CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

iPhone 12 The Irishman Navidad 2019: Qué podrás cruzar a México Baby Yoda Galaxy S11 Ofertas ocultas de Amazon
CNET en Español podría recibir una comisión de estas ofertas.

The Mandalorian: La serie de cazarrecompensas de Star Wars cumple la misión

[Reseña sin 'spoilers'] La nueva serie de Disney Plus nos muestra el misterioso y oscuro mundo de los mandalorianos. El primer episodio promete retomar lo mejor de la franquicia al tiempo que muestra aspectos poco explorados hasta ahora. Y hay una sorpresa al final.

Los primeros dos episodios de The Mandalorian confirman que Star Wars es, quizá, mejor en la televisión, aprovechando las ventajas de poder contar con mayor detalle los vericuetos y vicisitudes de la vida en esa galaxia muy, muy lejana.

Disney Plus, el servicio de streaming de Disney, ha apostado fuertemente por la serie inspirada en los cazarrecompensas de Star Wars, siendo el único programa original que ha causado expectativa hasta el momento (más allá de la infinita colección de películas y series de Pixar, LucasFilm y Marvel, además de la propia Disney). Y a decir del primer episodio de The Mandalorian, estos cazarrecompensas se harán de todo el botín.

The Mandalorian sucede después de los eventos del Episodio VI: The Return of the Jedi tras la derrota del Imperio en una época en la que se percibe una falsa paz que está a punto de convertirse en caos (y sí, veremos algunos visos de lo que se convertirá en la Primera Orden de la tercera trilogía).

La serie recupera muchos de los mejores elementos de la saga de Star Wars: la estética del futuro usado que le da ese aspecto avanzado y oxidado a todos sus elementos; los planetas desolados con seres de toda estirpe; las naves que están a un paso de volverse chatarra; y la presencia del bien y del mal que le da un sentido de misión.

Pero, la gran promesa de The Mandalorian, es que se adentrara a un mundo más oscuro: el de los mandalorianos, un grupo de guerreros temidos en la galaxia que se dedica a cazar recompensas y que hizo famosa Boba Fett en las películas originales (aunque él no era mandaloriano, usaba la misma armadura). Lo fascinante de este primer episodio de la serie es que ya muestra muchos de los detalles que hacen que el universo de Star Wars se expanda, pero se podrá adentrar con mayor profundidad porque no tiene las limitaciones de las películas. La franquicia sobresale cuando dedica tiempo a enseñarnos los sinsabores de la vida en esa galaxia lejana: la forma en que Rey recoge metal para sobrevivir o las labores de Luke en la granja de sus tíos. Desde este primer episodio, en donde el mandaloriano tiene que aprender a montar a una bestia típica de la franquicia, ya podemos ver que la serie nos agasajará con esas lecciones sobre la vida en ese universo.

En este primer episodio vemos al personaje principal en acción, haciendo su trabajo -- que lo hace muy bien. Comienza con una escena en una cantina (¿dónde más?) donde captura a uno de sus objetivos en planeta helado. Al tratar de escapar de éste el cazarrecompensas y su presa casi mueren en las fauces de un gigantesco ser de grandes fauces. Al entregar su captura -- y otras tantas más -- The Mandalorian recibe una misión más, una sumida en el secreto. Para ello viaja a un planeta de arena (¿dónde más?), en el que conoce a un pequeño ser que le ayudará un poco en su misión. Al llegar a un pequeño fuerte en medio de las dunas, el cazarrecompensas– que ya ha mostrado cierto desdén por los androides –se topa con un colega robótico que acaba ayudándolo en su misión en una escena llena de pistolas láser y poderosas armas al muy estilo de las películas Western que inspiran todas las historias de La guerra de las galaxias. Y sí, como se había rumorado, hay una fuerte sorpresa al final que, más que otra cosa, invita a ver la temporada completa (aunque no resuelve ningún enigma de las películas vigentes).

Esa sorpresa del final del primer episodio se extiende al segundo, en donde vemos al mandaloriano -- aún con su casco, que hasta ahora no se ha quitado ni una vez -- entrar en acción varias veces más, cortesía de los Jawas, la tribu carroñera que conocimos en A New Hope en 1977 cuando secuestran y luego venden a R2-D2 y C-3PO. En esta ocasión, los pequeños seres desvalijan la nave del cazarrecompensas, quien intenta escapar el planeta de las arenas con esa sorpresa de la que he estado hablando. Aunque el segundo episodio no se siente tan sólido como el primero -- es más corto, por ejemplo -- aún promote un festín de anécdotas, descubrimientos y aventuras que le serán familiares a los fans de la franquicia.

Pedro Pascal, quien se lanzó a la fama en Game of Thrones y Narcos, hace el papel principal. Increíblemente, aunque todo el primer episodio (y el segundo) está bajo la máscara típica de la especie de cazarrecompensas, sus frases y movimientos confirman lo acertado del casting. Imagínense cuando se quite la máscara por primera vez.

En cuanto a la producción, fuera de un par de instancias en donde los efectos digitales se ven un poco artificiales –como los de las precuelas– la calidad es excelente y digna de lo mejor de la franquicia.

En conclusión, si eres fanático de Star Wars, este primer episodio no te va a decepcionar. Eso sí, te dejará pidiendo más.

El elenco lo forman Pascal, Gina Carano (Cara Dune) y Carl Weathers (Greef Carga) con Giancarlo Esposito, Werner Herzog, Emily Swallow, Nick Nolte (Kuiil), Ming-Na Wen (Fennec Shand), Omid Abtahi y Taika Waititi (voz en del robot IG-11) y el showrunner es Jon Favreau, el director de Iron Man y The Lion King.

Disney Plus ya está disponible en Estados Unidos y llegará a España en 2020.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente el 12 de noviembre de 2019.

Reproduciendo: Mira esto: Visita con nosotros Galaxy's Edge, la expansión de Star...
4:01