CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Tim Cook presiona por una reforma a la ley de privacidad de datos en EE.UU.

Cook arremetió contra las empresas de medios sociales que usan los datos de los clientes. 'Esto es vigilancia', dijo.

BELGIUM-EUROPEAN-PARLIAMENT-TIM-COOK

Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple, en el Parlamento Europeo el miércoles.

Aris Oikonomou / AFP/Getty Images

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, pronunció un apasionado discurso sobre la privacidad de los datos en el Parlamento Europeo el miércoles, en el que dijo que apoyaba una "ley federal integral de privacidad de los datos" en Estados Unidos.

Cook elogió la regulación efectiva de la privacidad de los datos aplicada en la Unión Europea (UE) y en otros países del mundo. "Depende de nosotros, incluido mi país de origen, seguir su ejemplo", dijo. "Afortunadamente tenemos su ejemplo ante nosotros".

Cook habló durante la Conferencia Internacional de Comisionados de Protección de Datos y Privacidad durante un viaje a Europa esta semana, donde también pasó un tiempo en Francia. Aprovechó la oportunidad para hablar sobre el antiguo compromiso de Apple con la privacidad y solicitar cambios en la ley estadounidense que imiten las nuevas y estrictas normas de privacidad, conocidas como GDPR, introducidas en la UE en mayo.

Describió cómo imagina que la ley en los Estados Unidos podría tomar forma, con cuatro puntos clave:

  • Minimizar y anonimizar todos los datos recogidos.
  • Transparencia total que proporcione a los usuarios una imagen clara de los datos que se recopilan sobre ellos. "Cualquier cosa menos que eso es una farsa", dijo.
  • Dar a los usuarios el derecho de acceder, editar y eliminar esos datos.
  • Dar a los usuarios el derecho a tener los datos almacenados de forma segura.

"En Apple creemos que la privacidad es un derecho humano fundamental, pero también reconocemos que no todos lo ven de esa manera", dijo Cook. Habló de cómo los actores deshonestos e incluso los gobiernos pueden minar el sentido de las personas de lo que es verdadero y lo que es falso. "Esta crisis es real, no es imaginada ni exagerada ni loca", dijo.

Sin mencionar nombres, Cook también pareció atacar a las grandes compañías de medios sociales y sus interminables operaciones de recopilación de datos. La gran cantidad de datos recopilados, dijo, sirve sólo para enriquecer a las empresas que los recopilan.

"Nuestra propia información, desde lo cotidiano hasta lo profundamente personal, se está armando contra nosotros todos los días", dijo Cook. "No deberíamos endulzar las consecuencias, esto es vigilancia. Esto debería hacernos sentir muy incómodos, nos debería inquietar".

Sugirió que algunas grandes empresas respalden las reformas de privacidad en público, pero luego se resistan el cambio a puertas cerradas. Cook también anticipó los argumentos de que la regulación ahoga la innovación, diciendo que la tecnología nunca alcanzará su máximo potencial sin la plena fe y confianza de quienes la usan.

El presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, y el de Facebook, Mark Zuckerberg, se dirigirán a la conferencia por mensaje de video el miércoles por la tarde.

Cook también mencionó su propia preocupación por la inteligencia artificial y dijo que es vital que la tecnología emergente sea diseñada con valores humanos, incluida la privacidad, en su corazón. "Si nos equivocamos, los peligros serán significativos", dijo.

Cook reconoció el papel que jugó el iPhone para colocar enormes cantidades de datos en Internet y en los bolsillos de las personas, y dijo que se tomó esa responsabilidad muy en serio. Apple ha presionado por mucho tiempo para aumentar su valor y compartir información, pero la compañía se ha mantenido fuerte y se niega a comerciar con la "carga preciosa" que es información del cliente, dijo. 

"No estamos dispuestos a dejar que nuestros usuarios se valgan por sí mismos y hemos demostrado que los defenderemos, defenderemos nuestros principios cuando seamos cuestionados", dijo Cook.