T-Mobile afianza su posición al añadir 1.8 millones de clientes

La tercera operadora inalámbrica de EE.UU. continúa su marcha acelerada, pero sus tácticas agresivas llegan con un costo a sus finanzas.

Móvil

t-mobile-uncarrier-9-030.jpg
El presidente ejecutivo de T-Mobile John Legere durante el evento Uncarrier en marzo. Sarah Tew/CNET

Esta vez no parece caber ninguna duda: T-Mobile es, en realidad, la tercera operadora más grande de EE.UU.

Eso se debe a que la compañía con sede en Bellevue, Washington, el martes dio a conocer los resultados de su primer trimestre, durante el cual añadió 1.8 millones de clientes. Ese aumento le da a T-Mobile un total de 56.8 millones, un poco menos de lo que estimaba Wall Street. Durante el trimestre previo, su rival Sprint había dicho que sus cifras eran 55.9 millones, frente a los 55 millones de T-Mobile, una cifra que T-Mobile disputó.

Dado al crecimiento de T-Mobile en relación a las expectativas para Sprint este periodo, la operadora muy probablemente sobrepasó a su rival (Sprint anunciará sus resultados el 5 de mayo).

El aumento de clientes de T-Mobile es aún más impresionante si se considera la lucha que enfrentan actualmente las operadoras. La semana pasada Verizon registró un crecimiento decepcionante en su base de suscriptores, mientras que AT&T logró reducir el número de clientes que abandonan la operadora, pero sus consumidores no crecen con la rapidez que disfruta T-Mobile. Los resultados son un testamento a la efectividad de la campaña Un-carrier de T-Mobil, que indica no ser como las otras operadoras y que presenta un programa agresivo y amigable diseñado a convencer a los consumidores cambiarse.

Si vemos más de cerca la cifra total, T-Mobile añadió 1.1 millones de consumidores con una calidad de crédito alto, aquellos que pagan a final de cada mes. La industria considera que estos suscriptores pospago son los más atractivos. Sin embargo, el crecimiento de los suscriptores de prepago cayó por debajo de las expectativas en lo que normalmente es un periodo saludable, una caída que T-Mobile atribuyó a más competencia y al periodo de migración entre servicios prepago a pospago.

Al igual que en trimestres anteriores, el programa Un-carrier ha llegado con un costo. T-Mobile registró perdidas de US$77 millones, o 8 centavos de dólar por acción, en comparación con perdidas de US$151 millones el año previo, o 19 centavos por acción. Un promedio de analistas habían pronosticado pérdidas de 16 centavos por acción.

Los ingresos aumentaron 13.1 por ciento a US$7,800 millones, rebasando las expectativas de los analistas que eran de de US$7,720 millones.

T-Mobile ha argumentado que sus agresivas ofertas afectarían los ingresos a corto plazo, pero que el aumento en consumidores sostendría sus rentabilidad y el crecimiento de los ingresos a largo plazo.

Otro beneficio es el aumento en lealtad. T-Mobile notó que hubieron menos consumidores que dejaron a la compañía y la tasa de desertores cayó a 1.3 por ciento frente a 1.47 por ciento hace un año.

Durante su campaña Un-carrier más reciente (de mediados de marzo y resultados que no se consideran en este trimestre) T-Mobile dio a conocer un plan empresarial simplificado que es más barato que el que ofrecen AT&T y Verizon. Además, la empresa dijo que pagaría el plan o alquiler restante de los celulares inteligentes del cliente si cambia.

Para 2015, T-Mobile dijo que espera que sus consumidores pospago crecerán hasta alcanzar entre 3 millones y 3.5 millones, un aumento del rango previo de 2.2 millones a 3.2 millones. La compañía también espera que las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) de entre US$ 6,800 millones a US$7,200 millones.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO