CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Videojuegos

Gobierno de Trump podría crear más reglamentos para industria de videojuegos: reporte

Algunos de los participantes críticos de la industria también le insistieron al presidente enfocarse también en las películas y los programas de televisión violentos.

Rockstar Games
trump-whitehouse-colorguard

El presidente Donald Trump piensa que jugar videojuegos violentos es causa de la violencia en la sociedad estadounidense.

La Casa Blanca

Este podría ser un juego largo y difícil de maniobrar.

Miembros de la industria de videojuegos, incluyendo los presidentes ejecutivos de las casas editoriales que desarrollan las franquicias de videojuegos Grand Theft Auto y Fallout, se reunieron este jueves con el Donald Trump en la Casa Blanca para conversar sobre la violencia en los videojuegos y la violencia por armas de fuego en la sociedad estadounidense.

A la junta no pudieron asistir miembros de la prensa, pero según las fuentes del Washington Post, algunos de los participantes más conservadores le pidieron al presidente "considerar reglamentos nuevos para hacer más difícil que los niños compren estos tipos de videojuegos" mientras que otros quieren que el gobierno también regule más las películas y los programas de televisión violentos.

La Casa Blanca, en su declaración oficial, no confirmó la información del Washington Post pero sí expuso que Trump aún piensa que existe una conexión entre los videojuegos y la violencia en las escuelas. Como parte de la reunión el presidente mostró un video de un montaje de algunas escenas violentas en videojuegos (el video está incluido abajo).

"El presidente reconoció que algunos estudios apuntan a una correlación entre la violencia en los videojuegos y la violencia real. La conversación se centró en si los videojuegos violentos, incluyendo aquellos que simulan matanzas, hacen a las personas menos sensibles a la violencia en las comunidades. Esta reunión es parte de las continuas conversaciones con líderes locales y el Congreso sobre temas que conciernen a las escuelas, la seguridad pública y la protección de la juventud de Estados Unidos", dijo el comunicado.

La reunión de hoy surgió después del tiroteo el 14 de febrero en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, donde murieron 17 personas. Pocos días después, Trump criticó la violencia en los videojuegos por su influencia sobre los niños y propuso una clasificación para que los niños tengan menos acceso a este tipo de títulos. Dicha clasificación ya existe.

No existe una conexión entre la tragedia y los videojuegos, admitió Marco Rubio, el senador de Florida quien también estuvo presente en el encuentro. Pero añadió que tiene un interés en asegurar que los padres estén conscientes de los recursos disponibles para que monitoricen y controlen el entretenimiento al cual están expuestos los niños, según tuiteó Tony Romm, periodista para el Washington Post.

La Asociación de Software para Entretenimiento (ESA, por sus siglas en inglés), una organización que representa las casas editoriales de videojuegos para consolas e Internet, no está de acuerdo con la postura del gobierno y de otras personas que asistieron como Melissa Henson, una representante del Consejo de Padres y la Televisión (Parents Television Council, en inglés).

En su comunicado oficial después de la reunión, ESA dijo que: "Discutimos los numerosos estudios científicos que establecen que no existe una conexión entre los videojuegos y la violencia, la protección que nos ofrece la primera enmienda y cómo el sistema de clasificación de nuestra industria ayuda a los padres a tomar decisiones informadas sobre el entretenimiento. Apreciamos el enfoque receptivo e integral del Presidente a esta discusión".