CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

The Red Sea Diving Resort: La nueva de Chris Evans para Netflix es como Argo 2

[Reseña] Escrita y dirigida por Gideon Raff (Homeland) Rescate en el Mar Rojo / Operación hermanos es la película de espías internacionales, bronceados perfectos y look ochentero ideal para el verano.

Red Sea Diving Resort

Chris Evans, Alessandro Nivola, Haley Bennett, Michiel Huisman y Alex Hassell en Red Sea Diving Resort.

Marcos Cruz/Netflix

The Red Sea Diving Resort no es una película perfecta. De hecho al ver esta nueva producción original de Netflix hubo más de una vez (y de dos) en las que me desesperé por la poca sutileza con la que se narran algunas cosas y por los lugares comunes de los que abusa en más de una ocasión su director y guionista, Gideon Raff (Prisoners of War, Homeland).

Pero este thriller de espionaje también tiene muchos puntos a favor. Para empezar está basado en hechos reales y nos cuenta la historia de un grupo de agentes del servicio de inteligencia israelí Mossad que a principios de los ochenta operó un hotel en la costa de Sudán como tapadera para poder sacar del país a refugiados judíos etíopes y que pudieran así llegar hasta Israel.

Chris Evans interpreta en el film a Ari. La primera vez que lo vemos está haciendo flexiones para matar el tiempo y son muchas las ocasiones en las que esta película se encargará de mostrarnos la forma física (o los músculos) que Evans conserva post Avengers: Endgame. Su Ari es un adicto al trabajo peligroso que cumple con todas las características del protagonista de acción ideal: atractivo, comprometido con la causa, incapaz de cumplir órdenes, tierno de corazón, tozudo, impulsivo y por supuesto con una vida personal completamente disfuncional. 

Red Sea Diving Resort

Chris Evans y Greg Kinnear en The Red Sea Diving Resort.

Marcos Cruz/Netflix

"¿Dónde está Sarah?", le pregunta su jefe, Ethan (Ben Kingsley), a Ari al principio de la película y en ese momento ya sabes dos cosas. Sarah es la pareja de Ari y lo ha dejado. "Me ha dejado", responde Ari previsiblemente. Tampoco falta la escena tantas veces antes representada en la pantalla en la que Ari llega a su casa y se encuentra una pila de cartas esperando a ser abiertas. Correo acumulado como metáfora de la imposibilidad de alguien de llevar una vida rutinaria y vivir en un sitio fijo. En otro momento Ari tiene una conversación con su hija y ve un dibujo que ésta ha hecho de ella y de su madre. "¿Dónde estoy yo?", le pregunta Ari a la niña. "En el trabajo", responde ella.

No te preocupes. Los problemas con The Red Sea Diving Resort terminan en ese cúmulo de clichés y en una secuencia de reclutamiento de los agentes destinados a llevar a cabo esta operación en la que sentirás que estás viendo una especie de Ocean's 11 ambientado en los 80 y con George Clooney convertido en un Evans barbudo.

Pero de hecho, si hay un título con el que The Red Sea Diving Resort tiene mucho en común es Argo, por aquello de la misión imposible y basada en un caso real en la que un grupo de agentes especiales consigue salvar un montón de vidas y hacer que estés al borde de la butaca del sofá. Todo ello aderezado con las preferencias capilares y la moda de finales de los 70 y principios de los 80.

Red Sea Diving Resort

Michael Kenneth Williams y Chris Evans en The Red Sea Diving Resort.

Marcos Cruz/Netflix

A ritmo de los himnos ochenteros "Just An Illusion" de Imagination y "Hungry Like The Wolf" de Duran Duran verás a Evans despertándose en el hotel paradisíaco y en primera línea de la playa sudanesa en el que su personaje hace las veces de espía internacional y supuesto emprendedor. Mientras tanto el personaje de Haley Bennett (The Girl on the Train) dirige una clase de taichí ante un grupo de turistas alemanes. Michiel Huisman (Game of Thrones) nos recuerda por qué pasaron de moda los bañadores de tipo Speedo o slip. Mientras que el personaje de Alessandro Nivola (American Hustle) tiene que hacer la colada porque ha perdido una apuesta.

Y es que si otra cualidad positiva tiene esta película, además de la satisfacción que da ver cómo se llevan a cabo misiones exitosas que consiguieron ayudar a miles de refugiados, son esa tanda de interpretaciones carismáticas que harán que sientas empatía por este grupo de protagonistas a pesar de que en realidad tampoco sepas demasiado sobre ellos. 

Es cierto que Gideoff cosifica un poco a sus protagonistas a veces. Como en una secuencia en la que tanto Evans, como Huisman y Bennett están enfundados en apretados trajes de neopreno que llevan con la cremallera delantera desabrochada para dejar ver pectorales y escote. Otro momento de los de desesperarse un poco con la película o simplemente reírse de su falta de sutileza.

Reproduciendo: Mira esto: La casa de papel 3: Momentos que nos han dejado con ganas...
4:22

Como ya te he dicho, The Red Sea Diving Resort no es la película perfecta. Pero podría ser exactamente lo que estás buscando una noche de verano en la que solo quieras algo fresquito, entretenido y con las raciones justas de suspense, acción y sex appeal.

Y si nos fiamos de los éxitos de otros títulos originales recientes de Netflix como Murder Mystery, Triple Frontier y Bird Box, nos atrevemos a intuir que van a ser muchas las millones de cuentas de usuarios de esta plataforma aprovechando las vacaciones de agosto para ver a Evans y compañía bronceándose bajo el Sol del Mar Muerto.

The Red Sea Diving Resort es un título original de Netflix que se estrena en la plataforma de streaming el 31 de julio de 2019. En España la película se titula Rescate en el Mar Rojo. En América Latina la han titulado Operación hermanos.