CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

La nueva 'Twin Peaks' no es para todos

[Reseña con pocos 'spoilers'] No todo funciona en la nueva serie de Showtime. Pero si algo deja claro la tercera temporada de 'Twin Peaks' es que David Lynch sigue siendo fiel a sí mismo.

rr-20768-r.jpg

Kyle MacLachlan en una imagen de la nueva Twin Peaks.

Suzanne Tenner/SHOWTIME

Han cambiado muchas cosas en el panorama televisivo desde 1990, el año que se estrenó Twin Peaks. La serie de la ABC acabaría contando con dos temporadas, una cancelación televisiva y una película posterior -- Twin Peaks: Fire Walk with Me -- que no recibió demasiada buena acogida.

Tengo que confesar que nunca llegué a ver Fire Walk with Me. Y en realidad me retiré en algún momento de la segunda temporada de la serie, harta de tantas vueltas y falta de lógica. Pero la primera temporada de Twin Peaks me fascinó. Lo hizo hace unos meses cuando aproveché que la serie se podía ver en Netflix. Y también durante su estreno en los 90. Y es que para mí Twin Peaks es sinónimo de aquella época en la que descubrimos que las series podían ser proyectos personales y obras de calidad. Todavía recuerdo la campaña de televisión para promover el estreno de la serie en España.

"La obra maestra de la televisión de los 90", decía uno de sus tráilers.

Puedo estar de acuerdo con lo de que Twin Peaks fuera la obra maestra televisiva de los 90 -- siempre y cuando aceptemos que tiene que compartir el título con la otra gran serie de esa década: Northern Exposure (The Sopranos se estrenó en 1999, así que la considero más bien del siglo XXI) -- pero creo que nadie pretenderá que creamos que Twin Peaks vaya a convertirse en la gran obra maestra televisiva de esta década.

Para mí Twin Peaks es más una idea, un concepto, que una materialización en sí. La promesa de poder ver quién mató a Laura Palmer fue lo que me atrajo inicialmente a esa historia. Pero la resolución del asesinato acabó diluida hasta el punto de que dejara de importarme (y eso que soy una ávida consumidora de género negro). Tal vez ese fue el problema, que intentamos poner o calificar Twin Peaks como lo que no era: una serie sobre la resolución de un asesinato en un pueblecito lleno de personajes curiosos. Cuando en realidad la serie es una colección de estampas surrealistas que sólo a veces acaban teniendo un poco de sentido.

Y los nuevos episodios estrenados este 21 de mayo en Showtime son más de lo mismo. La nueva serie viene con guión de David Lynch y David Cross (encargados de los episodios originales de hace 25 años) y dirección de Lynch. Decir que Twin Peaks pone a prueba la paciencia del espectador moderno es quedarse corto.

rr-17130-r.jpg

Jake Wardle, James Marshall y David Lynch tras bastidores en Twin Peaks.

Suzanne Tenner/SHOWTIME


Lynch no se molesta en tratar de que haya una línea narrativa clara. En los dos primeros episodios de esta nueva temporada de la serie observamos cosas curiosas como éstas:

  • El agente Cooper (Kyle MacLachlan) sigue atrapado en el black lodge.
  • Su alter ego malote o doppelgänger anda suelto, lleva el pelo largo, una chaqueta de cuero y está obsesionado con encontrar a unos tales Darya y Ray no se sabe muy bien para qué.
  • Un hombre que vive en una cabaña en el bosque recibe un envío de cajas y vemos cómo las empieza a abrir.
  • Un joven está encargado de observar una caja de cristal con vistas a una ventana sobre Manhattan.
  • Laura Palmer (Sheryl Lee) está muerta pero podemos verla igualmente.
  • Las cosas parecen no haber cambiado mucho en el departamento del Sheriff de Twin Peaks: misma recepcionista y mismo personal.
  • La señora del leño quiere que investiguen una premonición que ha tenido el leño en sí acerca del agente Cooper.
  • Nos prometen que habrá donas y café.
  • Hay un asesinato en Buckhorn, Dakota del Sur. Pero no, la acción no va a centrarse en esto. Al menos no del todo.
  • El presunto asesino es un director de colegio. Su esposa tiene un affaire con el abogado de él.
  • Y varias cosas más que en realidad no sé como poner en palabras y estoy convencida de que Lynch quiere que no puedan simplificarse precisamente a eso, oraciones inteligibles.

Por un momento, al empezar a ver los primeros episodios de la nueva Twin Peaks, creí que necesitaría un "Previously on..." más de lo que nunca antes lo había hecho. Pero en realidad no creo que sea necesario. Quiero decir que seguir la serie es igual de difícil sabiendo o no lo que ha pasado antes. No creo que Lynch se limite a pretender siquiera que esto es una historia típica.

A su favor hay que decir que es la antítesis de la televisión de fórmula. No tiene nada que ver con NCIS o CSI o cualquier otra serie procedimental de asesinatos. No tiene que ver con nada en realidad. Si hay una cualidad buena en Twin Peaks es que es completamente impredecible.


También que no es una serie para todos. Mi impresión es que a los fans de Lynch -- los que consiguieron que Mulholland Drive no les enfadara e incluso fueron a ver Inland Empire -- les encantará. Al resto es posible que nos deje bastante indiferentes o simplemente nos aburra, que simplemente sigamos viéndola porque sentimos que es lo que hay que hacer, hasta que nos agote la paciencia.

Porque si algo le falta a Twin Peaks es ritmo. La nueva temporada cuenta con 18 episodios, Showtime puso 4 a disposición de sus suscriptores coincidiendo con el estreno del 21 de mayo y a partir de entonces emitirá uno por semana. Hay pocas series de cable que tengan temporadas de 18 episodios. Los creadores de cable prefieren dedicarse a temporadas más cortas. Pero el dinamismo en Twin Peaks es diferente; es inexistente. Hay muchos tiempos muertos, silencios y cosas sin sentido que retratar, por eso Lynch debe necesitar 18 capítulos en lugar de los 10 ó 13 de rigor para la TV de calidad.

Al margen de su carácter único, hay otro elemento que redimió el arranque de la serie para mí: su música. No sólo ese tema clásico de Angelo Badalamenti que hay que decir que suena tan moderno ahora como en 1990. Esta es la canción que cierra el segundo episodio de la nueva Twin Peaks.

La nueva temporada de Twin Peaks puede verse en EE.UU. en Showtime. En España la serie se puede ver en Movistar Series Xtra. Netflix emite los nuevos episodios en América Latina, cada nuevo episodio estará disponible en la plataforma a la 1 am hora del Pacífico el día después de su emisión estadounidense.


¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook.