CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

Los celulares de Project Ara llegarán cargados de módulos y precio 'premium'

Los encargados del proyecto del teléfono modular de Google explicaron a CNET en Español todos los detalles del desarrollo, precio, planes y lo que esperan sea una robusta plataforma de módulos para su celular que llegará en 2017.

prototipo-celular-modular-ara-google

El prototipo de Project Ara.

Google

Módulos, módulos y más módulos.

Tras enterarnos de que el teléfono modular Project Ara de Google llegará a los consumidores en 2017, CNET en Español se sentó con los principales encargados del proyecto para conocer más detalles. Ahí nos enteramos, por ejemplo, de que una de las prioridades actuales es trabajar con desarrolladores y socios en la creación de la mayor cantidad de módulos posibles para el celular.

Por ello, tiene sentido que Google ponga a disposición de terceros su primer kit de desarrollo a fines de año, que incluirá, según dijeron los ejecutivos, la base del teléfono modular además de módulos de cámara, bocina, una pantalla secundaria de tinta electrónica, memoria y cámara frontal -- todo menos una cámara trasera. La idea, explicaron, es motivar a los desarrolladores a diseñar módulos con funciones que no se pueden obtener en ningún teléfono actualmente.

En conversación con el jefe de Ara, Richard Wooldridge, el director creativo Blaise Bertrand y el ingeniero encargado Rafael Camargo, los ejecutivos hicieron mucho énfasis en la importancia de ver a Ara como una plataforma sobre la cual se pueden crear todo tipo de módulos con todo tipo de funciones.

Las posibilidades, dijeron, son casi infinitas y la ventaja para el consumidor es que no tiene que esperar los típicos ciclos de 24 meses para recibir las innovaciones más recientes. La promesa de Ara es que, con la compra de un módulo independiente, el usuario podrá configurar su teléfono a su gusto y con lo último de la tecnología.

Wooldridge está a cargo de una nueva unidad dentro de Google llamada Project Ara. Desde hace un mes, Ara, al igual que Project Tango, se ha separado de la incubadora de proyectos especiales de Google, llamada ATAP, y ahora es una unidad de negocio que tiene que comprobar que es viable a través de la rentabilidad. Wooldridge le reporta al jefe de la división de hardware de Google, Rick Osterloh, con quien trabajó en Motorola.

La meta actual del equipo es asegurarse de que haya módulos útiles y relevantes para los consumidores cuando el teléfono llegue al mercado el año entrante. Mientras que Google espera que los socios y desarrolladores generen todo tipo de módulos, la empresa mantendrá el control de los que ellos llaman la base del teléfono y lanzará ese primer teléfono de 2017 bajo su propia marca. A diferencia de los primeros prototipos, esa base, que en la actualidad posee seis espacios para seis módulos diferentes, contiene todo el poder de procesamiento del teléfono. Google planea liberar en un futuro el desarrollo de la base, también, para que terceros puedan hacer sus propias versiones.

prototipo-project-ara-telefono-modular

Uno de los prototipos de Ara que los ejecutivos de Google le mostraron a CNET en Español en la sesión.

Gabriel Sama/CNET

"Una de las cosas que descubrimos en nuestras pruebas es que los usuarios no quieren preocuparse de las funciones básicas del teléfono", dijo Wooldridge. "De hecho, en muchos casos la gente no sabía lo que es un procesador". Por ello, el foco es en crear módulos y funciones que un teléfono inteligente tradicional no pueda hacer; cosas inesperadas, o particularmente útiles para un grupo o nicho de personas (como sería un accesorio para medir los niveles de glucosa).

El objetivo, en resumen, es ofrecer cosas que tu teléfono actual no tiene, mejorar las que sí tiene y darle al consumidor la posibilidad de actualizarse más rápido.

Una ventaja enorme, dicen los ejecutivos, es que bajo Ara, estas funciones podrán llegar al mercado mucho más rápido, ya que no será necesario desarrollar y fabricar un teléfono totalmente nuevo para llevarlas al consumidor. (A diferencia de los prototipos actuales, que ejecutan Android Marshmallow, la empresa espera que el kit para desarrolladores y el teléfono para los consumidores funcionen con Android N).

Los encargados de Ara ven una oportunidad interesante en colaborar con socios y marcas que de otra forma no tendrían una entrada directa al sector de los dispositivos móviles, como firmas de moda o empresas de salud. Así, estas marcas pueden acceder a consumidores diferentes a los de su base común.

Lo más importante es que el consumidor tendrá la última palabra en cuanto a cómo configura su teléfono, y los socios y desarrolladores podrán responder a necesidades muy específicas. Por ejemplo, un módulo podría ser una lámpara con luz muy brillante para alguien que trabaje de noche, o un melómano específico podría añadir dos módulos de bocinas a su celular. Entre los más raros que han considerado o que les han propuesto hay varios que no son electrónicos sino mecánicos, como uno con spray de pimienta para defenderse y uno con maquillaje.

img3487.jpg

Rafael Camargo, ingeniero encargado de Ara, con el prototipo del teléfono modular en la mano.

Gabriel Sama/CNET

"Incluso en mi laboratorio tengo una configuración que no tiene nada que ver con un teléfono, y no puede hacer llamadas", dice Camargo.

También existirá la posibilidad de personalizar el teléfono con lo que Ara llama los módulos de estilo, que incluyen cubiertas y accesorios de colores y distintos materiales, como madera. "Como humanos cambiamos", dijo Camargo, "por lo que como parte de la propuesta de valor habrá una oportunidad de personalizar tu teléfono". Camargo esperaría, por ejemplo, ver módulos que ejecuten las funciones desarrolladas por otros proyectos de Google, como Daydream (realidad virtual) y Tango (mapeo 3D).

Project Ara incluirá un proceso de certificación para asegurarse de que los productos de terceros tengan la calidad que Google espera y funcionen adecuadamente con el celular para garantizar una óptima experiencia del usuario.

Entre las ideas del equipo está ofrecer una herramienta en línea para configurar el teléfono -- tipo Moto Maker -- y una tienda de módulos, como las de apps. Ara también incluirá un app para gestionar los módulos, que se podrá controlar con comandos de voz (Camargo mostró en la presentación de Google I/O cómo se puede desprender un módulo usando OK Google). Los ejecutivos también esperan que el teléfono y los módulos se vendan en tiendas y con operadoras, incluso en pagos a plazos. Otra idea es crear un mercado en donde la gente pueda intercambiar sus módulos.

En este momento, los encargados de Ara están trabajando para asegurarse de que el modelo para el consumidor sea más estético, con contornos más curvos, y sobre todo más delgado (el prototipo actual es del doble del grosor de un teléfono insignia típico).

En cuanto a precio, el paquete de entrada (base con componentes premium y un módulo de cámara) costará más o menos lo que cuesta un teléfono insignia. Los ejecutivos también imaginan vender algunas configuraciones variadas (bocina, pantalla secundaria y batería extra, por ejemplo) para ver cuáles son las que más les interesan a los consumidores. Ya que el rango de tipo de módulos es muy amplio -- desde módulos mecánicos para guardar cosas o ejecutar funciones muy simples, hasta mucho más sofisticados y de materiales más costosos -- el rango de precio, dicen los ejecutivos, también será muy amplio. Se negaron a dar precios específicos.

"La clave aquí", dice Camargo, "es construir una plataforma, no un dispositivo".

Reproduciendo: Mira esto: Rafael Camargo: revolucionando la industria móvil con...
3:44