En Nueva York, los teléfonos públicos serán 'hubs' de Wi-Fi

Como parte de un proyecto valorado en US$200 millones, las primeras estaciones de Wi-Fi gratuito se instalarán a fines de 2015.

linkbrooklyn2.jpg
Un concepto de cómo lucirá un 'hotspot' de LinkNYC en Brooklyn. CityBridge

La ciudad de Nueva York planea convertir su extensa red de teléfonos públicos en lo que dice será la red Wi-Fi municipal gratis más grande y -- más rápida -- del mundo.

Líderes de la ciudad revelaron el lunes en la alcaldía un plan de US$200 millones, llamado LinkNYC. El proyecto reemplazará miles de instalaciones de teléfonos públicos de la Gran Manzana con delgados y elegantes cubos de 9.5 pies de altura (unos 2.8 metros) que ofrecerán acceso ilimitado a Internet en super-altas velocidades de hasta 1GB por segundo.

Un consorcio llamado CityBridge ganó la licitación para desarrollar el proyecto, aunque todavía debe ser aprobado por múltiples consejos de la ciudad antes de que la construcción pueda comenzar. El grupo incluye al fabricante de chips móviles Qualcomm, que ayudará con la tecnología de conexión, y al anunciante Titan, que ya cuenta con el contrato más grande en la ciudad para el mantenimiento y la publicidad en los teléfonos públicos.

"Esto va a ser un paso crítico hacia un mayor acceso," dijo Maya Wiley, asesora legal del alcalde Bill de Blasio, quien añadió que los hubs serán importantes para el acceso a Internet de los neoyorquinos de menores ingresos, que dependen sobre todo de las señales móviles para conectarse con los servicios de Internet de la ciudad.

LinkNYC llega en medio de una historia mixta de proyectos municipales para dotar de Wi-Fi a ciudades como Nueva York, Filadelfia y otras a lo largo y ancho de EE.UU. que han intentado -- y fallado -- en su intento por crear y mantener este tipo de servicios.


Las ciudades dicen que este tipo de proyectos pueden ayudar a estimular la actividad económica y reducir la brecha digital entre los que pueden acceder a Internet y los que no. Sin embargo, muchos de estos proyectos no prosperaron, pues ciudades y desarrolladores se toparon con desafíos financieros, competitivos y técnicos. Varias redes Wi-Fi municipales actuales están disponibles sólo en las áreas del centro y disponibles por apenas un par de horas al día para los usuarios.

linkmanhattan2.jpg
Así luciría un 'hotspot' de LinkNYC en Manhattan. CityBridge

Según este último plan, los residentes de la ciudad de Nueva York no van a pagar ni un centavo para la construcción de la nueva red, y la ciudad espera cosechar millones de dólares más de ese contrato de lo que recibe de los actuales teléfonos públicos. A cambio de pagar la cuenta para el proyecto, CityBridge tendrá la oportunidad de vender espacio publicitario digital en toda la ciudad de Nueva York. Y es ese flujo regular de ingresos por publicidad lo que hace que los ejecutivos crean que CityBridge tendrá éxito donde otros han fracasado.

El plan para reinventar las 6,400 casetas de teléfonos públicos se dio a conocer por primera vez en 2012 por el entonces alcalde, Michael Bloomberg, con una solicitud de propuestas que se dieron a conocer en mayo de este año. Los requisitos mínimos para el proyecto eran ofrecer conexión Wi-Fi gratuita y llamadas gratuitas a los números 911 y 311, la línea directa de información general de la ciudad.

La ciudad ya había puesto a prueba puntos gratuitos de acceso Wi-Fi en algunas casetas de teléfonos públicos en los últimos dos años.

"LinkNYC transformará fundamentalmente la ciudad de Nueva York y establecerá el estándar para otras ciudades en los próximos años", dijo Colin O'Donnell, director de operaciones de Control Group, un miembro de CityBridge.

Las primeras 500 estaciones CityBridge estarán disponibles a finales de 2015 y principios de 2016, con la espera continuar la construcción de más durante otros seis años. El contrato tendría una duración de 15 años.

El plan LinkNYC ofrecerá llamadas de teléfono gratis a cualquier lugar de EE.UU., una tableta con pantalla táctil accionada por el sistema operativo Android de Google incrustado en el punto de acceso para acceder a servicios de la ciudad y direcciones, y estaciones de carga libres. Las pantallas digitales pueden ser utilizadas por el gobierno de la ciudad para proporcionar anuncios de servicios públicos y proporcionar información de emergencia. También, a diferencia de algunos otros servicios municipales Wi-Fi que limitan su uso a unas pocas horas, CityBridge planea proporcionar acceso sin restricciones a los usuarios, excepto en los casos potenciales de seguridad para proteger la red de ataques cibernéticos.

"Este proyecto dará acceso completamente ilimitado", dijo O'Donnell. "Estamos haciendo todo este esfuerzo para llevar el ancho de banda masivo a las calles y que la gente realmente lo use".

linkcommercialfront.jpg
Un hub de LinkNYC CityBridge

La señal Wi-Fi sólo funcionará en un rango de 150 pies (unos 46 metros) y los aproximadamente 7,500 hotspots disponibles al final de seis años seguramente no cubrirán cada pedacito y rincón de la ciudad. Considerando esas limitaciones, LinkNYC no será un reemplazo potencial de las conexiones domésticas de paga.

Cualquier persona en la ciudad, incluidos los turistas, podrán iniciar sesión en CityBridge una vez y quedarse conectados, incluso cuando hagan la transición hacia otro punto de acceso.

CityBridge planea hacer que sus centros trabajen en conjunto con un proyecto para proporcionar señales inalámbricas y de Wi-Fi a las estaciones de metro de la ciudad. Transit Wireless, que lidera el proyecto del metro, proporcionará la infraestructura de fibra de alta velocidad en los puntos de acceso LinkNYC.

CityBridge compartirá el 50 por ciento de todos sus ingresos con la ciudad y proporcionará pagos mínimos a partir de US$20 millones cada año, independientemente de las ventas que logre. Comparativamente, la red de teléfonos públicos en el último año fiscal contribuyó con US$16.5 millones a las arcas municipales.

Una vez que se haga cargo de todos los puntos de teléfonos públicos de la ciudad, CityBridge acordó mantener en pie tres teléfonos públicos "estilo Superman". "Son una parte histórica de Nueva York y queremos ver que estos continúen", dijo Scott Goldsmith, director comercial de Titán.

Close
Drag