CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

La fundadora de la 'startup' de salud Theranos es acusada de fraude

Los cargos federales impuestos contra la presidenta ejecutiva de Theranos (Elizabeth Holmes), el expresidente y la empresa misma tienen que ver con un aparato para analizar la sangre. Theranos llegó a ser una empresa 'unicornio' valorada en miles de millones de dólares.

Theranos, la otrora prometedora empresa que se propuso a innovar los análisis de sangre, sigue en su vertiginosa caída. 

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos  (SEC, por sus siglas en inglés) impuso cargos por fraude contra Theranos, su fundadora y presidenta ejecutiva Elizabeth Homes, y el antiguo presidente Ramesh "Sunny" Balwani. Los cargos están relacionados a las falsas promesas que se hicieron con un aparato portátil para analizar la sangre. La SEC dice que los acusados exageraron o hicieron falsas promesas acerca de la tecnología de la empresa, su negocio y su desempeño financiero. 

Elizabeth Holmes

Elizabeth Holmes, la fundadora y presidenta ejecutiva de Theranos, se enfrenta a cargos federales.

Getty

De acuerdo a la demanda federal, Theranos, Holmes y Balwani engañó a los inversionistas y les hizo creer que el analizador portátil de sangre podría realizar exámenes exaustivos de la sangre a partir de gotas de la misma. En realidad, según la SEC, el aparato sólo podría realizar un pequeño número de pruebas, y que la empresa "realizó la mayoría de las pruebas de sus pacientes con aparatos de análisis comerciales fabricados por otros".

Los cargos también afirman que Theranos, Holmes y Balwani mintieron al decir que los productos de la compañía fueron desplegados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos en Afganistán. Los cargos de la SEC también alegan que las afirmaciones de la empresa de que generó más de US$100 millones en ingresos en 2014 fueron falsas, ya que generó poco más de US$100,000.

"Los inversionistas tienen derecho a nada menos que toda la verdad y la sinceridad de las empresas y sus ejecutivos", dijo Steven Peikin, de la SEC, en un comunicado. "Los cargos impuestos en contra de Theranos, Holmes y Balwani dejan en claro que no existen exenciones en las provisiones antifraude en las leyes federales sólo porque una empresa no está valorada en la bolsa pública, está en fase de desarrollo o es el sujeto de mucha atención mediática". 

Theranos y Holmes han acordado resolver los cargos impuestos en contra de ellos. Holmes pagará una multa de US$500,000 y devolverá las 18.9 millones de acciones que obtuvo y cederá el control de voto sobre la empresa. También se le prohibió ejercer como ejecutiva o directora de una empresa pública durante 10 años. En caso de que Theranos sea adquirida o liquidad, Holmes no recibirá ganancias de la transacción hasta que se le devuelvan US$750 millones a las inversionistas y accionistas. Los acuerdos deben ser aprobados por la corte. 

Ni Theranos ni Holmes admitieron ni negaron las alegaciones de la SEC. 

La caída de gracia de Holmes es particularmente impresionante, ya que múltiples publicaciones -- entre ellas Time, Forbes y Fortune -- la tuvieron en sus portadas y escribieron semblanzas adulando su talento y empresa. La revisa Inc. incluso la llamó "la próxima Steve Jobs".

Una vez valuada en US$9,000 millones, Theranos se ha enfrentado a un creciente escrutinio e investigaciones civiles y criminales. En octubre de 2015, el diario The Wall Street Journal publicó un artículo en que se ponía en duda la efectividad de los dispositivos para analizar la sangre. En junio de 2016, la cadena de farmacias Walgreens cortó lazos con Theranos, cerrando todos los centros de extracción de sangre apostados en sus farmacias. Un año después una agencia federal le prohibió a Holmes operar un laboratorio por un período de dos años y le revocó la licencia al laboratorio de Theranos en California. Y en mayo, la empresa llegó a acuerdos para finalizar demandas de un inversionista.

"El caso de Theranos es una importante lección para Silicon Valley", dijo Jina Choi, directora de la oficina regional en San Francisco de SEC. "Los innovadores que buscan revolucionar e irrumpir una industria tienen que decirle la verdad a los inversionistas sobre lo que su tecnología puede hacer hoy y no solamente lo que esperan que puede lograr algún día".