits protegidos de los usuarios de Android desde 2014. En septiembre, Twitter dio a conocer que un fallo envió los mensajes directos de los usuarios a los desarrolladores, quienes no se suponía debían recibir estos mensajes. Y en mayo de 2018, Twitter advirtió a sus 330 millones de usuarios que un bug guardó sus contraseñas en formato de texto en un registro interno.