Tim Cook se pronuncia contra leyes anti-gay en EE.UU.

En un editorial para el 'Washington Post' el jefe de Apple expresa su preocupación ante una ola de medidas que podrían discriminar contra la comunidad LGBT.

Tim Cook se pronuncia cada vez más acerca de temas sociales. James Martin/CNET

Estados Unidos está al borde del cambio, dice el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, y no es necesariamente para mejorar.

Su preocupación es acerca de una ola de legislación pendiente en más de dos docenas de estados de EE.UU., que son similares a una polémica ley nueva en Indiana que algunos temen permitirá la discriminación contra las personas lesbianas, gays y transexuales (LGBT) a través de lo que el estado llama "libertad religiosa".

La ley, que fue firmada por el gobernador de Indiana la semana pasada, declara que una acción por parte del gobierno estatal o local no puede "sustancialmente coartar el derecho de una persona a ejercer su religión".

Los críticos afirman que los esfuerzos de Indiana permitirían a las empresas discriminar a sus clientes, especialmente aquellos en la comunidad gay. El gobernador de Indiana ya ha dicho que está trabajando con legisladores estatales para "aclarar" la intención de la ley.

Ahora Cook está llamando la atención a los estados que consideran promulgar leyes similares. En un artículo de opinión publicado por The Washington Post el domingo en la noche, Cook dijo haber contado más de 100 proyectos de ley que están siendo considerados por los legisladores en todo EE.UU.

"Estos proyectos de ley racionalizan la injusticia pretendiendo defender algo que muchos de nosotros apreciamos", escribió. "Éstos van contra los principios mismos sobre los cuales nuestra nación fue fundada y tienen el potencial de deshacer décadas de progreso hacia una mayor igualdad".

Algunos en la comunidad tecnológica ya han empezado a tomar partido. Empresas como la especialista de procesos de negocios Salesforce.com y el sitio Yelp.com declararon que revocarán planes de inversión en Indiana. Angie's List, otra empresa de recomendaciones de negocios, dijo que iba a cancelar los US$40 millones que planeaba invertir en Indiana, afectando al menos 1,000 empleos posibles.

La medida es indicativa de una tendencia creciente en las empresas de Silicon Valley para participar en las conversaciones nacionales sobre temas sociales. La industria de la tecnología representa una cantidad significativa del poder económico y político en EE.UU., pero hasta ahora se había abstenido de una participación abierta en asuntos políticos distintos a los que afectan directamente a su negocio.

Gran parte de eso cambió en 2012, cuando miles de sitios web participaron en un apagón para protestar contra una polémica ley que podría cambiar la forma en que se regula la Web. Entre ellos se encontraban Google, Wikipedia y Craigslist, que instaron a sus usuarios a ponerse en contacto con el Congreso de Estados Unidos en un intento por anular la legislación pendiente. Funcionó.

Ahora Apple y otras compañías están mirando más hacia los temas sociales, y utilizando su poder económico para hacerlo.

El artículo de opinión de Cook llamó la atención en particular a Carolina del Norte y Nevada, donde en el último par de años, el fabricante del iPhone ha construido centros de datos masivos e invertido miles de millones de dólares. También habló de Texas, donde Apple acordó construir un campus de US$300 millones. Algunos de los chips para sus iPhones y iPads también se fabrican allí.

Cook no amenazó directamente esos esfuerzos, pero dijo que él y Apple "nunca tolerarán la discriminación." Representantes de Apple no respondieron de inmediato a las solicitudes de más comentarios.

Close
Drag