CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisiones

Cuidadito con los televisores 4K con frecuencia de actualización falsas de 120Hz

Muchos televisores de 4K Ultra HD alegan tener frecuencias de actualización de 120Hz. En la mayoría de los casos no es así. Esto es lo que tienes que saber.

23-tcl-6-series-65r617-roku-tv

El TCL Serie 6 dice tener un Clear Motion Index de 20. Pero eso no es lo mismo que 120Hz.

Sarah Tew/CNET

¿Crees que ese televisor tiene una frecuencia de actualización de 120Hz? Un momento. Quizás no es así.

Muchos televisores de hoy tienen una frecuencia de actualización de 60Hz, a pesar de tener "índices de movimiento" y "frecuencia efectiva de actualización" que alegan cifras mucho más elevadas, como 120, 240 e incluso más. Los fabricantes de televisores ocultan deliberadamente la frecuencia real de actualización, algo que sucede desde hace años.

En algunos casos, algunos televisores de 60Hz tienen un desempeño que pudiera ser ligeramente mejor, pero al no tener los componentes necesarios para una frecuencia de actualización de 120Hz, no pueden ofrecer el mismo desempeño en el control de movimiento de las imágenes.

Una frecuencia de actualización real de 120Hz mejora la calidad de la imagen al reducir el desenfoque de movimiento. Sin embargo, para la mayoría de los usuarios no algo muy importante, razón por la que televisores de 60Hz, como la serie 6 de TCL y la serie M  de Vizio muestran una calidad de imagen excelente en las reseñas de CNET.. 

Por otra parte, una frecuencia de actualización real de 120Hz eleva el costo de fabricación, de manera que pocas veces se encuentran modelos con esta tecnología en televisores de una gama de precio baja o incluso intermedia. Y televisores de gama más alta, como los Samsung QLED y la serie P de Vizio, usan números mayores de 120Hz para mejorar aún mas el control del movimiento.

Lo más raro de todo es la forma en que los fabricantes se inventan estos números falsos. Permítanme que les explique.

En Estados Unidos la electricidad es de 60Hz y el sistema de televisión se basa en esa norma. En otros lugares es 50Hz.

¿Qué diablos es un Hz?

La televisión es una serie de imágenes fijas que se proyectan con suficiente rapidez para que tu cerebro piense que hay movimiento. La rapidez conque se muestran las imágenes -la frecuencia de actualización- se mide en hertzios (Hz). Los televisores han tenido históricamente una frecuencia de actualización de 60Hz, la misma de la electricidad. Para propósito de este artículo, puedes pensar que 60Hz es lo mismo que 60 cuadros de video por segundo.

Casi todo el material de televisión que se transmite es de 60 cuadros por segundo, o mucho menos. Algunos programas de TV son de 60 medios cuadros por segundo, en esencia 30 cuadros por segundo, mientras que casi todas las películas son de 24 cuadros por segundo. Conseguir la adaptación de diferentes frecuencias a 60 es todo un tema, pero la clave es que 1080i y 1080p son la misma resolución.

Por ahora, lo importante es saber que tu televisor en lo fundamental tiene una frecuencia de actualización de 60Hz, quizás menos. A menos que tengas una computadora o un Xbox One, ninguno de tus equipos tiene una frecuencia mayor de 60Hz. Todavía no hay programas o películas de televisión en 120 cuadros por segundo.

De manera que si 60 es suficiente para la mayoría del material, ¿para qué hace falta una frecuencia de 120Hz? Los modelos de 120Hz en realidad crean esa frecuencia, convirtiéndola a partir de 60Hz. La razón fundamental es reducir el desenfoque de las imágenes con movimiento. La versión corta es que al aumentar el número de cuadros por segundo (u otro método del que hablaremos después), se reduce el desenfoque aparente de las imágenes donde hay movimiento. Quizás no lo has notado, pero es algo inherente en todos los televisores LCD y los OLED. 

samsung-motion-rate-240

Esto es una explicación típica de mercadotecnia sobre la frecuencia de actualización. Samsung, a diferencia de la mayoría de las otras marcas importantes de televisores, no indica la frecuencia de actualización real en sus aparatos, y se limita a indicar su llamado "Motion Rate" (índice de Movimiento).

Samsung

Los fabricantes usan términos como TruMotion (LG), MotionFlow (Sony), Motion Rate (Samsung), Clear Action (Vizio) y Clear Motion Index (TCL) para indicar este aspecto del desempeño de sus televisores, pero no siempre indican la frecuencia de actualización real. Y ese es precisamente el problema.

Inserción de cuadro negro

Una de las formas más comunes en que los fabricantes aumentan la frecuencia de actualización es la llamada inserción de cuadro negro (BFI, por sus siglas en inglés). Esto desactiva rápidamente la retroiluminación en los televisores. Esto significa que tus ojos/cerebro ven una imagen, entonces no ven nada, entonces ven otra imagen, y así sucesivamente. 

En teoría, esto ocurre con la suficiente rapidez para no darte cuenta. Versiones más avanzadas de la tecnología pueden "leer" la retroiluminación de manera que solamente una parte de la pantalla queda a oscuras en un momento dado, aunque funciona de la misma manera.

La tecnología BFI puede ser muy útil. Es una forma de conseguir que las imágenes con movimiento no se vean borrosas sin recurrir a trucos de procesamiento como el odiado efecto de telenovela. Si alguna vez has ido a un cine que proyecta películas (cosa rara estos días), usan exactamente esa técnica. Para ello, colocan un obturador, como el de una cámara fotográfica, entre la película y el lente de proyección, sincronizado a 24 cuadros por segundo, que deja oscura la pantalla mientras el próximo cuadro queda en posición de ser proyectado. 

bfi-and-refresh-rate

Ilustración de la inserción de cuadro negro. El video original del pez es de 60 cuadros por segundo. Un televisor con inserción de cuadro negro "inserta" 60 imágenes negras entre los cuadros. El tiempo que estas imágenes negras se muestran en la pantalla depende de la frecuencia de actualización del televisor y otros factores determinados por los diseñadores del aparato para crear una imagen que puedas ver.

Geoffrey Morrison/CNET

Sin embargo, este método tiene su lado negativo. Como puedes imaginar, agregar cuadros negros significa que la imagen se oscurece. Eso en sí no es muy importante, dada la alta brillantez de los televisores de hoy día. Más preocupante es la posibilidad del llamado parpadeo. En este caso, el televisor alterna muy rápidamente cuadros negros e imágenes, lo que puede crear un efecto molesto, en el mejor de los casos, y que te fatigue la vista, en el peor. Todo depende de cómo el televisor implemente la inserción de cuadro negro, así como la tecnología del televisor. Probablemente lo notes más en un televisor de 60Hz que en uno de 120. Dicho eso, la frecuencia a la que una persona ve el parpadeo depende mucho de su cerebro, de la iluminación del entorno y del televisor mismo.

En las reseñas de televisores de CNET, por ejemplo, David Katzmaier nota parpadeo cuando activa la inserción de cuadro negro en muchos televisores, y muchas veces lo desactiva, lo que de hecho sacrifica la resolución de imágenes de movimiento para reducir el parpadeo y tener una imagen más luminosa.

Trucos de procesamiento

Otra forma de aumentar el "índice de movimiento", o como sea que un fabricante lo denomine, es incluir el procesamiento de imágenes que ocurre al mismo tiempo. En vez de la inserción de cuadro negro, un televisor puede tomar dos cuadros de video y crear uno nuevo para insertarlo entre esos dos. Este cuadro artificial tiene el efecto de mejorar las imágenes de movimiento pero a la vez provoca el mencionado efecto de telenovela.

De manera que una compañía con un televisor de 120Hz puede usar inserción de cuadro negro y alegar que el aparato tiene un "índice de movimiento" de 240Hz. En otro aparato de la misma compañía que sea también de 120Hz y use inserción de cuadro negro, puede alegar que el televisor tiene un índice de movimiento de 480 o 960. Estas cifras no tienen sentido alguno

La tecnología Sony MotionFlow XR 1440, por ejemplo, tiene una frecuencia de actualización de 120Hz. Lo menciono porque la cifra es muy elevada, pero vale la pena notar que en la página de especificaciones incluyen la frecuencia de actualización real. Lo mismo ocurre con LG en sus televisores Super UHD. Pero no todos los fabricantes las incluyen.

Como este tipo de procesamiento exige un aparato de 120Hz (para insertar cuadros nuevos entre los verdaderos), en realidad se trata de un asunto de mercadotecnia, no del televisor mismo. De cualquier manera, siempre puedes desactivar el efecto telenovela, o al menos reducirlo a un nivel que no te moleste tanto.

Cuidado al comprar

Siempre hay que tener cuidado al comprar un televisor. Cuando un aparato de gama alta tiene una característica popular, todas las compañías quieren que sus modelos económicos tengan la misma prestación. Si la frecuencia de actualización es algo importante para para ti, y te molestan las imágenes de movimiento borrosas, no aceptes las cifras sin averiguar primero. Por ejemplo, un modelo de "240" pudiera ser en realidad de 120Hz, mientras que el modelo de "240" de otro fabricante pudiera ser de 60Hz. Algunas compañías promueven a gritos sus cifras de TruMotion/MotionFlow/Motion, pero en las especificaciones indican la frecuencia de actualización verdadera. Otras sólo incluyen una cifra inventada, lo que te obliga a leer las reseñas para determinar la cifra real.

Las reseñas de CNET siempre incluyen la frecuencia de actualización real y mencionan también las cifras infladas de los fabricantes.

En resumen:

  • Solamente hay televisores de 60Hz y 120Hz. 
  • Ya no se fabrican televisores de 240Hz.
  • Cualquier cosa por encima de 120 es un número falso. 
  • Como hacen falta componentes costosos para aumentar la frecuencia de actualización de un televisor, es muy rato ver un televisor económico con una frecuencia real de 120Hz.