Tu próximo conductor de UPS podría ser un robot sobre ruedas

Un reconocida firma de capital de riesgo ha invertido en una emprendedora que, al automatizar esta categoría de empleo, podría poner en peligro su existencia misma.

William Whitehurst/Corbis

Si eres del tipo de persona a la que le gusta platicar con el cartero, la emprendedora Dispatch posiblemente no se convertirá en tu preferida.

Eso es debido a que la compañía de cuatro personas ubicada justo al sur de San Francisco trabaja en una tecnología que podría sustituir a trabajadores de correos, mensajeros del app Instacart y conductores de UPS y FedEx, o cualquier otra persona a quien se le paga para que haga una entrega de paquetes. En su lugar, es posible que comiences a tratarte con un robot de tres pies de altura y 150 libras sobre ruedas que sea completamente alimentado por una batería.

Llamado Carry, el dispositivo utiliza la inteligencia artificial, cinco cámaras y un láser para navegar las aceras sin chocar con peatones, patinetas eléctricas o cualquier otro obstáculo en su camino. Todo con el fin de entregarte el paquete a la puerta de tu casa.

Los únicos lugares en donde se encontrará Carry actualmente son dos campus universitarios de California, en donde están de prueba. Es decir, la automatización completa del suministro de los productos aún no sucederá inmediatamente.

El Carry de Dispatch, un robot de entrega autónomo de 150 libras de peso.

Captura de pantalla por Max Taves/CNET

Pero el miércoles, Dispatch dio paso adelante hacia dicha automatización tras recibir una inyección de inversión de US$2 millones, en parte de la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz. La firma es conocida ampliamente en Silicon Valley por sus apuestas en Facebook, Twitter y Airbnb.

"Estamos construyendo lo que creemos que, básicamente, es el futuro de la infraestructura de entrega", dijo el co-fundador de Dispatch, Uría Baalke, quien quiere construir flotillas de vehículos autónomos para la entrega de paquetes en ciudades y campus universitarios.

En resumen: parece que llegó el momento de añadir "conductor de vehículos de entrega de paquetes" a la lista de puestos de trabajo que la tecnología podría eliminar.

La automatización de la entrega de paquetes, sobre todo a través de drones, ha sido una prioridad para las grandes empresas y Silicon Valley. ¿Y por qué no? El pago de salarios a los seres humanos es bastante alto.

Dominos Pizza probó la entrega de pizza por drones en 2013. El año siguiente, Google anunció que estaba desarrollando un sistema de drones para entregar productos. (La gigante de tecnología también ha estado entre los primeros inversionistas en la tecnología de carros autónomos, que podría afectar a los conductores profesionales de carros). En 2015, Amazon dio más detalles sobre sus planes de utilizar aviones y drones para la entrega paquetes.

La visión de Dispatch sobre la entrega automatizada es menos compleja que los sistemas de logística de Amazon y Google. Por ahora, Carry está diseñado para atravesar por las aceras a la misma velocidad que los peatones. Sin embargo, la compañía finalmente prevé una red más elaborada que conectaría las furgonetas de reparto con los robots de entrega.

Dispatch dice que los clientes podrán usar sus teléfonos para dar seguimiento a la ubicación del robot con su paquete y, una vez que llegue el robot, abrir uno de los cuatro compartimentos. Ya que Carry está todavía en desarrollo, es demasiado pronto para ponerle un precio al robot, pero dado que tiene cinco cámaras y sensores GPS, Dispatch dice que robárselo sería una mala idea.

"El robot sabe dónde debe estar", dijo Baalke. "Y si está siendo manipulado, recibiremos una notificación".

Close
Drag