CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

El telescopio espacial James Webb tiene unos tornillos sueltos

El telescopio, sucesor del exitoso observatorio Hubble, ha estado enfrentando problemas técnicos y su lanzamiento se ha retrasado a 2020.

Los espejos del telescopio James Webb están cubiertos de oro. 

NASA/Chris Gunn

El construir un telescopio espacial de próxima generación no es fácil. El telescopio James Webb de la NASA va a reemplazar al famoso Hubble algún día, pero se ha retrasado porque tiene algunos tornillos sueltos — literalmente. 

La NASA está realizando pruebas de la nave espacial para asegurarse de que pueda sobrevivir el lanzamiento y el ambiente hostil en el espacio. La nave consiste de un parasol y de un satélite que alberga los sistemas eléctricos, de comunicación, propulsión y control térmico, entre otros. 

La agencia espacial realizó pruebas de choque mecánico y de vibración acústica, lo que aflojó el mecanismo encargado de fijar la membrana del parasol. El mecanismo está compuesto de tornillos y de arandelas, según SpaceNews

La NASA dice que este tipo de problemas es común durante las pruebas de naves espaciales complejas, pero el observatorio está bajo escrutinio gracias al alto perfil del proyecto y su inversión de US$8,000 millones. 

"La NASA está contemplando las opciones para su reparación y los próximos pasos para más pruebas del ambiente de lanzamiento de la nave espacial", dijo Greg Robinson, el director de programa de Webb. 

El telescopio ha estado plagado de problemas técnicos y su lanzamiento ha sido retrasado a 2020. 

Cabe tener en cuenta que se esperaba lanzar Hubble, un telescopio espacial muy exitoso, a principios de los años 80, pero pudo finalmente ir al espacio en 1990 y siguió requiriendo de una serie de misiones de reparación a lo largo de su vida.