¿Loco o visionario? Este tipo se deja morder por serpientes venenosas

Después de haber sido mordido en dos ocasiones por dos de las serpientes más mortíferas del planeta, un tipo de Wisconsin sigue vivito y coleando. Este video explica el por qué.

Para algunos, Tim Friede, un tipo de 37 años, podría parecer loco de atar. Para otros, es simplemente un héroe.

Friede, quien no tiene ningún tipo de formación o educación científica, se ha estado inyectando veneno de serpientes durante los últimos 16 años. ¿La razón? para poder volverse inmune al veneno. En un video que fue dado a conocer por Barcroft TV, una compañía que se especializa en videos de todo tipo de cosas locas y extremas, Friede permite que lo piquen primero una mamba negra y luego una taipán (u oxyuranus), dos de las serpientes más mortíferas del planeta.

Veinte minutos más tarde, a excepción de un poco de hinchazón anormal, Friede parece estar bien. Para aquellos de nosotros que no nos hemos inyectado veneno de serpientes más de 160 veces como lo ha hecho Friede, una mordedura de una mamba negra o una taipán podría llevarnos a la muerte en menos de una hora. Si bien existen antídotos para mordeduras de ambas serpientes, no hay realmente una vacuna contra las toxinas.

"En este momento soy la única persona en el mundo que puede hacer lo que acaban de ver", dice Friede en el video (en inglés). "No lo digo con arrogancia. Lo digo con confianza".

De hecho, según Friede, la arrogancia es lo más alejado de su mente. Dice que ha estado experimentando en sí mismo con el veneno de serpiente para demostrar que las vacunas contra picaduras mortales podrían ser posibles. "No voy a dejar de hacer esto hasta que la vacuna esté en desarrollo, o moriré", dice.

Aunque Friede no es un científico, sí ha estado compartiendo su trabajo con el microbiólogo Brian Hanley de la Universidad de California en Davis y espera publicar conjuntamente con el investigador. "El discutir con Tim los resultados es como discutir con el cielo sobre si está azul", dice Hanley en el video. "Aún requiere de trabajo, pero esto es real y se ajusta con lo que sabemos acerca de la inmunología. No hay conflicto alguno aquí".

Si bien el trabajo de Friede podría beneficiar al mundo algún día, en realidad ha dañado sus propias relaciones personales. Su esposa se divorció de él en octubre después de haber estado casados 20 años. "Los niños y yo nunca fuimos su prioridad", dice la esposa en el video. "A veces ni siquiera estuvimos en segundo lugar".

(Via Discover)