CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Trump firma orden para modificar el programa de visas H-1B

El presidente de Estados Unidos criticó el sistema de lotería utilizado en los últimos años y defendió dar prioridad a los más cualificados y mejor pagados.

gettyimages-642957740.jpg

Se esperan protestas proinmigrantes en Estados Unidos el próximo 1 de mayo.

Jeff Swensen/Getty Images

El presidente de Estados Unidos Donald Trump firmó hoy una orden ejecutiva para modificar el programa de visas H1-B, ampliamente utilizadas en la industria de la tecnología para contratar trabajadores extranjeros.

Trump declaró antes de la firma en las instalaciones de la fábrica de herramientas Snap-On en Kenosha, Wisconsin, que el sistema actual "totalmente al azar" está "equivocado", y que estas visas se deberían dar a "los más cualificados y mejor pagados". La orden ejecutiva se dio a conocer con el nombre de "Buy American, Hire American" ("Compra estadounidense, contrata estadounidense").

La demanda de este tipo de visados ha crecido año tras año. A principios de abril, el Departamento de Estado estadounidense alcanzó en menos de una semana el límite máximo de solicitudes para una de las 85,000 visas que se adjudican para el año fiscal 2018. El programa, por el que empresas estadounidenses pueden contratar a trabajadores especializados, no se limita únicamente a profesionales de áreas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés), pero en la práctica estas son las industrias que más solicitudes presentan.

La mayor parte de peticiones están sujetas a este cupo de 85,000 (65,000, a las que se suman 20,000 para aquellos con maestrías obtenidas en Estados Unidos). A este número se suman las extensiones de visas concedidas en años anteriores, y algunos casos exentos -- por ejemplo, para trabajadores en algunas universidades, además de los cónyuges e hijos de los H-1B, que obtienen una visa H-4 y no están autorizados a trabajar.

En la última década, el número de solicitudes ha sido mayor que el de visas disponibles y en los últimos años, al igual que en esta ocasión, el límite se ha alcanzado en la primera semana de plazo, por lo que estas se han adjudicado a través de una lotería. Aun así, resulta llamativo que el número de peticiones de 2017, 199,000, es menor que el del año pasado, cuando se enviaron más de 236,000 solicitudes. Esta reducción podría ser una consecuencia de la actitud del Gobierno de Trump frente a este programa y los inmigrantes en general. El Departamento de Ciudadanía e Inmigración ya suspendió el proceso "premium" por el que las empresas podían tramitar su petición en quince días.

Fuentes oficiales de la Casa Blanca acusaron ayer al sistema actual de facilitar la llegada de trabajadores que reemplazarían a los estadounidenses con sueldos inferiores. "Si cambias el sistema actual que otorga visas al azar sin consideración de habilidades o salario, por uno basado en habilidades, esto dificultará enormemente usar la visa para reemplazar a trabajadores estadounidenses", dijeron las mismas fuentes.

La legislación ya contemplaba medidas para evitar el abuso de este programa con requisitos, por ejemplo, como la obligación de ofrecer un salario mínimo según ocupación o probar que los inmigrantes no desplazan a estadounidenses en la posición. Los críticos con el programa aseguran que estas protecciones no son suficientes, ya que se pueden esquivar si el salario ofrecido supera los US$60,000, muy por debajo de los sueldos que algunos trabajadores especializados en la industria de la tecnología podrían llegar a ganar.

Las visas H-1B han estado bajo escrutinio en los últimos años. Según los datos más recientes, unas pocas compañías que ofrecen servicios técnicos a empresas han presentado la mayor parte de solicitudes para trabajadores procedentes, sobre todo, de India. "La mayoría de receptores de la visa H-1B son compañías como Tata, Infosys, Cognizant -- solicitan un gran número de visas, poniendo más boletos en la lotería de las visas, y después obtienen la mayor parte", dijeron las mismas fuentes de la Casa Blanca.

Mientras tanto, las compañías de Silicon Valley han reclamado cambios en el programa, que actualmente obliga a las empresas a presentar sus solicitudes en abril para trabajadores que en muchos casos no obtendrán estos visados. El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, por ejemplo, ha criticado en el pasado el bajo número de visas H-1B ofrecidos.

Desde principios de 2017, representantes de ambos partidos han introducido proyectos de ley destinados a cambiar la manera en la que estas visas se adjudican. Uno de ellos es el de la demócrata Zoe Lofgren -- representante del Distrito 19 de California, que incluye Silicon Valley -- que propone también priorizar los salarios más altos.

La orden firmada hoy también endurece los requisitos para proyectos federales para favorecer el uso de productos estadounidenses.