CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Succession es la sucesora perfecta de Game of Thrones

HBO está emitiendo la segunda temporada de este drama familiar y la similitudes entre los Roy y los Lannister son difíciles de ignorar.

Succession

Jeremy Strong (Kendall) y Sarah Snook (Shiv) en la segunda de Succession.

Ya sé que probablemente tú tampoco te has recuperado todavía de ese final de Game of Thrones. Yo aún no he perdonado a los creadores de GoT, D.B. Weiss y David Benioff, por una temporada prácticamente sin Cersei y que le dio un final a ese personaje nada digno de su talla. Pero, a pesar de lo poco que me gustó cómo quedaron las cosas cuando Daenerys se volvió loca y decidió quemar una ciudad sin motivo aparente, los domingos por la tarde ya no son lo mismo. No desde que la serie de dragones de HBO envió a Jon Snow al muro y puso a Bran a cargo del reino.

Hasta que decidí darle una oportunidad a Succession, que está emitiendo su segunda temporada en HBO, y me di cuenta de lo que me había perdido.

Si eres uno de esos fans de Game of Thrones de los que echa de menos ver a Cersei Lannister tomándose una copa de vino mientras trama la forma de hacer saltar por los aires un septo sin darle la menor importancia a lo que opine la gente de ello, Succession podría ser lo que estabas buscando. Te cuento por qué.

  • Los Roy son los nuevos Lannister

Ya sabes, una familia disfuncional y con mucha influencia que cree que el dinero y el poder lo son todo en la vida y cuyos miembros no dudan en maquinar incluso unos en contra de los otros si sienten que eso podría ayudarlos a llegar a la cima. Es cierto que los Roy no siempre pagan sus deudas como lo hacen los Lannister, pero incluso así.

  • La batalla por el trono es encarnizada

En lugar del trono de hierro, lo que está en juego aquí es el puesto de director ejecutivo en el conglomerado de empresas de entretenimiento y medios de comunicación Waystar Royco fundada por el patriarca Logan Roy (Brian Cox). Por un lado está el heredero más evidente pero con un pasado manchado de traición, Kendall (Jeremy Strong); luego el hijo menor con un serio problema de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, además de no tener conciencia de lo que es la corrección política, Roman (Kieran Culkin); Tom (Matthew Macfadyen) es el yerno con el apellido equivocado y el todo equivocado en realidad. Y finalmente la hija.

  • La heredera femenina no es la primera elección del patriarca

Pero ni siquiera en el Nueva York de hoy en día la descendiente femenina es la opción evidente para heredar el poder del cabeza de familia. Una pena que Cersei no haya advertido a Siobhan de que ser una mujer tiene sus inconvenientes a veces. Y otra que no la pueda advertir de que las intenciones de Logan podrían no ser del todo claras.

  • El séquito de los Roy está lleno de personajillos de intenciones dudosas

Tom y el primo Greg (Nicholas Braun) son como una versión igualmente maquiavélica, pero menos afilada o efectiva de los cabilderos Littlefinger y Varys.

  • No falta la amenaza de una reina

Estamos hablando de una "reina" que podría quedarse con todo (o al menos una buena parte) de la herencia de los Roy. No hay una Daenerys Targaryen en Succession que prometa liberar el mundo de los efectos nocivos de ATN, la cadena de televisión a lo Fox News propiedad de la familia. Pero la tercera esposa de Logan, Marcia (Hiam Abbas), no deja de merodear astutamente sin que se acabe de saber qué demonios está tramando. 

Succession

Jeremy Strong en 'Succession'.

Peter Kramer/HBO

6. No hay dragones

Y es que en estos momentos debes estar pensando: ¿pero dónde demonios están los dragones? A ver, los Roy son más Lannister que Targaryen y no poseen ninguna criatura mitológica que escupa fuego. ¿Cuentan los jets privados por eso?

7. No es una serie de género fantástico, pero un poco sí

Entiendo que tal vez seas un fan del género fantástico y este drama está ambientado en el Nueva York contemporáneo. Pero el ultralujoso entorno de los multimillonarios en el que viven los Roy puede tener un punto de fantasía para la mayoría de nosotros. ¿O tú también te quedas con un equipo de empleados domésticos más reducido para suplir las necesidades que puedan surgir en días como Thanksgiving y que así te recuerden dónde guardas (guardan) el café? Ya me parecía.

8. Y no hay Starks. Pero no importa

Es es cierto, no hay equivalente a los Stark en Succession. Pero seamos sinceros, más allá de Arya y la Sansa de las últimas temporadas, los Stark siempre fueron los personajes más sosos, menos afilados y más rápidos en encontrar su muerte en Game of Thrones. Así que en realidad es fácil no echarlos de menos.

Succession

Sarah Snook y Kieran Culkin.

Peter Kramer/HBO

Entiendo que Succession podría no parecer el sustituto ideal de GoT y seguramente estabas pensando más bien en darle una oportunidad a estrenos como Carnival Row en Amazon, The Witcher en Netflix o His Dark Materials en HBO. El tiempo dirá si son oponentes a la altura de Juego de tronos. Por el momento y después de haber visto los primeros episodios de Carnival Row no creo que Orlando Bloom y Cara Delevingne satisfagan a ningún entusiasta de Peter Dinklage o Lena Heady.

Pero Culkin y Snook interpretando a unos hermanos que se quieren y a veces incluso se caen bien te mantendrán la mar de entretenido. Además Succession cuenta este año con 5 nominaciones a los premios Emmy, entre ellas la de mejor serie de tipo drama y mejor guión de una serie dramática.

Una cosa está clara, si los Roy fueran un poco más de beber vino tinto, Succession sería el sucesor perfecto de Game of Thrones.

Reproduciendo: Mira esto: La casa de papel 3: Momentos que nos han dejado con ganas...
4:22