guía de compras navideñas

Tu voz es la nueva huella dactilar

Agnitio, una empresa española, líder en sistemas de biometría de voz, desarrolla una sistema para identificar sospechosos y utilizar grabaciones como prueba en procesos judiciales con la voz.

Close
Drag

Tu huella dactilar es única. Tu voz, también. Con esta premisa, la empresa española Agnitio lleva trabajando desde 2004 para desarrollar sistemas de reconocimiento de voz. Durante esta década, organizaciones como los departamentos de Defensa y Justicia estadounidenses, la Procuraduría General de la República en Mexico y la Guardia Civil española han utilizado su software para identificar sospechosos y utilizar grabaciones como prueba en procesos judiciales.

Agnitio, un spin off de la Universidad Politécnica de Madrid, trabaja en 37 países alrededor del mundo y tiene oficinas en Estados Unidos. El equipo más grande está en Madrid, España, con una treintena de personas. Ahora, la compañía se prepara para CES, en Las Vegas, donde presentará junto a la Alianza FIDO las aplicaciones de esta herramienta en transacciones electrónicas.

Para Emilio Martínez, director general de Agnitio, este es el comienzo del fin de las palabras clave. La alianza FIDO, de la que Agnitio es miembro fundador, incluye a empresas como Google, PayPal, Mastercard y Microsoft, y busca desarrollar un protocolo que permita al usuario identificarse de forma sencilla y segura utilizando sus características biométricas a través de, por ejemplo, su teléfono o tableta.

“Si se puede utilizar en juicios es porque el nivel de fiabilidad es muy alto,” explica Martínez respecto a sus sistemas de biometría de voz, que han servido incluso para confirmar la evasión de impuestos del exministro de Hacienda francés, Jérôme Cahuzac, gracias a la grabación de un mensaje telefónico. En condiciones normales, colaborativas, de una persona que utiliza el teléfono móvil para, por ejemplo, entrar en su cuenta bancaria, la empresa asegura que el nivel de precisión puede superar el 99.9%, incluso trabajando con gemelos, pasados unos años o cuando la persona habla un idioma que no es el suyo.

La tecnología permite ya utilizar características biométricas como sustitución de las palabras clave -- no vamos a seguir hablando del Touch ID del iPhone 5S -- y ahora el reto es, según Martínez, desarrollar estándares a nivel mundial para que se puedan utilizar en cualquier sitio. “Esto parece ciencia ficción pero yo creo que es posible,” asegura.